Nuevo foco de conflicto entre productores lecheros y Nestlé

Un nuevo conflicto se ha generado entre productores lecheros y la empresa Nestlé, relación que entre ellos ha sido de bastante tensión, la que esta vez tiene su foco en la provincia de Biobío, donde sus productores se ven con valores menores que en otras zonas, sin existir una explicación razonable para esto.

Esta nueva diferencia se genera por el tema de los pagos por proteínas. En la zona de Biobío se está pagando en torno a 4 pesos y en el sur se está pagando $8, y si se va sumando peso tras peso, al final de la cuenta la diferencia es bastante. Y eso es lo que los productores están peleando a la empresa, y la verdad es que no ha habido mucha empatía por este tema.

Al respecto, el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Biobío -Aproleche-, Darío Arévalo, expresó que “el panorama actual, es que el precio internacional se ha mantenido, hay escasez de leche en el país, y las plantas hoy, en este caso las industrias que compran en la provincia que es Nestlé no ha reflejado las alzas de precios que ha realizado en otras zonas del país, en donde hace dos meses subió el precio en 20 pesos por litro a productor, y en Biobío lo hizo en $12”.

A ello añadió que, “ahora como bono de invierno sacaron una bonificación de proteína de 8 pesos más al sur, y aquí en Biobío solamente alcanzó a $4, con lo cual, los signos de la industria no son alentadores para nuestra provincia”.

Del mismo modo, Arévalo, manifestó que, “nosotros hoy como productores de Biobío, estamos alrededor de los 200 pesos en el litro de leche, siendo que en esta zona en la que tenemos mayores costos por los alimentos que nos toca dar para producir leche, y la industria en ese aspecto ha hecho caso omiso y no ha hecho los reajustes al precio que debiera ser con relación al país lechero que significa para todo Chile. Se hizo reajustes sólo en el sur, y no desde Araucanía al norte, lo cual nos tiene bastante preocupados, porque no son buenos signos para el futuro”.

AÑOS COMPLICADOS PARA LOS PRODUCTORES

El año 2015 y 2016 para el tema lácteo y la producción lechera han sido años muy complicados, la industria no ha traspasado precios al productor, siendo que en el supermercado siguen los precios altos para el consumidor.

Recordemos, también, que el año 2015 fueron muchas las lecherías que cerraron en la provincia de Biobío. Con respecto a esta situación, el presidente de Aproleche, expresó que “en el transcurso de este 2017, ya llevamos acá en Biobío, seis lecherías cerradas, de un universo de alrededor de 350, entre pequeños y grandes productores, lo cual nos está llevando, de nuevo a un año negro, porque el precio de la carne, el ganado en pie vale más que otros años, y eso ha llevado que los productores saquen sus cuentas, como el negocio de la leche no les está dando cifras azules, sencillamente se cambian de rubro”.

Consultado sobre cómo vislumbra el futuro para el sector, Darío Arévalo, enfatizó que “de no haber intervenciones con políticas claras de Gobierno, y de las industrias a futuro, este panorama va a seguir siendo más negro, y cada día nos estamos comiendo las reservas que hemos logrado juntar de muchos años atrás o de otras actividades, las estamos gastando en el tema lácteo. El país va a pagar las consecuencias de esto, y cuando se den cuenta, va a ser muy caro volver  a los sistemas productivos”.

CONDICIÓN DE NEGOCIACIÓN

Los productores de la provincia de Biobío, serían los que están en peor condición de negociación, respecto de las plantas y de otros productores del rubro en el país. Así lo subrayó Arévalo.

“Hoy Biobío está en pleno pie de negociación, porque se nos desapareció una planta emblemática  de la provincia, como es Bioleche, se fue Soprole de la zona, una empresa -de la cual no conozco el nombre- que había comprado acá quebró, dejando una gran deuda con un grupo de productores”, expuso.

En este sentido, detalló que -actualmente- la competencia solo es Nestlé, y algo de Watts, que está presente en la zona, y no hay más, “eso también nos hace estar hoy día más mal que en todas las otras zonas, que tienen la opción de diferentes poderes de compra, estamos en el medio del país, y nuestra leche debiera ser la que consuma la región Metropolitana, y no lo está haciendo, porque está llegando mucho producto importando, leche en polvo, queso, y eso hace que en esta zona hoy día estamos quedan-do en el bypass del consumidor, no nos están siendo realmente atractivas las industrias con relación a nuestra ubicación”.

Finalmente, el presidente de Aproleche, subrayó que, “hoy, un pequeño productor que desaparece en la producción, ya no vuelve a ser productor de nada, porque lo que generalmente está pasando es que vende el campo, sus animales, y está apareciendo una gran empresa comprando los terrenos o arrendándolos, y con lo que lleva a una cesantía familiar, y eso es lo que está pasando”.             

PRODUCCIÓN A LA BAJA

Otras de las inquietudes que comparten los productores de leche de Biobío, es el menor dinamismo que muestra la actividad en la región. Según datos de Odepa, la recepción de leche en esta zona registra un retroceso de 10,5% en marzo, lo que contribuyó a que para el primer trimestre del año, este indicador muestre una baja de 4,6% hasta los 45.207.539 millones de litros. En tanto, para enero-marzo 2017 la recepción es de 2.179.008 litros menos que el mismo período del año 2016.

“La baja de la producción de los últimos dos meses (en febrero fue de 5,7%) refleja que las condiciones que establece la industria  en Bío-Bío son claramente insuficientes. No existe proyección de mediano ni largo plazo  y las señales que se nos han dado son erráticas y no están acorde a la reali-dad productiva de la zona”, puntualizó el presidente de Aproleche Biobío

Fuente: http://www.latribuna.cl/