Análisis - “Aún nos encontramos por debajo de los volúmenes de un año normal”

El presidente de Fedeleche, Rodrigo Lavín, conversó con Campo Sureño tras conocerse las cifras correspondientes al primer trimestre del año. Si bien reconoce mejores resultados dice que aún están lejos de mostrar la potencialidad del sector primario.  “El incremento de la recepción de leche fresca que se ha reportado en los últimos meses no es una respuesta a las condiciones establecidas por el sector industrial, sino que una respuesta a un mejor comportamiento del clima y al encomiable empuje de nuestros productores”.

Así, categórico, Rodrigo Lavín, presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche) comienza el análisis acerca de lo que ha sido la marcha de la producción durante los primeros meses del año,  una campaña que ha reportado mejores cifras en general, pero que habría que mirar con cautela, según afirma el representante de los lecheros del país.   

-¿Con un incremento de 3% en la recepción nacional de leche en el primer trimestre de 2017  y un alza de un 8,2% en marzo, podemos hablar de que el sector supero la crisis que lo afectó las últimas temporadas?

-Las cifras que menciona reflejan un mejor comportamiento de la recepción de leche comparado con la temporada anterior, pero no hay que mal interpretarlas, en el sentido de que estamos hablando de un proceso de recuperación respecto de los dos últimos años y por ende,  se siguen requiriendo señales de la industria, seguramente considerando esto, ya que si establecemos el año 2014 como un “año normal”, sin una severa sequía de por medio, observamos que aún nos encontramos un 5,4% por debajo de esos niveles, lo que equivale a un déficit aproximado de 30 millones de litros.  Más aún, si analizamos el comportamiento de la recepción por región, observamos que tres de las cinco más relevantes en términos de producción de leche muestran cifras negativas. La Región Metropolitana cae 8,4%; Bio-Bio 4,6% y La Araucanía 16,9%. Estos distritos están lejos de estar en un buen pie. En el caso de Los Ríos y Los Lagos, reportan un repunte respecto de la temporada anterior de 7,3% y 6,0%, respectivamente, pero la décima región, sigue estando por debajo de 2014 y lejos de expresar su potencial productivo. 

-¿Supone entonces que es muy prematuro hablar de una recuperación del sector?

-A la luz de la cifras, es indiscutible que las razones para explicar este mejor desempeño de la recepción láctea se explica por una condición climática más favorable, lo que permitió en época estival disponer de una mayor disponibilidad de pasto para alimentar a nuestros animales y de ahí que la recepción de litros por parte de la industria sea mayor que el año anterior. No obstante, en este punto en particular somos muy claros y sin posiciones condescendientes: Los aumentos de la producción que se han verificado en los últimos meses no son una respuesta a las condiciones establecidas por el sector industrial, sino que una respuesta al mejor comportamiento del clima y al encomiable empuje de los productores, sin que exista un aporte significativo de la industria. (Además), vemos con preocupación el sostenido incremento de las importaciones que se realizaron en este período, con un alza acumulada cercana al 70% en relación con igual lapso del año 2016.  Esto representa una amenaza para la producción nacional y recurriremos a todas las instancias y la legislación que disponemos para afrontar esta situación.

-Dado este escenario, ¿los productores esperan nuevos anuncios de la industria? 

-Existen los fundamentos para pensar en ello. Por una parte, el mercado internacional se ha fortalecido sostenidamente; lo que se conjuga a nivel interno con una baja producción en los últimos años y con la necesidad de leche que se requiere, además  se ve que el futuro seguirá siendo promisorio con nuevas oportunidades de negocios para el sector. Sin embargo,  hasta ahora la industria no ha dado las señales en la línea que permita a los productores incentivar un aumento de la producción y revitalizar así la dinámica del sector a fin de aprovechar como país las oportunidades que se nos presenten. Se ha verificado un incremento de precios, pero ha sido insuficiente de acuerdo al escenario anteriormente descrito.

PROYECCIONES

-¿Para adelante que prevé acontecerá como sector lechero?

-Las oportunidades para un mayor desarrollo de la producción de leche están y eso la industria debe internalizarlo. Un alza de los precios de la materia prima le permitirá al productor optimizar la alimentación de sus animales y llegar en una mejor condición al parto de primavera, consolidándose un círculo virtuoso. Pero este esfuerzo solo perdurará en el tiempo, sí y solo sí, las proyecciones de la industria sean adecuadas en magnitud y oportunidad. En función de eso y si la industria no entrega esas señales,  lo que pase en términos de recuperación, no va a ser del sector lácteo, sino que únicamente de los productores primarios, donde la industria de forma pasiva observa cómo los productores hacen el esfuerzo.

-En tal sentido, como productores, ¿qué están haciendo para cimentar un mejor futuro?

-Seguimos promoviendo una mayor asociatividad entre nuestros asociados, incentivándolos a conformar grupos de productores que les permitan mejorar economías de escalas y mejorar la comercialización de su producto. Por otra parte, en eficiencia y competitividad seguimos avanzando en el Convenio Tecnológico con INIA y en cuanto a la apertura de nuevas oportunidades para la leche de origen nacional, seguimos prospectando importantes mercados como son China y Rusia, y ahora recientemente Irak y Kuwait, sin descuidar, claro está, nuestro mercado interno,  apoyando las campañas que promocionan el consumo de productos lácteos tanto en redes sociales como en actividades junto a la comunidad. Quiero destacar el trabajo de “Yo Tomo – Yo Como Leche” de Promolac y “Sí a Leche” de Fepale que nos permiten trabajar mancomunadamente por promover un mejor y mayor consumo de leche y sus derivados en Chile y la región. 

DATOS

  • 8,7% ha subido el precio promedio pagado a productor durante el primer trimestre de 2017 en comparación con igual período del año 2016 hasta los $218,6
  • Las importaciones acumuladas entre enero y marzo totalizan 186 millones de litros equivalentes, equivalentes a un alza de 68,9% respecto a igual  período del año anterior.
  • Por 25 meses consecutivos las importaciones superan las exportaciones del sector,  resultando un saldo negativo en la balanza comercial láctea y siendo actualmente Chile un país importador neto de leche.

Más detalles de la noticia aquí  

Fuente: http://www.camposureno.cl/