Grupos de Agricultores se oponen a los recortes en el gasto Agricultura de Trump

La semana pasada, distintos grupos de agricultores en Estados Unidos rechazaron la propuesta del Presidente Donald Trump para reducir el gasto en el sector, interpretándolo como una grave amenaza para la economía agrícola, que atraviesa dificultades.

La respuesta se debe a que la Casa Blanca propuso realizar un recorte de US$ 46.540 millones en los fondos gubernamentales para el sector agrícola dentro de los próximos 10 años, incluyendo la incorporación de límites a los subsidios federales que se destinan a la cobertura de seguros para los cultivos.

Sin embargo, el Congreso tendrá la última palabra sobre la propuesta de presupuesto del gobierno estadounidense, y los parlamentarios aseguran que el plan de Trump tiene pocas opciones de aprobarse.

El Secretario del Departamento de Agricultura, Sonny Perdue, dijo que "no se le agregó azúcar" a la propuesta del presupuesto, ya que implementarlo se traduciría en la eliminación de unos 5.263 puestos de trabajo en el USDA, lo que corresponde a alrededor de 5% de su fuerza de trabajo, mientras que el Departamento de Agricultura solicitó un presupuesto de US$ 18 mil millones para 2018, por debajo de los US$ 24 mil millones de este año.

El reclamo de los agricultores

En las elecciones de noviembre, los votantes del corazón agrícola de Estados Unidos apoyaron en forma abrumadora a Donald Trump, y hoy enfrentan un escenario de bajos precios para los cultivos, que están afectando sus ingresos.

"Este presupuesto realmente parece ir por la gente que votó por el Presidente y permitió que fuera elegido", dice Zack Clark, director de relaciones con el gobierno de la Unión Nacional de Agricultores.

Y el comentario se debe a que algunos de los mayores recortes que se proponen provienen de los cambios al sistema de seguros agrícolas, de los cuales dependen muchos agricultores para poder continuar con sus actividades.

"Está claro que este presupuesto fue redactado sin la opinión de los agricultores, que se verán severamente afectados", señaló a través de un comunicado el presidente de la Asociación Americana de la Soya, Ron Moore.

Sin embargo, los cambios en el sistema de seguros agrícolas podrían hacer que se reduzcan las plantaciones, lo que podría traducirse en un alivio para el balance global de existencias de algunos cultivos.

"La caída en la producción podría, a largo plazo, ayudar a subir los precios", plantea Scott Irwin, economista agrario de la Universidad de Illinois.

El principal cambio

El presupuesto que propone Trump impone un límite de US$ 40 mil a las primas de seguros agrícolas, lo que podría significar que algunos agricultores no puedan asegurar toda su superficie, ya que actualmente no tiene límites.

Normalmente, los agricultores pagan una parte de sus seguros y el USDA cubre el resto, explica el abogado Jeff Harrison, representante de la Asociación de Profesionales de Seguros de Cultivos.

"Con este cambio, en la práctica, lo que se está haciendo es perseguir a las familias que se dedican a la agricultura a tiempo completo", agrega.

La senadora demócrata Debbie Stabenow, de alto rango dentro del Comité Agrícola, afirmó que se opondrá a los recortes, argumentando que "podrían dejar vulnerables a nuestras familias, agricultores y comunidades rurales en tiempos difíciles".

Por otro lado, el presidente del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, K. Michael Conaway, y el presidente del Comité Senatorial de Agricultura, Par Roberts, ambos republicanos, afirman que "lucharán para asegurar que los agricultores tengan una fuerte red de seguridad".

 

Fuente: http://www.economiaynegocios.cl/