Lecheros se capacitan en Nueva Zelanda y replicarán aprendizajes a sus pares

Una gira cuya finalidad es la transferencia tecnológica, realizaron 15 productores lecheros que entregan a Prolesur en la zona con el apoyo de fondos de Corfo, donde visitaron campos y plantas lecheras para traer experiencias probadas y exitosas a la realidad nacional.

Dentro del grupo participaron también tres productores que pertenecen a la sociedad por acciones (SPA) llamada Torrencial Lechero, entre los que se cuentan el médico veterinario Rafael Osorio, Andrea Santos y Raúl Willer, junto al gerente de la SPA, Javier González.

Doble financiamiento

Jaime Céspedes, asesor agropecuario de Prolesur, explicó que esto se trata de una iniciativa de dicha firma que busca que los agricultores vean otra forma de trabajar, sobre todo en Nueva Zelanda que es un referente a nivel mundial en producción de leche, no solamente por su alta productividad, sino también porque es un ejercicio económicamente rentable.

"Ante los vaivenes comerciales, nos interesa que los agricultores puedan soportar los precios internacionales, a bajo costo, más competitivos y productivos. La idea era que vieran los sistemas de trabajo allá", detalló.

Agregó que debido a que el viaje y la estadía en el país oceánico tiene un alto costo, decidieron postular a un fondo Corfo.

Para ello la institución de fomento estatal tiene un concurso de difusión tecnológica que tiene una línea de prospección, por lo que se hicieron las gestiones con una propuesta que fue valorada por el Comité de Fomento Productivo de la Región de Los Ríos, con los que se consiguió un 60% de financiamiento.

El jefe agropecuario, Cristian De la Paz, añadió que la ventaja que tiene Prolesur al pertenecer a la cooperativa más grande de Nueva Zelanda, tiene todos los accesos a industrias de semillas, organismos que tienen que ver con genética, gestión económica y al manejo de los datos productivos de ese país.

Desarrollo lechero

"Lo que vimos realmente nos impacta porque realmente estamos en la misma latitud, y en superficie de tierra estamos más o menos iguales, pero nosotros tenemos 450 mil vacas lecheras y ellos tienen cinco millones. Nosotros entregamos 2.400 millones de litros de leche y ellos 18 billones", relató Rafael Osorno.

Pese a estas diferencias, Osorio señaló que en el país trabajando en una forma más competitiva, fácilmente se puede llegar al doble de la cantidad actual de vacas lecheras.

Destacó que el éxito de la producción lechera neocelandesa se basa en que culturalmente quienes se desempeñan en este rubro tienen totalmente internalizado el concepto de asociatividad.

"Los productores hablan el mismo idioma en cuanto a producción y en Nueva Zelanda tienen sus partos en primavera, ordeñan y mayo y junio no se ordeña, se para todo el sistema productivo", dijo el profesional, explicando que con este sistema los neocelandeses lograr ordenar la industria, los cambios, reparaciones, aumentan la capacidad incluso con ello planifican bien las vacaciones.

Además en Nueva Zelanda la banca otorga financiamiento o créditos para la lechería, pero siempre bajo asociatividades.

Otro de los aspectos fundamentales es que en la época de reproducción se trabaja en la inseminación con semen fresco, mientras que al final del período se hace con el producto congelado.

"Ellos son muy estrictos, dicen que no hay vacas en vacaciones, y las que no quedan preñadas lamentablemente se van al matadero, si o sí. Es una norma que les permite ordenar y no paralizar y así tener altas producciones en sus predios", indicó Osorio, quien agregó que todo el aprendizaje obtenido en la gira tecnológica a Nueva Zelanda será replicado ahora en el país para que más productores se involucren con esta forma de trabajo.

Fuente: http://www.ellanquihue.cl/