“El gran diferencial respecto del año anterior, son las condiciones climáticas”

Números positivos ha arrojado la actividad productora láctea de la Región de Los Lagos, durante los primeros cuatro meses del año, con una mayor recepción en las plantas lecheras y un aumento del precio que se paga al productor primario.

De acuerdo al Informe Lácteo de Odepa, correspondiente al mes de mayo, con información de abril, la recepción para ese mes fue superior en un 24,7 % respecto a la misma fecha de 2016, al sumar 69.915 litros, lo que en términos acumulados representa una variación positiva anual de un 9,7%, con 310 mil 751 litros.

Mientras que en precios, Odepa informó que en abril se pagó, en promedio, $222,34/litro (sin IVA), lo que evidenció un alza de 7,3 % para el mismo mes del año pasado. La relación anual también es favorable, con un alza 8,7 %, para llegar a un promedio de $217,05.

Sin embargo, a nivel local no existe una visión tan favorable, especialmente por el papel que ha jugado la industria en estos resultados.

Eduardo Schwerter, presidente de Agrollanquihue, explicó que los números azules se deben a que la comparación considera una base inferior, “por la segunda sequía consecutiva que tuvimos que enfrentar, con una baja significativa de la producción. La diferencia estuvo en el comportamiento climático, con mayor lluvia de primavera y estival  que permitió un mejor desarrollo de las praderas y, por lo tanto, más alimentos para nuestras vacas. Eso es lo que repercutió directamente en el aumento de la producción, que pudiera haber sido mucho mejor, con una situación más favorable de precios, respecto de la industria que nos compra la leche. Esa situación aún no se ha dado”.

- ¿La industria es ajena a los efectos de estas alzas?

- No ha sido mérito de la industria. No han dado señales, sólo algo muy tibio en el primer trimestre, que no explica este incremento de la producción. Hay que ser categórico: el gran diferencial respecto del año anterior, son las favorables condiciones climáticas, que permitieron generar más alimento, porque nuestros animales se alimentan en base a praderas, las que con las lluvias se volvieron más productivas.

- El informe de Odepa también revela un aumento en las importaciones de productos lácteos. ¿Cómo observan esa situación?

- Como una amenaza. En el fondo, al incrementar las importaciones, la industria no incentiva la producción nacional. Eso es nefasto. Si sigue esto así, probablemente se van a seguir cerrando lecherías, hasta que bajemos la producción a un nivel crítico.

- ¿Cómo es que aumenta la recepción, si la industria no compra más?

- Estamos trabajando con seres vivos y se produce en forma permanente. Son ciclos de dos o tres años. El plantel lechero pudo verse afectado por el número de vacas, pero no en grandes cantidades y la base sigue produciendo. Y esas vacas tenemos que seguir alimentándolas. Al aumentar la disponibilidad de pasto, esas vacas comen más y producen más. Es por eso que también se entrega más leche.

- ¿De qué manera ha impactado el alza de precios?

- Hay una correlación directa entre el precio que se le paga al productor y la productividad que podamos lograr. A un precio razonable, que permita cubrir los costos, el productor va a seguir haciendo inversiones, va a comprar más alimento y le dará mejores condiciones a sus animales para que produzcan. Con un precio deprimido, estas cosas se van restringiendo y se afecta directamente la producción. Pero, el precio se ha mantenido estancado. En términos reales, es menor incluso al del año pasado.

- ¿Y cuál es el valor que están recibiendo?

- Hay tantos precios como productores. Si bien hay una pauta de pagos  de la industria, se compone de una infinidad de bonos que algunos los cumplen, otros en cierto porcentaje. Entonces, el precio no es único. Podemos hablar en nuestra zona de precios promedio de alrededor de $200 (por litro) en este minuto, considerando el incremento que hubo en marzo-abril de $5 o $6, aproximadamente. Estamos al nivel de costos. No es un incentivo para los productores. Espero que la gran mayoría, podamos hacer el esfuerzo para que a este nivel de precios, nos mantengamos vivos en cuanto a producción.

- ¿Qué proyecciones tiene para el resto del año?

- Ya las cartas del invierno se jugaron y no fueron muy alentadoras. El precio internacional se ha mantenido, por lo que esperamos que en la primavera siga igual y de esa manera pudiéramos al menos pasar el año. A esta altura se ve que va a ser un año plano, sin mayores ventajas para los productores. El llamado es a mantenerse en el rubro, esperando que la industria reaccione y dé señales para la próxima temporada.

Fuente: http://www.ellanquihue.cl/