Precio de la mantequilla subió 93% en un año pero cuesta aprovechar ese negocio

Uno de los productos estrellas en la recuperación mundial en el mercado de los lácteos de los últimos meses ha sido la mantequilla o manteca. El año pasado a esta altura la licitación de Fonterra arrojaba un precio medio por tonelada comercializado para esa mercadería de US$ 2.910 por tonelada, un año más tarde su cotización aumentó un 93% a US$ 5.631 tras la última suba de 3,3% que logró en la licitación de la plataforma neozelandesa esta semana. Otros productos como la leche entera en polvo y el queso tipo cheddar aumentaron su cotización un 48% en el igual período, a US$ 4.285 y US$ 3.143 por tonelada respectivamente.

¿Qué explica entonces este fuerte apetito de los mercados por este producto?. Podría pensar que sería un buen negocio para las industrias dedicar más volumen a procesar la mantequilla cuya cotización ya bordea los US$ 6.000 por tonelada, casi el doble de la cotización de la leche en polvo entera.

Sin embargo, la ecuación del negocio no es tan lineal. Según explicó a IT Lechería el director de Conaprole, Miguel Bidegain, el desplome que sufrió y la gran brecha que existe hoy en el mercado entre la leche en polvo entera y  la descremada han provocado una notoria reducción de la oferta de manteca, aunque también está incidiendo una mayor apetito de algunos importadores de lácteos por productos más grasos como la manteca o los quesos.

Precisamente, para que las industrias se vuelquen a procesar más deben contar con un precio atractivo para la comercialización de leche en polvo descremada. Si bien en la última licitación de Fonterra, el precio medio de este producto aumentó 7,9% y se ubicó en US$ 2.156 por tonelada, está lejos de los US$ 2.700 que llegó a alcanzar en diciembre del año pasado.

En lo que va de 2017, las solicitudes de exportación de manteca en el caso de Uruguay muestran embarques por unas 4.155 toneladas a un precio medio US$ 4.580/tons. Brasil es el principal destino con el 37% de las compras, seguido por Rusia con 33%, Irán con el 12% y Argentina con el 9%. Mientras que de leche entera descremada se llevan embarcadas unas 5.228 toneladas, a un valor promedio de US$ 2.900. El 86% de esa producción tuvo como destino a Brasil, seguido por Rusia con 8% y Paraguay con 3%

Fuente: http://www.tardaguila.com.uy