Importación de leche en polvo es 6 veces mayor a igual fecha de 2016

Un incremento seis veces mayor en la importación de leche en polvo entera se registra entre enero y abril de este año, en relación a igual periodo de 2016, según las cifras entregadas por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) del Ministerio de Agricultura.

Los volúmenes de leche en polvo entera que entraron al país entre enero y abril de 2016 llegaron a 920.062 kilos, mientras que este año llegó a 5.480.158 kilos del producto.

La tendencia desde 2010, basado también en las cifras de Odepa, muestran que progresivamente el ingreso de leche al país prácticamente año a año ha ido creciendo, partiendo con más de un millón 200 mil kilos y con un máximo de más de siete millones y medio de kilos, registrados en 2013.

Desde la Federación Nacional de Productores de Leche (Fedeleche), muestran preocupación por el desmedro que puede generar esta situación en el sector, mientras que otros analistas lo interpretan como una consecuencia de la baja producción lechera en el país.

Además, según la lógica de las exportaciones e importaciones, el país que recibe el producto debe pagar los costos de quien hizo el envío, por lo que en el caso del mercado lácteo, los precios pagados a los productores deberían ser más altos.

Medidas y salvaguardias

El presidente de Fedeleche, Rodrigo Lavín, señaló que hay temor e inquietud sobre qué pasará con los precios pagados a productor, frente a esta alza en las importaciones.

Otra de las aristas es porqué la industria no da una señal más contundente para que los productores puedan producir una mayor cantidad de leche fresca, demostrando que hay mayor requerimiento de leche y que sea nacional para que así las firmas no estén importando. "Este es el temor y las consecuencias negativas, ya que en el pasado se ha visto que se dan estos grandes incrementos en las importaciones", dijo.

En años anteriores, Fedeleche ha solicitado algún tipo de medida como salvaguardias, ya sea por el aumento de las importaciones de leche en polvo o quesos, para así frenar los daños que puedan generar en la producción nacional. Agregó que al menos desde 2013 en adelante no se había dado un crecimiento tan importante en este tipo de importaciones, como la registrada el primer periodo de este año, que es un poco menos de la cantidad total de leche en polvo que ingresó durante todo el 2016.

 

Particularmente en esta ocasión, Fedeleche realiza un seguimiento, que es el procedimiento que siempre se hace en estos casos, y trabaja junto a ello con las autoridades. Así, de ser necesario, este gremio recurrirá a todas las instancias que existen en el país para proteger a los productores de los grandes volúmenes de leche en polvo que están ingresando para ser procesados por las industrias.

"Hay una gran preocupación entre los productores por este aumento que existe en las importaciones y velaremos porque el estado chileno haga un seguimiento a estos ingresos y nosotros también tomaremos las medidas que corresponden", concluyó.

País importador neto

Por otra parte, Harold Brethahuer, quien es presidente de la nueva iniciativa de integración vertical que reúne a productores lecheros socios de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (Sago), llamada Campos Australes, explicó que en el país hace más de 30 años que existe una política económica abierta y que por lo tanto, estos niveles no son extraños. Por ello, el sector lechero debe competir con el resto del mundo, por lo que no se debe tomar una actitud tan alarmista frente a esta dinámica.

Señaló que este aumento en las importaciones responde a una disminución en la producción nacional, ya que entre 2015 y 2016 la producción nacional decayó casi 10%, por lo tanto, en un país donde la población crece, como ocurre en Chile, la demanda de leche aumenta y esa brecha debe ser cubierta.

Pese a que si se habla de un 10% de disminución en la producción, frente a más de un 500% de aumento de la importación de leche en polvo entera, Brethahuer explicó que si ello se lleva a litros las importaciones equivalen a 100 millones de litros y la producción nacional es un poco más que eso.

Por otra parte, añadió que desde el punto de vista de los productores, el problema es que Chile desde hace dos años que se ha transformado en un importador neto de leche, porque la producción no es suficiente.

Considerando la lógica de la entrada de estos productos al país, donde hay que pagar impuestos arancelarios, más su traslado, además del cancelar los costos del procesamiento de la leche que ingresa, los productores esperaran que los precios que les paga por litro de leche deberían subir.

"Un país exportador de leche la debe procesar y sale a venderla al mercado internacional, pagando los costos de aduana, pero cuando se importa esto es al revés, es decir, al mismo precio que se transa en el mercado internacional, hay que sumarle los costos, a diferencia de un exportador que resta esos costos". Agregó que por eso cuando se está en un país importador, para equilibrar el sistema se le debe pagar un precio mayor a los productores.

Desincentivo por precios

Desde la Asociación de Productores de Leche (Aproleche) de Osorno, su gerente, Michel Junod, explicó que en el caso de la leche condensada hay por sobre un 1.000% de incremento y en el caso de la leche en polvo entera hay sobre 500% de importación y en los quesos la cifra supera el 100%.

Frente a ello, dijo que los principales importadores, que son las industrias, prefirieron ingresar al país estos grandes volúmenes de productos y materia prima, lo que genera un gran daño a los lecheros locales, ya que como en otros países el precio de la leche subió substancialmente para ellos, en el país las firmas solo han tenido tibios mensajes, que no son suficientes para estimular la inversión, retención de vientres y el aumento de la producción láctea.

Según dijo, el aumento de la producción se debe a las mejores condiciones climáticas y no a que existan más vacas generando leche y tampoco es que los productores estén invirtiendo más en sus negocios, sino que por el contrario, las inversiones en el sector continúan deprimidas. Por ejemplo, en la actualidad hay una producción equivalente a la de 2008, es decir, que en 10 años la producción lechera está estancada, a lo cual se le suma el aumento de las importaciones. Todo ello representa una situación compleja de la cual la industria no se hace cargo.

"La industria ha preferido privilegiar las importaciones, por sobre un mensaje de estímulo a los productores y eso lo encontramos gravísimo", señaló Junod.

Además, agregó que es una incógnita sobre cómo se manejan las industrias procesadoras en el país, ya que se componen en su mayoría por transnacionales que congregan a aproximadamente el 70% del proceso de leche y la diferencia de precios entre una y otra prácticamente no existe. "Esto demuestra que el 70% de la leche producida en Chile está recibiendo un precio equivalente y los productores, al lugar que se vayan, no tendrán mayores diferencias. Por lo tanto, vemos que no hay competencia por compra de leche, los productores no se ven estimulados en aumentar su producción y las importaciones no necesariamente son un estímulo a pagar más", manifestó Junod.

Industrias

Desde la empresa Prolesur -filial de la compañía neozelandesa Fonterra- indicaron a través de un comunicado, que importaron en los últimos 12 meses 3.838 toneladas de leche en polvo entera, equivalente a 32,6 millones de litros de leche, lo que corresponde al 9,8% de su recepción total.

"La importación de leche en polvo se da por un fenómeno común en la mayoría de las procesadoras de leche actualmente en Chile: en algunos períodos del año en los campos del sur no se produce la leche suficiente para suplir la demanda de la industria".

Asimismo, destacaron que "Prolesur ha logrado un crecimiento sostenido en la recepción de leche fluida, superior al del promedio acumulado nacional. En el periodo de enero a abril de este año, la empresa incrementó su recepción de leche en 17,9%, mientras la industria lo hizo en un 5,4%, de acuerdo con cifras de Odepa. En abril, en tanto, experimentó un alza del 31,3%, mientras a nivel nacional este aumento fue de 14,7%".

Pese a los intentos de El Austral por obtener la versión sobre el tema de las empresas Nestlé y Watt's, no respondieron. Lo mismo sucedió con el Consorcio Lechero, que tampoco entregó su respuesta.

Más detalles aquí

Fuente: http://www.australosorno.cl