La polémica detrás de la palabra "leche" en productos de origen vegetal

En Estados Unidos, los agricultores del sector lechero piden que se use otra denominación para los productos elaborados con soya, almendras, arroz y otros que no provengan de animales. Las autoridades del sector aún no llegan a un acuerdo sobre cómo llamarlas.

Los productores de leche de Estados Unidos quieren que las autoridades regulatorias del país erradiquen el término "leche de soya", aun cuando distintos documentos muestran que las propias agencias de gobierno no siempre han podido llegar a un acuerdo sobre cómo llamar a ese tipo de bebidas.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha querido usar el término "leche de soya" en materiales educativos para los consumidores, de acuerdo con los correos electrónicos dados a conocer recientemente a raíz de esta demanda de los productores. Eso irritó a la Administración de Alimentos y Drogas (FDA, por su sigla en inglés), la agencia que supervisa que el uso del término leche sea para lo que proviene de las vacas.

"No es una decisión trivial", advirtió la FDA en uno de sus correos enviados en 2011, sobre el deseo del USDA para utilizar ese término.

EL ORIGEN DE LA POLÉMICA

La agria historia sobre quién puede usar el término "leche" se remonta al menos a 1997, cuando un grupo de productores de alimentos en base a soya solicitó a la FDA el reconocimiento del término "leche de soya". Un par de años después, el grupo señaló que la propia FDA había utilizado esa palabra.

Incluso ahora, la Federación Nacional de Productores de Leche dice que está trabajando en conseguir el soporte legal para lograr que la FDA haga cumplir los estándares federales que están fijados para lo que se denomina leche. La organización ha dicho que el término "leche de soya" -que en inglés se usa como "soy milk" y "soymilk"- es inapropiado para describir bebidas que no tienen origen animal, sino que de vegetales, como la soya, y que usarlo en una sola palabra -como "soymilk"- es solo una versión que busca acercarse a la misma definición.

Pero existe un montón de otros nombres de alimentos que también están siendo cuestionados por utilizar definiciones que no corresponderían a su origen. Recientemente, una corte de la Unión Europea decretó que una empresa llamada TofuTown no puede describir a sus productos como "queso". Y en Estados Unidos, además, los productores de arroz han criticado a otros productos "pretendientes", como los pequeños cubitos de coliflor que se asimilan a los granos de ese cereal, indicando que también podrían llevar el asunto a la FDA.

Sin embargo, esta última entidad no siempre ha conseguido que otras agencias estatales sigan adelante con sus disposiciones, como se puede ver en algunos correos electrónicos obtenidos por el Instituto Good Food, que aboga por alternativas a la agricultura animal industrial y que solicitó a la FDA tener registros públicos relacionados con la leche de soya.

Discrepancia entre autoridades

El intercambio de correos comenzó cuando un asesor de nutrición del Departamento de Salud y Servicios Humanos alertó al FDA que el Departamento de Agricultura planeaba utilizar el término "leche de soya" en materiales educativos relacionados con pautas nutricionales de alimentación.

"El equipo del USDA está preparando algunas publicaciones para los consumidores en los que fervientemente quiere usar el término leche de soya, porque esas bebidas se comercializan ampliamente de esa manera", indicó el asesor.

Frente a eso, la FDA reaccionó y proporcionó la definición federal de leche como "secreción láctea" de las vacas. Por lo tanto, declaró que referirse a la soya, almendra y bebidas de arroz como leche sería incorrecto, y sugirió que el USDA solo dijera "bebida" o "bebida fortificada".

Además, precisó que si el USDA usaba el término, podría socavar la autoridad reguladora de la FDA. Algo que, al parecer, no los detuvo. "Ellos son inflexibles sobre el uso del término en publicaciones de consumo", dijo el consejero en nutrición. Esto, porque el USDA había indicado que usaría "bebida de soya" en documentos oficiales de política, pero que quería usar un lenguaje claro en los materiales para los consumidores.

Pese a las regulaciones federales, otros consideran que "leche de soya" es aceptable. El diccionario Merriam-Webster no limita el uso de la palabra leche a las vacas, y lo define como "un fluido secretado por las glándulas mamarias de las hembras para alimentar a sus crías". También lo permite para "alimento producido a partir de semillas o frutas que se asemejan y utilizan de manera similar a la leche de vaca".

Al ser consultados sobre cómo se revolvió la disputa, en 2011 el USDA proporcionó materiales que usaban ambos términos para referirse a la "leche de soya". Incluso, también lo usa en otras áreas, como el sitio web Choose My Plate, que actualmente dice que "la leche de soya fortificada con calcio" es parte del grupo de los lácteos.

La FDA, por su parte, declinó hacer comentarios al respecto.

Fuente: The New York Times