Europa tiene un problema con la mantequilla: las reservas se han derretido

Europa tiene un problema con la mantequilla... Más bien, los europeos tienen un problema con la mantequilla. Desde que se pusiera de moda, su consumo no ha hecho más que aumentar, hasta tal punto que las existencias en el Viejo Continente están bajo mínimos. La oferta no ha sido capaz de responder a la increíble oleada de demanda. Ni siquiera el disparatado aumento de precios ha sido capaz de frenar a unos consumidores ávidos de este pálido manjar.

La mantequilla, a la que alguna vez se consideró el enemigo público número uno, se promociona ahora como una alternativa más saludable a la margarina y las grasas trans; y el público ha comprado sin dudar esta nueva versión. Los productores, conscientes de esta nueva era de la mantequilla, han subido precios hasta alcanzar máximos históricos en Europa Occidental y Oceanía.

Al aumento de la demanda hay que sumar que el lácteo estrella del mercado de medio mundo está sufriendo la caída de la producción de leche, lo que ha disparado los precios. Tal es el problema que la Federación de Panaderías de Francia ha calificado el aumento de precios como una "gran crisis", tal y como recogen desde Bloomberg.

Y las perspectivas a futuro no son buenas. En un informe publicado este mes por el departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) se explica que las perspectivas de consumo a nivel mundial están desatadas, al tiempo que la posible producción futura no para de menguar. Un dato: las reservas de mantequilla en la Unión Europea cayeron hasta las 1.369 toneladas a finales de mayo, un 99% menos que las 92.548 toneladas almacenadas hace justo un año.

El rápido aumento de precios de la mantequilla ha sido "el cambio más notable y directo" en los mercados internacionales, y es improbable que los costes cambien pronto, dice el USDA en su informe.

USDA prevé que el consumo mundial suba un 3,1% este año, hasta un récord de 9,7 millones de toneladas, superando con creces el aumento del 2,5% en la producción. "Los consumidores están cada vez más alejados de las alternativas de aceite vegetal como la margarina, y ahora ven la mantequilla como más segura", explica el organismo.

El precio se ha duplicado en un año

Los precios al contado de la mantequilla en Europa se han duplicado en los últimos 12 meses, hasta un récord de 7.212,50 dólares por tonelada, y los costes en la región que comprende Australia y las islas del Pacífico están en un máximo histórico de 6.150 dólares la tonelada, según datos del USDA recogidos por Bloomberg.

Los futuros de mantequilla más activos en Chicago están por debajo de la marca más alta fijada en 2014, aunque cotizan en niveles récord para esta época del año. Los futuros han subido un 28% en lo que va de año.

Este aumento de los precios es una bendición para los productores de leche, que han luchado con fuerza contra la caída de los mercados internacionales en los últimos años. Cabe recordar que en 2015 el índice de los precios mundiales del comercio de productos lácteos se desplomó hasta mínimos de 12 años en medio de un exceso de oferta. Todo después de que Europa pusiera fin al sistema de cuotas de expansión.

A pesar de que los precios de la mantequilla suben, no es fácil para la oferta mantener el mismo ritmo. La producción en la UE -el segundo mayor productor por detrás de la India- podría disminuir hasta un 3% este año en medio de una caída en el contenido de grasa láctea y mayores rendimientos de procesamiento del uso de leche para hacer queso y suero de leche.

Algunos ganaderos tuvieron que cambiar a piensos más baratos durante la anterior caída de precios, lo que llevó a la disminución del contenido de grasa de leche utilizada para la mantequilla, según detalla Thomas Carstensen, vicepresidente senior de leche y comercio en Arla Foods, organización que aúna algunas de las compañías lecheras más grandes del mundo.

El tipo de vacas, un problema

La leche se compone de dos elementos clave: la proteína y la grasa. La producción de mantequilla solo utiliza este último, y el resto se procesa principalmente en leche desnatada en polvo, dice Carstensen. Algunos supermercados han sido reacios a aumentar los precios de la mantequilla al por menor, y ya hay escasez de paquetes de mantequilla en algunos supermercados, apunta Alan Wyn-Jones, director gerente de South Caernarfon Creameries en Gales.

La manera en la que la industria láctea mundial está construida -centrada en la leche en polvo-, unido a que la mayoría de los rebaños están formados por vacas Holstein, una raza que produce un alto rendimiento con menor contenido de grasa láctea, es ahora un problema para la producción de productos como la mantequilla, argumenta Tom Bailey, director ejecutivo de investigación lechera de Rabobank en Nueva York. Las granjas ahora están agregando vacas Jersey para aumentar los rendimientos de grasa de leche.

"Por supuesto vemos que la producción de leche está aumentando, pero es un proceso lento", lamenta Carstensen, de Arla Foods. "Queremos cambiarlo, pero entonces necesitamos tener nuevas vacas en el establo, y los becerros nuevos tardan en convertirse en vacas. También se necesita cambiar la alimentación del ganado para aumentar el rendimiento. Será un proceso lento", concluye.

Fuente: http://www.eleconomista.es/