90 indicaciones suma la Reforma a Código de Aguas

 Un total de 90 indicaciones suma el proyecto de reforma al Código de Aguas solo desde que entró a su tramitación en el Senado, en enero, tras ser aprobado por la Cámara de Diputados el año pasado. 

El controvertido proyecto ha enfrentado a los regantes y a parlamentarios de oposición con el oficialismo, donde uno de los aspectos que mayor división genera es el cambio del carácter perpetuo de los derechos de aprovechamiento de aguas por uno temporal, modificación que desde los gremios agrícolas es calificada como expropiatoria e inconstitucional.

En ese contexto, y pese a los últimos acercamientos entre el Ejecutivo y los gremios, continúa el lobby parlamentario y las actividades de difusión desde ambas trincheras. 

“La reforma está en un proceso bastante largo. Hoy está en la Comisión de Recursos Hídricos del Senado y todavía nos quedan varias comisiones y en cada una va cambiando”, sostuvo el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble, Martín Arrau, durante el encuentro  denominado “Estado de la reforma al Código de Aguas y sus implicancias”  que se realizó este viernes y que fue organizado por la Asociación de Agricultores de Ñuble. 

Arrau fue uno de los oradores principales de la cita que reunió a más de medio centenar de agricultores y regantes de la zona, en la que también expuso director regional de la Dirección General de Aguas (DGA), César Saavedra. El dirigente expresó que el proyecto que reforma el Código de Aguas de 1981 lleva a la fecha alrededor de 90 indicaciones en la Comisión Especial sobre Recursos Hídricos desde que ingresó a la Cámara Alta para su segundo trámite constitucional el pasado 3 de enero, luego de ser aprobado en la Cámara de Diputados el 25 de noviembre de 2016.

“Desde nuestro punto de vista, muchas de esas (indicaciones) empeoran el proyecto, y otras lo mejoran. La verdad es que hoy podemos decir que el espacio de incertidumbre es mucho mayor. Por eso nuestra labor y misión es seguir haciendo estas reuniones”, comentó Arrau. El presidente de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble añadió que existen varios puntos que preocupan a los regantes y agricultores. Uno de ellos es la retroactividad contenida en la redacción del artículo primero transitorio sobre “la afectación de derechos existentes”.

“Mientras no se arregle ese artículo y deje claramente establecido que los derechos existentes no se van a tocar, nosotros no vamos a estar tranquilos”, afirmó. Asimismo, Martín Arrau sostuvo que en la discusión de esta reforma surgieron también preguntas de fondo en relación a la propuesta del Ejecutivo de proponer una modificación a los derechos indefinidos (permanentes) y convertirlos en derechos temporales y a 30 años.

“¿Qué gana Chile con eso? ¿Cuántas hectáreas se van a regar más? La respuesta es ninguna. No logramos entender cuál es el fin de esta reforma”, manifestó. En cuanto a los efectos para la nueva Región de Ñuble, el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble señaló que todavía hay muchas fuentes de agua por desarrollar, sin embargo, existe preocupación por los efectos en los recursos hídricos, tanto en superficie como bajo tierra.  

“El agua subterránea es un tema en desarrollo. Hay muchas solicitudes y nuevas zonas de riego y ellas se van a ver profundamente afectadas con estos cambios. También pueden verse afectadas las zonas tradicionales de riego, de aguas superficiales, de los ríos Chillán, Diguillín y Ñuble. El efecto es a toda escala y todavía no se sabe bien, porque es una ley muy ambigua”, dijo. 

Respecto al futuro de la moción parlamentaria presentada el año 2011 y que el Ejecutivo lo restituyó en octubre de 2014 a través de una indicación sustitutiva, el dirigente de los regantes señaló que es muy difícil hacer pronóstico. “Los pronósticos políticos son difíciles, pero vamos a seguir insistiendo. Ojalá se nos escuche”, afirmó Arrau.

Tramitación legislativa

Por su parte, el director regional de la DGA, César Saavedra, valoró la instancia que permitió confrontar posiciones en torno a la reforma al Código de Aguas. “A esta administración le interesa transmitir cuáles son los alcances a lo que se pretende llegar. Nos interesa que la ciudadanía esté informada para que de esta manera hagan valer sus puntos de vista a quienes en la práctica toman este tipo de decisiones en el Congreso”, comentó.

Saavedra dijo que todavía es posible incorporar algunos puntos que preocupan a los regantes en las instancias que restan de tramitación legislativa, que son las comisiones de Hacienda, Agricultura y Constitución. “Y por otra parte, si no hay unanimidad en la votación, debiese haber la comisión mixta respectiva, es decir, la instancia para poder opinar siempre ha estado, y la disposición hasta donde entiendo, es de escuchar a todas las partes”

Añadió que si el Ejecutivo la da urgencia al proyecto, “en diciembre podría estar aprobado”. 

“Necesitamos infraestructura”

En tanto, el presidente de los Agricultores de Ñuble, Álvaro Gatica, destacó la participación en este diálogo, en el que se ponderó “lo bueno y malo” del proyecto que, en general, estaría afectando al sector agrícola.

“Más que reforma al Código de Aguas, lo que necesitamos es infraestructura, embalses y otros tipos (…) Ésta es una zona agrícola, ahí está el potencial, y cómo llegamos a eso, es con agua. Sin agua la agricultura no funciona”, comentó el dirigente y exportador ñublensino.

“Derribar mitos”

En el Gobierno, han incrementado las actividades de difusión del proyecto entre organizaciones sociales y de pequeños y medianos agricultores en los distintos territorios, una política que según afirman, apunta a “derribar los mitos” que se han generado en torno a esta iniciativa.

En la zona, la Gobernación de Ñuble, la Dirección General de Aguas Región del Bío Bío e INDAP Bío Bío, organizaron una serie de charlas a vecinos de las comunas de Ñuble. La última de éstas se realizó con agricultores de Quirihue.

“Esta reforma ha sido brutalmente atacada por algunos sectores. Este proyecto de ley busca modificar el régimen jurídico sobre el uso de las aguas, transitando desde derechos perpetuos hacia concesiones temporales administrativas limitadas a un máximo de 30 años; modificación que correría para los pocos derechos que quedan por constituir”, señaló el gobernador Álvaro Miguieles Salazar.

Agregó que la idea es hoy “volver a motivarlos para que tengan una mirada a largo plazo, para sus familias que viven de la agricultura familiar campesina sepan que es ahí donde esta el foco de esta reforma”, relevó la autoridad. Se explicó que se pretende cambiar otra situación de difícil resolución, como es la incertidumbre que provocan los derechos no regularizados. Ante esto, la autoridad da un plazo para que estos derechos puedan ponerse en norma, bajo sanción de quedar estos caducos.

Miguieles complementó: “Queremos que ustedes tengan la visión de un experto técnico que contará la verdad sin polemizar, hoy más que ayer la tierra y el agua tienen un valor incalculable, cada vez más valorada por ser escasa y es en este punto, que para nuestro Gobierno es necesario un proyecto de Ley que busca dar respuesta a un tema que requiere una actuación rápida y urgente para la agricultura: la escasez hídrica”. Las charlas continúan durante el mes de agosto en las comunas de Bulnes, San Carlos y El Carmen.

Fuente: http://www.ladiscusion.cl