Agricultores ya palpitan la temporada primaveral

Atentos están los productores del sur para dar inicio a los cultivos de primavera.

EN LA ARAUCANÍA

Rodrigo François, presidente de Aproleche Araucanía, destaca que se optará principalmente por maíz para ensilaje bajo riego, también ballicas de primavera bi anuales, nabos y coles forrajeras. De paso, destaca que “este verano no fue tan malo, pero veníamos de dos sequías gigantescas en 2014 y 2015 y eso fue un respiro para los agricultores. Los que tienen riego ya están utilizando maíz para ensilaje”, comenta.

También se está optando por forrajeras, gramíneas de primavera anuales y otros cultivos suplementarios.

Sobre la mayor diversidad o innovación en cultivos, François destaca que “los que han podido incursionar en forrajes distintos o que no se han utilizado históricamente son quienes cuentan con técnicas de riego y disponen de maquinaria como pivotes o carretes, que es un cultivo como el maíz que sin agua es imposible. Hace casi una década que tenemos veranos muy secos”.

Por su parte, Felipe Artigas, agricultor de La Araucanía, y ex productor lechero, cuenta con cultivos en Perquenco y Niagara, y está esperando a ingresar a potreros en el mes de agosto porque los terrenos en la precordillera están inundados.

Como una forma de prepararse, destaca que en fertilización están trabajando con una empresa a través de estudios satelitales, para realizar una fertilización racional.

“Hemos optado además por semilleros de raps transgénicos que son de bajo riego. También trabajaremos con lupino australiano, y variedades más precoces de trigo que no necesitan de frío y además raps primaverales. El destino de esta producción es para alimentación animal, y el trigo para pan, alcanzando un total de 750 hectáreas en cultivos”, enfatiza.

Andreas Kobrich, secretario general de Sofo Araucanía, destaca que tratando de avanzar con las siembras de invierno y de media estación.

 “Producto de las condiciones climáticas estamos atrasados, porque no han dejado avanzar mucho. Por nuestra parte no ha habido mucho tiempo para pensar en los cultivos de primavera. Vamos a ir viendo de acuerdo a cómo se finalicen los invernales”, señala.

Respecto de los cultivos estivales, señala que “va a depender del ciclo de primavera, aunque todavía para nosotros es temprano”.

En el caso del raps cuenta que ha sido una temporada compleja que no termina de mejorarse o acercarse al satisfactorio.

“En trigo, avena y triticale se está cerrando en estos momentos”, señala, y agrega que en las proyecciones, destacan los que tradicionalmente identifican a La Araucanía: el trigo y la avena.

REGIÓN DE LOS RÍOS

En el caso de la Región de Los Ríos, el productor Víctor Valentín, presidente de Saval, destaca que la tendencia primaveral se proyecta relativamente normal en relación a lo que se ha venido haciendo durante los años anteriores.

“Acá hay un proceso normal y se proyecta un año tradicional para los sembradores. Hay poca gente que se está saliendo del rubro y a pesar de que no ha estado bueno principalmente por precios, se proyecta un período con los actores tradicionales, sin grandes cambios”, indica.

En cuanto a las cifras de la última temporada, destaca que se alcanzaron cerca de las 30 mil hectáreas en total en la Región de Los Ríos, con 12 mil hectáreas de trigo, y 7 mil 500 a 8 mil de avena. También se alcanzaron 2 mil 900 de cebada. En cuanto a papas se acercó a las 4 mil hectáreas y en raps a las 3 mil.

PROVINCIA DE LLANQUIHUE

En la provincia de Llanquihue, Eduardo Schwerter, presidente de Agrollanquihue, comenta que en la zona la producción de grano es más limitada y se ha optado por privilegiar cultivos suplementarios principalmente que van orientados a alimentar el ganado. En este caso “por el exceso de lluvia se han dañado algunos potreros”, destaca.

En cuanto al cultivo de la papa, dice que este es de alto impacto en esta parte de Chile. “Este año puede que disminuya la superficie. La temporada ha sido complicada para el productor y se sembró más de lo habitual”, advierte.

Respecto de trigo y avena, Schwerter agrega que son superficies de menor representatividad. Sobre el uso de riego, destaca que dado que la inversión que hay que realizar es altísima y por lo tanto, prohibitiva en la mayoría de los casos. “El grueso de los agricultores no está en condiciones de enfrentar este escenario”, explica.

Fuente: http://www.australosorno.cl