Recepción cae en junio a su nivel más bajo de últimos ocho años y aplaca recuperación

Si en junio de 2015 se totalizaban 126,7 millones recepcionado por la industria procesadora,  el 2016 esa cifra cayó a 124, 6 millones y este año volvió a mostrar un retroceso, esta vez de 4,1%, hasta los 119,5 millones de litros. La tendencia al comparar igual mes de cada año ha sido negativa desde el año 2009 en adelante.

Y si bien es cierto que de forma histórica ha existido una caída de los volúmenes en este período del año, principalmente por la condición de clima que conlleva el invierno y en consideración de aquello algunas industrias establecieron el denominado “Bono de Invierno” para paliar los efectos sobre la producción que tienen el clima invernal y asegurarse así los litros requeridos para su normal operación, en esta oportunidad, se puede decir que esta baja de junio terminó por aplacar los positivos números que se venía registrando a lo largo de la temporada en términos de la recepción en planta. 

En efecto, desde febrero (+2,0%) en adelante, pero principalmente entre los meses de marzo, abril y mayo se observó un repunte de la recepción nacional de leche con incrementos de 8,2%, 14,7%, 7,2%, respectivamente. La realidad evidenció también que la baja en las temperaturas y, sumado a ello, las precipitaciones más intensas golpearon esta recuperación, situándolos  en junio a su nivel más bajo de los últimos ocho años y dejando como saldoal cierre de esta primera parte del año un resultado menor al esperado.

Analistas – reconociéndoles todas las dificultades que  existen hoy a propósito de la alta volatilidad del mercado - proyectaban una recuperación en torno al 6%, finalmente el semestre cerró con una recepción de +4,4% hasta los 940,8 millones de litros. 

Buscando una explicación en regiones

Estamos ciertos. Explicaciones e interpretaciones sobre los guarismos presentados habrán muchas. No obstante que, a juicio del gremio, para nuestros asociados se cumplió la premisa que se vino planteando sistemáticamente  durante el desarrollo de la temporada, cuyo argumento central sostenía que la recuperación observada en los litros recepcionados por la industria, obedecía, de modo principal, a factores como un mejor clima durante la época estival, pero no necesariamente a las condiciones de precio establecidas por el sector industrial a principio de esta campaña.

Por ello, se hizo ver el alza de los precios a nivel internacional y se emplazó a las empresas a mejorar las condiciones en función de esta recuperación de los mercados, pero también para incentivar la producción lechera nacional a fin de estar preparados para las oportunidades que se presenten.

Algunas publicaciones relacionadas con este tema

Otro factor que incidió en esta recuperación fueron los resultados productivos que presentaron en algunas regiones. Por una parte, Los Lagos y Los Ríos, que representan el 79,6% de la actual recepción lechera, terminaron el primer semestre con alza de 9,3% y 8,7% hasta los 419,7 y 384,1 millones de litros, respectivamente.

Un innegable panorama más benigno y que marcó la diferencia por el comportamiento climático, con mayor lluvia de primavera y estival que permitieron un mejor desarrollo de las praderas y, por lo tanto, más alimentos para las vacas, lo que repercutió directamente en el aumento de la producción, que pudiera haber sido mucho mejor, con una situación más favorable de precios, según se sostuvo en su oportunidad.

 

De hecho, en el mes de junio, Los Lagos muestra una caída de 0,8%, mientras Los Ríos una modesta alza de 0,2% como resultado que de un peor clima, pero también la imposibilidad de crecer frente a un año anterior, afectado por un periodo de bajos precios y problemas productivos.

Diferente suerte corrieron las zonas lecheras de la zona centro y centro sur.

La Región Metropolitana prácticamente se mantuvo igual (0,4%) con la suma de 57,5 millones de litros al primer semestre de 2017, pero no hay que obviar que durante el año reportó sistemáticos retrocesos en su recepción, incluso con una caída por sobre el 9% en el mes de marzo.

 

De igual modo, Bio-Bio reportó cifras negativas cerrando la primera parte del año con una caída de 13,4% hasta los 78,5 millones de litros y llamando poderosamente la atención la baja en junio que fue de 52,8%, siendo la explicación que Soprole Los Ángeles en junio no reporta información de recepción en la zona, mientras que Soprole San Bernardo aumenta en una cifra equivalente a lo no reportado en Los Ángeles.

Un escenario similar mostró la región de La Araucanía cuyo retroceso en materia de recepción lechera fue de 15,7% para el primer semestre con un volumen total de 55,8 millones de litros, el nivel más bajo del país y con un desempeño negativo frente al año pasado consistentemente durante todos los meses del actual ejercicio.  

Para Fedeleche este panorama no es indiferente y junto con sensibilizar a autoridades e industrias sobre esta realidad, seguimos promoviendo entre los productores la asociatividad como un mecanismo para optimizar economías de escala y mejorar la comercialización de la leche.

Además, mantenemos nuestro permanente trabajo de difusión de información a objeto que nuestros asociados dispongan de todos los antecedentes que requieren para la correcta toma de decisiones, y de hecho, durante estos meses se programaron reuniones con productores en las distintas zonas lecheras asociadas.

Fuente: Departamento Comunicaciones con información de ODEPA