Fedeleche a la conquista del mercado lechero asiático

Una sonrisa luce en las fotografías de la reciente China Week el presidente de Fedeleche, Rodrigo Lavín. No es para menos,  ante la auspiciosa semana que sostuvo en China, como parte de la comisión nacional que viajó a mostrar el quehacer de los productores lecheros, sino porque el gremio y el sector lechero nacional, contó con el respaldo de todo el aparataje de gobierno en lo que fue la jornada de promoción Chile lácteos.

A las 9 de la mañana del martes 29 de agosto,  en el Hotel Four Seasons de Beijing, comenzaron las actividades de la tercera versión del  Chile Week en China, instancia que de manera inédita, consideró un espacio de promoción para la leche nacional a través de la realización del Workshop: “El Sector Lácteo Chileno: Oportunidades de Comercio en Inversión”.

A la cita acudieron diversos actores del empresariado chino, tanto industriales, plataformas comerciales, empresas del transporte, logística y distribución de productos frescos, inversionistas y retailers, quienes conocieron los atributos de la producción lechera chilena a través de la participación del ex Presidente, Eduardo Frei, el subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier y el presidente de Fedeleche, Rodrigo Lavín, María de los Ángeles Awad, fundadora de Global Dairies BA Partner, y Juan José Vial, business manager para el Asia de la empresa Watt’s.

Frei se hizo cargo de las aspiraciones del sector primario de contar con nuevos actores que potencien el desarrollo lechero, invitando a los inversionistas a participar de este negocio en Chile. Habló además de las complicaciones que están atravesando los productores chilenos, especialmente, a nivel de pequeños y medianos, ante una ausencia de proyección y visión de largo plazo en la cadena, frente a lo cual llamó a los inversionistas chinos a romper con esta condición y aprovechar verdaderamente todas las cualidades positivas que presenta el sector en Chile, tanto por la calidad, compromiso ambiental,  bienestar animal  y eficiencia de los agricultores. 

Esta podría ser la respuesta que se ha buscado para dar solución al problema estructural del sector lechero nacional, ya que mientras se ve un futuro promisorio para la exportación de una leche sana, de alto poder nutritivo, con un manejo agrícola principalmente en pradera e inocua, el panorama en el país no es tan alentador, aunque con leves diferencias de acuerdo a las regiones.

 

Biobío es una de las regiones que van a la zaga en el desarrollo lechero y donde se ha registrado una fuerte mortalidad de las lecherías: donde hace algunos años llegó a haber más de 600 lecherías, actualmente no queda más de un centenar. Sólo este semestre ya cerraron 22 más, según indica el presidente de Aproleche Biobío, Darío Arévalo. 

En efecto, Biobío es una de las pocas zonas donde los precios no han subido y donde, ha indicado el dirigente, el bajo precio que la industria procesadora  paga a los productores podría hacer aumentar el número de cierres en el mediano plazo. El gran problema de los productores es la concentración de los poderes compradores, que hace difícil negociar mejores precios con la industria y condiciones de venta más favorables, lo que deja a los productores a merced de las decisiones que tomen las grandes empresas.  Recientemente, la quiebra de Quesos Boyén,  acentuó la situación. 

 

Esta, además, es una zona donde cerca del 80 de los productores producen el 20 por ciento de la leche y donde un solo gran productor produce un alza en el promedio de precio pagado a productor que no se condice con la realidad. Mientras se habla de un precio promedio de 224 pesos por litro en Biobío, el pequeño productor recibe una media que ronda los 180-190 pesos, debido a que se premia el volumen con un mejor precio. 

Para generar una mejor postura de los agricultores, la vía es la unión, indica el presidente nacional del gremio, Rodrigo Lavín. “Los productores de leche participamos de la cadena láctea, pero sin la industria no podemos hacer nada a menos que participe de una cooperativa o que trabaje con un modelo integrado, similar a Colun;  en ese sentido,  lo que hemos promovido es la asociatividad, con integración vertical, donde el productor produzca, procese y venda, pero es difícil con las dos multinacionales existentes, que son  importantes por el volumen de compra”.

Atendiendo  eso, “lo que hemos propiciado es que el productor tenga una cultura asociativa, trabajando con sus pares, en labores agrícolas y la compra de insumos o de grupos de productores que comercialicen agrupados, ya que a mayor volumen se obtiene mayor precio, y varios productores lo han podido lograr”, comenta Lavín.

El segundo escalón y más complejo, es que se establezcan en la zona y el país industrias que compren, inversionistas que se asocien a los productores y se armen nuevos modelos asociativos o extranjeros que quieran invertir aquí para exportar. “Al haber más poderes va a haber más competencia, y eso va a generar más valorización por la leche cruda”, agregó el timonel.

Es aquí donde China se ve como una promesa para perfeccionar este mercado imperfecto. “El sector lechero efectivamente tiene un enorme potencial, y a través de China, lo que vemos es que con la misma cantidad de hectáreas se puede duplicar o triplicar la producción: porque podría dar respuesta a lo que buscamos, nuevos poderes de compra o socios, en una integración vertical del negocio”.

El presidente de Fedeleche, valoró este encuentro asegurando que se trata de una excelente oportunidad para seguir avanzando en la idea de profundizar los lazos comerciales con China, ya sea con la intención de comercializar un mayor volumen de leche chilena con retailers  o llevando inversionistas a Chile, que en asociación con productores locales, procesen y exporten lácteos de alto valor agregado a este mercado. 

“Sabemos que las relaciones con las empresas chinas demoran en establecerse y nuestra presencia colaboró en fortalecer los lazos creados el año pasado. Nuestra intención es contactarnos con la mayor cantidad de empresas posibles e invitar-los de manera formal para que nos visiten. De esta manera, podemos seguir avanzando en los acuerdos de cooperación mutua”, afirmó Lavín.

 

De igual forma, indicó que “conocimos el alto interés que existe por adquirir productos de alta calidad que garanticen inocuidad y seguridad. También las preferencias en el consumo de productos lácteos y las variaciones significativas tanto en envase como en su presentación”.   

Al concluir, Rodrigo Lavín, aseguró que existió coincidencia entre los integrantes de misión chilena que se debe posicionar la marca Chile en el mercado Chino como un sello de productos de altísima calidad, altamente nutritivos e inocuos, con una seguridad al consumidor a toda prueba. 

“El consumo de leche en China ha evolucionado, los compradores están cada vez más preocupados del origen y de cómo se producen los alimentos que consumen. Buscan mayor responsabilidad ambiental y animal. Y la industria de lácteos chilena ha evolucionado en esa línea, innovando en la producción y en la búsqueda de mejoras razas”, puntualizó el personero.

Para Lavín, el objetivo primario de la participación del rubro lechero en Chile Week China es “generar mayor información tanto para los productores como para las industrias, comerciantes y  técnicos a fin de mejorar el conocimiento y la confianza mutua entre los países. La idea es poder atraer inversionistas que sean socios con los productores de leche de Chile, para levantar una iniciativa común e integrada y que permita desarrollar el sector lechero y en definitiva, exportar leche con valor agregado a China. Eso permitirá generar nuevos poderes de compra y en definitiva, propiciar una mayor competencia por la leche fresca de origen nacional.  Ahora bien, tampoco nos cerramos a que vengan inversionistas de manera independiente y nos compren la leche, si eso pasa es bienvenido, pero diría que no es el fin principal.  Queremos profundizar nuestra participación en un mercado que tiene aún mucho espacio para los negocios de  productos lácteos”.

Para el directivo, esta es una iniciativa que no será abordada por la industria envasadora, ya que “las principales industrias transnacionales no son desarrolladoras de mercado y ha quedado demostrado, por ejemplo, que ante un desabastecimiento de leche como ocurrió en el país durante los dos últimos años, lo cubrieron con importaciones y no incentivando la producción lechera nacional, por lo tanto, no existe interés de hacer un crecimiento de las exportaciones, porque ellos tranzan su leche con sus filiales y no con los mercados, en consecuencia, no hay interés de desarrollo del mercado nacional. En este caso, tenemos que como productores primarios tomar por el mango de este tema y buscar internacionalizar nuestra actividad a través de este tipo de iniciativas. Y en el caso de la industria nacional, si bien vemos que existe un cierto esfuerzo por estar presente, creemos que aún falta una mayor determinación de abordar el mercado chino con todo su potencia”.

MÁS DETALLES AQUÍ

Fuente: http://www.latribuna.cl