Escasez de mantequilla en Francia provoca crisis en producción de croissant

Un letrero en un supermercado Intermarché, en Francia, pone en evidencia la magnitud del problema. "Queridos clientes: debido a la falta de materia prima para la mantequilla, hoy estamos incapacitados de poner a la venta este producto". Sí, porque la nación europea enfrenta la peor escasez de mantequilla desde la Segunda Guerra Mundial, debido a la menor producción de leche en Nueva Zelandia y al aumento de la demanda en todo el mundo, en especial en China.

Eso en el país que más consume este producto lácteo en todo el orbe -casi 8 kilos por persona al año, bastante por encima de Alemania, que ocupa el segundo lugar en el podio, con 6,2 kilos por habitante- ha generado una verdadera crisis gastronómica, ya que ha impactado en el precio de los pasteles, las galletas y los croissant.

Las cifras son elocuentes. El precio de la mantequilla industrial subió desde 2.500 euros por tonelada en abril de 2016 a 7 mil euros en agosto de este año, informa la prensa gala y británica. En muchas cadenas de supermercados, simplemente no hay mantequilla y la pastelería está en crisis. La ministra de Agricultura, Stéphane Travert, dice que la situación no va a durar, pero Dominique Chargé, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas Lecheras de Francia, opina lo contrario y estima que por lo menos hasta el invierno, en diciembre, el precio alto se mantendrá.

LA CARESTÍA se debe a la baja producción de leche en Nueva Zelandia y la mayor demanda en China.

Fuente: http://www.economiaynegocios.cl/