Clima retrasa labores de campo y afecta calidad del forraje

La primavera este año ha sido extremadamente lluviosa, ocasionando una serie de problemas que pueden golpear la incipiente recuperación en la producción de leche. Así lo estima, Rodrigo Lavín, presidente de Fedeleche, quien relata que la mayoría de las labores agrícolas en los campos están atrasadas, ya que los terrenos se encuentran demasiado húmedos para intervenirlos.

“Va a ser determinante observar la distribución de las lluvias de ahora en adelante, ya que de eso dependerá el desarrollo de este nuevo ciclo lácteo. Por ahora, son pocas las praderas en óptimo estado para pastoreo, los crecimientos tampoco están de acuerdo con un año normal, lo que obliga a mantener aún a los animales con altos niveles de concentrado”, apunta el personero.

De igual forma, el timonel de Aproleche Osorno, Dieter Konow, agrega que las temperaturas también han estado por debajo de un año normal, lo que junto las lluvias han incidido en un crecimiento retardado del pasto, previéndose dificultades para su cosecha. “Por el momento el clima es lluvioso y frio, con retraso en el crecimiento de las pasturas y con ninguna posibilidad de iniciar la cosecha de forraje, lo que se prevé ocasione una dificultad en su almacenamiento para el próximo año y en la calidad de los mismos”, afirmó Konow.

Más al norte, en la Región de La Araucanía, Rodrigo François, titular de Aproleche Araucanía confirma esta complicación. “Hay muchas labores que están atrasadas tanto en lechería, como en general en la agricultura. Siembras, a lo menos en 15 días. Algunos sectores podrían verse afectados por la maduración más rápida de los pastos complicando la conservación de forraje”, advirtió.

En tanto, Eduardo Schwerter, presidente de Agrollanquihue cree que producto de esta situación el peak de la producción de leche se desplazará en el tiempo. “Se nos acorta el período para realizar las labores agrícolas y a la vez el peak de producción no va ser a inicios de noviembre, sino que a fines del mismo, porque justamente la curva de crecimiento de los pastos se está desplazando, así como la pluviometría”.

Algunos efectos

Junto con afectar la calidad de las pasturas, pero también eventualmente la cantidad disponibles para su conservación, uno de los efectos directos que genera este fenómeno es un aumento en los costos de las lecherías. En tal sentido, Rodrigo Lavín apunta que “entrar en época primaveral con costos altos será muy perjudicial para muchos productores que estaban esperando esta época para cubrir sus deudas”.

Ahonda en esto, Rodrigo François, quien detalla que junto con las enfermedades propias que se puedan genera por estas condiciones traducido, por ejemplo, en un aumento del valor por fumigaciones, el retraso de las labores agrícolas puede conllevar un aumento en la demanda por maquinaria, que se puede ver complicada por una oferta restringida, “lo que puede complejizar aún más la cosecha de forraje, ya que con la inestabilidad del clima es complicado ensilar”, explica.

Al finalizar, el presidente de Fedeleche sostiene que “nuevamente vemos como podemos ser afectados por el clima, y nuestra producción reacciona de forma negativa a estos efectos, ya que los costos para paliar la acción climática no son cubiertos por el precio pagado”.

Fuente: Departamento Comunicaciones Fedeleche FG