Las razones detrás de la escasez de mantequilla en Francia

Con un consumo promedio anual de ocho kilos por persona, el mayor de Europa, la mantequilla es uno de los productos básicos de la dieta de los franceses. Por eso, su escasez durante las últimas semanas ha acaparado comentarios y artículos de prensa, ya que algunos supermercados han publicado carteles en sus góndolas vacías para explicar que la falta de materias primas les impide contar con mantequillas para la venta.

Una de las principales razones detrás de la falta de este producto es política, ya que luego de que en 2015 la Unión Europea (UE) decidiera poner fin a las cuotas de producción de leche en los países miembro, el volumen de leche aumentó y, con ello, los precios bajaron fuertemente. Luego, el año pasado, Francia impulsó un plan agrícola en la UE -por unos US$ 532 millones, de los cuales a lo menos US$ 160 millones corresponden al sector lácteo- para fomentar la reducción voluntaria de la producción de leche.

"En Francia, el programa significó que muchos productores que estaban complicados dejaran de producir en forma permanente", detalla un informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) que analiza la escasez de mantequilla en ese país, y consigna que el número de productores de leche disminuyó desde unos 65 mil en 2014, a alrededor de 56 mil este año.

Otro de los elementos que han jugado en contra de la mantequilla es que, junto con un menor volumen de producción, los franceses han aumentado el porcentaje de leche que se destina a la elaboración de queso, para obtener más valor agregado, principalmente el destinado a las exportaciones, lo que se ha traducido en menores cantidades de grasa disponible para fabricar mantequilla.

"A pesar de que los franceses son los principales consumidores de mantequilla de Europa, la producción en ese país ha venido declinando en los últimos tres años. Entre enero y agosto de 2017, los datos muestran una baja de 8% respecto del mismo período del año anterior", dice el reporte del USDA.

Precios récord

El análisis del USDA indica que la producción de mantequilla ha tenido un comportamiento similar en el resto de Europa, mientras que la demanda por este producto, principalmente en Asia, se ha mantenido fuerte, con un crecimiento de 2,5% anual, y también entre los consumidores europeos y estadounidenses, porque diversos estudios han mostrado los beneficios para la salud de la mantequilla frente a otros productos alternativos.

"Esta fuerte demanda global por mantequilla ha ayudado a que sus precios lleguen a niveles récord", asegura el reporte del USDA, y muestra que el precio promedio de una tonelada de mantequilla pasó de US$ 3.500 a US$ 6.500 entre enero de 2015 y agosto de este año, en una escalada de precios que se inicia en abril de 2016.

Sin embargo, en otros países europeos, aunque los precios han subido hasta 150% en algunos casos, como en Alemania, las góndolas de los supermercados no están sin mantequilla.

Esto se explicaría por el sistema de negociación de precios que tienen las cadenas de supermercados francesas -con un retail muy concentrado, con cinco cadenas que manejan el sector, según precisa el USDA- que, a diferencia de otros países de la UE, no permite un alza de precios.

"Normalmente, estas cadenas negocian sus contratos de compra con sus proveedores una vez al año, generalmente en febrero, cuando fijan volúmenes y precios para los próximos 12 meses. Estas negociaciones están reguladas por una ley para proteger a los proveedores y limitar la inflación de los alimentos", explica el USDA, y añade que muchos economistas ven a esa legislación como un bloqueo para las señales naturales de variación de precios en alimentos y productos agrícolas, en toda la cadena.   

[Reacios a aumentar las importaciones]

Francia no solo exporta alrededor de 100 mil toneladas métricas de mantequilla al año, sino que además importa unas 200 mil. Sin embargo, dada la situación de escasez, las cadenas de supermercados no han querido aumentar los volúmenes importados, para no tener que pagar precios más altos, debido al sistema de negociación anual que tienen con sus proveedores.

Solo dos retailers, Auchan y Systeme U han llegado a acuerdos para revisar sus contratos con proveedores locales, lo que podría hacer subir los precios de sus compras y para los consumidores.

Fuente: http://www.elmercurio.com/campo/