Opinión: “Verdad y justicia para todos”

Frente a lo sucedido hace un par de semanas con el fallo del tribunal en el caso Luchsinger-Mackay, y antes de emitir algún tipo de juicio valórico por lo sucedido, nos surgen una serie de incógnitas e interrogantes frente a un hecho de violencia terrible. ¿Es nuestro sistema procesal penal capaz de, a través de la búsqueda de la verdad, lograr justicia?, ¿Realmente se puede dar con la verdad? 

Es difícil creer que las policías y la fiscalía se hayan equivocado tanto, como para que los jueces determinen que ninguno de los 11 imputados por el caso, además de Celestino Córdova, sean responsables de los hechos del 4 de enero de 2013.

Según lo que observamos el Gobierno, permanentemente, ha dado señales de inseguridad y poca claridad, e inclusive con una cuota de condescendencia frente a los diversos casos de terrorismo que se han suscitado en los últimos años. Claro ejemplo de esto es lo que sucedió con las medidas cautelares en el caso de los comuneros que iniciaron una huelga de hambre en el mes de junio.

En estos momentos, difíciles para una familia, es donde ponemos nuestros pensamientos; no podemos ni imaginar la impotencia, el dolor por el que están pasando, el recuerdo de lo sucedido...es terrible. Pero el problema no radica en lo que ya sucedió. Creemos que lo más preocupante en este minuto es lo que se viene a futuro; nos perturba el hecho de que señales se están enviando con esta sentencia, en donde se ve claramente que la impunidad de este hecho generará un mayor atrevimiento.

No nos queda más opción que ver que existe un mensaje detrás, cualquiera sea... ¿Acaso no es eso el terror?, lograr un cambio en las personas infundiendo miedo?.. Si ese es el caso, no debemos dejarnos amedrentar y mediante el uso de la palabra y la comunicación diremos con firmeza nuestro parecer.

Los hechos y sobre todo la sentencia, nos hace concluir que la normativa antiterrorista es insuficiente, por ello tememos que continúen ocurriendo este tipo de situaciones que atentan contra lo que los chilenos esperan de la Justicia. Hoy, desafortunadamente, estamos viendo afectado de manera profunda el Estado de Derecho de nuestro país y eso no se puede pasar por alto.

Por Eduardo Schwerter. Presidente de Agrollanquihue A.G.

Fuente: http://www.ellanquihue.cl/