Uruguay quiere sacar provecho del proteccionismo de Trump

No nos gusta el proteccionismo", suele repetir el presidente Tabaré Vázquez en cada visita a otros países. La redundancia del mensaje no es casual: en un momento en el que algunos actores internacionales de peso cierran las fronteras comerciales, Uruguay se ofrece como un Estado aperturista que ondea la bandera del libre comercio. Por lo menos en el discurso.

En ese sentido, el aprovechamiento de los vacíos que, por ejemplo, está dejando el gobierno de Donald Trump con sus nuevas políticas comerciales es una estrategia que utilizan varias naciones y Uruguay no quiere quedarse afuera de ese fenómeno.

Por eso no es casualidad que en este momento se dé un acercamiento importante entre México y Uruguay, dos países que tienen un Tratado de Libre Comercio desde el año 2003 pero cuyo comercio no tenía la fluidez y profundidad deseada.

Fuentes oficiales explicaron a El Observador que la cancillería procuraba lograr una ampliación de ese tratado con el país azteca desde el año 2010. Pero en ese momento México no tenía incentivos suficientes para mirar hacia el sur.

Desde que el nuevo vecino hostil amenaza con destruir el Nafta, lo cual dañaría los intereses comerciales de México, el gobierno de Enrique Peña Nieto se vio obligado a recalcular y evaluar sus opciones.

Desde el gobierno uruguayo esto se vio como una "ventana de oportunidad" que encajaba a la perfección con el plan de la cancillería de aproximarse al Pacífico a través de la renegociación de acuerdos comerciales con base a los acuerdos que se dan en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi). "México está dispuesto a negociar con Uruguay, Brasil y Argentina porque depende mucho de los Estados Unidos y tiene que diversificar sus exportaciones y proveedores", dijo a El Observador uno de los informantes consultados.

Así es como el presidente Tabaré Vázquez recogió una "cosecha temprana" de esa renovada relación, la semana pasada durante su visita oficial a Ciudad de México.

El mandatario celebró el ingreso de la leche en polvo a ese país y la desgravación arancelaria para un cupo de 250 toneladas de carne.

"Uruguay es el único país del mundo que va a entrar con sus productos lácteos, particularmente con la leche en polvo, a los anaqueles, a las góndolas de los alimentos; créanme que todos los países productores de leche del mundo van a mirar con atención", dijo Vázquez en una conferencia de prensa al culminar la gira."Uruguay es el único país del mundo que va a entrar con sus productos lácteos, particularmente con la leche en polvo, a los anaqueles, a las góndolas de los alimentos; créanme que todos los países productores de leche del mundo van a mirar con atención", dijo Vázquez en una conferencia de prensa al culminar la gira.

En tanto, a partir del 1° de enero de 2018, Uruguay contará con un cupo de carne de 250 toneladas sin arancel para su ingreso al mercado azteca.

México se volvió un importante productor de carne, con una capacidad cuantitativa que excede largamente las posibilidades de Uruguay, pero sin lograr aún la calidad que reclaman los mercados más exigentes.

La ventana de oportunidad que ahora se abrió con México tiene su paralelismo con el decisivo acercamiento que se dio en el último año entre el Mercosur y la Unión Europea.

Es un producto de la distancia que el presidente de Estados Unidos puso con sus aliados europeos y que promete abrir nuevas oportunidades comerciales para quienes deseen aprovecharlas.

Año de giras comerciales

Con el viaje a México, el presidente Tabaré Vázquez cerró un año en el que hizo varios viajes al exterior con el objetivo de conseguir inversiones y abrir mercados. Alemania, Finlandia, Rusia, España, Austria y Egipto fueron algunos de los países visitados.

Fuente: https://www.elobservador.com.uy