Argentina fija posición en defensa del uso de nombres genéricos de quesos

En la actualidad se encuentran en curso las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur para la celebración de un acuerdo de asociación que incluiría una apartado sobre las indicaciones geográficas. En ese marco la UE ha solicitado la protección de una extensa lista de nombres de quesos producidos, consumidos y exportados por la República Argentina.

Ante este contexto, el Ministro de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, presentó ante la Subsecretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación un escrito con la posición del gobierno bonaerense en relación a la solicitud de la Unión Europea para la protección -en calidad de indicaciones geográficas- de los nombres de quesos que se elaboran y comercializan masivamente en la Argentina.

Según la presentación, la posición de Europa en las negociaciones con el MERCOSUR, en el caso de ser aceptada, implicaría un serio perjuicio para la lechería argentina en general y la bonaerense en particular, dado que los elaboradores de quesos cuyos nombres los europeos pretenden proteger se verían imposibilitados de seguir utilizando las denominaciones que durante un siglo y medio se han impuesto como nombres genéricos para el consumidor argentino.

“La Unión Europea debe reconocer que la Argentina, al igual que otros países con importante inmigración de origen europeo, ha incorporado nombres tradicionales de quesos como parte de su acervo cultural, tratándose de nombres geográficos que han perdido totalmente el carácter que define a las Indicaciones Geográficas en los tratados internacionales que rigen en la materia", sostuvo Sarquís.

Según datos del Observatorio de la cadena láctea Argentina (OCLA), esta situación puede convertirse en una nueva restricción no arancelaria al comercio internacional de productos agropecuarios, contradiciendo la posición esgrimida durante décadas por nuestro país en foros donde se negocian las políticas comerciales para la agricultura.

Argentina cuenta con más de 700 industrias que elaboran alguno de los quesos comprendidos en la lista que la UE propone proteger bajo la forma de indicaciones geográficas, las cuales emplean en forma directa a más de 30.000 personas y otro tanto en forma indirecta, explicó en un informe el Observatorio.

La mayoría de los establecimientos, según OCLA, están ubicados en el interior del país, siendo una importante fuente de empleo, inversión y generación de riqueza.

Por consiguiente, el futuro de la actividad quesera que implica más del 50% del destino de la leche procesada, está atado a la necesidad de contar con condiciones de mercado no restrictivas para la comercialización tanto interna como externa de sus productos. "La imposición de una protección que impida el uso de los nombres genéricos de los quesos implicaría un grave perjuicio para la cadena láctea en su conjunto", especificó el informe.

Fuente: https://www.clarin.com