Desmedida importación de lácteos nos afecta a todos los productores

“La solicitud de salvaguardias presentada por la Federación ante la Comisión Nacional Encargada de Investigar la Existencia de Distorsiones en el Precio de las Mercaderías Importadas (CNDP) para la leche en polvo entera, descremada y queso gouda se debe a que su desmedida importación genera la existencia de una inminente situación de daño grave que amenaza a la producción lechera nacional, y para ser evitada o mitigada, se requiere de una salvaguardia provisional y definitiva, ya que estos productos tienen una relación de competencia directa con la leche producida en el país.

Todos los productos importados objeto de la presente solicitud han subido en su nivel de importación e incrementado su participación en el mercado interno. En lo global y considerando los últimos 5 años, las importaciones han venido en aumento pasando de 229 millones en 2011 a 540 millones de litros equivalentes en 2016. Mientras que el nivel de nuestras exportaciones prácticamente no han crecido manteniéndose en torno a 250 millones de litros equivalentes. Como resultado de esto, la balanza comercial chilena de lácteos se ha deteriorado y cerró el 2016 con un déficit de 278 millones de litros equivalente al 14% de la producción industrial.

Más aún, durante 2017 - entre enero y agosto – las importaciones  equivalen al 46% de la leche industrializada, casi el doble del año pasado, lo que no tiene ninguna lógica para los productores primarios.

Sin embargo, estas mismas importaciones tampoco son erráticas por cuanto ha existido una política sistemática de parte de los procesadores de ir incrementando su relevancia.  “La industria se mantiene en una zona de relativa comodidad, con márgenes atractivos y estables, que no demandan nuevas inversiones de gran tamaño, ni aumentar capacidad. Más bien el crecimiento viene dado vía importaciones”, describe Rabobank en un reciente informe sectorial para Chile.

No debemos obviar que las importaciones afectan a todos los productores, ya sea grande, mediano o pequeño, siendo estos últimos los que más lo recienten en sus ingresos y rentabilidad, muchos de los cuales operan con pérdidas por esta situación y con el agravante de que comenzó la temporada primavera-verano.

Es por estas circunstancias, que el martes 7 de noviembre pasado, la Federación Nacional de Productores de Leche con el apoyo íntegro de sus asociaciones regionales, así como también de sus organizaciones territoriales, presentó la aplicación de una sobretasa arancelaria provisional y definitiva de, a lo menos, un 30% para la Leche en Polvo Entera,  30% para la Leche en Polvo Descremada y 27% para el Queso Gouda.

La aplicación de una salvaguardia provisional logrará impedir o mitigar el impacto de las importaciones en los precios pagados a productor, lo que necesariamente requiere y exige oportunidad en su ejecución dado que ya se ha iniciado la temporada primavera-verano. En tanto que, la aplicación  de  una  medida  de salvaguardia  definitiva,  en  la forma  de una sobretasa  arancelaria  y por  el  máximo plazo  de  duración  legal posible o en  aquellas magnitudes  y  plazos  de  duración   que la  Comisión  estime  necesarios , debe propender a prevenir  y  reparar  el  daño  grave a una importante rama de  la producción nacional.  

Por Rodrigo Lavin C.  para Revista Agrícola, edición diciembre 2017

ARTÍCULOS  RELACIONADAS

 

Fuente: Revista Agrícola | soyosorno.cl