Lecheros a la expectativa de un mejor clima

La temporada de invierno se extendió más allá de lo habitual. El último dato sobre recepción nacional de leche fresca así lo confirma. En septiembre ésta cayó un 6,1% respecto a igual mes del año 2016. Por su parte, la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) en su último boletín señala que la mayoría de los agentes del sector lechero esperaban durante el mes de septiembre, “un real cambio en las condiciones climáticas para finalmente lograr una esperada respuesta en el rebrote inicial de los pastos de primavera (….) pues bien, las condiciones no fueron tales y por ello las praderas se mantuvieron con un lento desarrollo”.

Según describe la misma Odepa, en muchos casos, los trabajos de fertilización, labores del suelo y siembras de cultivos se vieron retrasadas, situación también advertida por el gremio a través de sus plataformas de comunicación y donde,  además, se da cuenta que todo indica que con el desempeño actual productivo posiblemente el año 2017 cierre apenas entre 1% y  2% por encima del volumen del año pasado. 

Para el timonel de Fedeleche de esta forma no se cumplirán las exceptivas que se avizoraban a principios de temporada por los mismos agentes del sector, quienes proyectaban un crecimiento entre 4% y 6%. “Existía optimismo debido a las excelentes condiciones climáticas observadas en primavera y verano pasado, lo cual se vio reflejado en los primeros meses de este año cuando la producción registró un repunte notable, sin embargo, trascurrida la temporada y con una mayor cantidad de lluvia y frío en invierno junto con la mayor prolongación de estas condiciones y una primavera bastante inestable, nos hace estimar que quizás cerremos el año por arriba de 2016, pero muy por debajo de un año normal”. 

El presidente de Fedeleche califica esta situación como lamentable, ya que a pesar de las inmejorables condiciones y perspectivas que se tenían, “la realidad es que solo recuperamos en algo la pérdida productiva de los últimos dos años, pero en ningún caso, creceremos sobre 2014, un año considerado normal, sin sequía, ni bajos precios, y muy probablemente alcancemos un nivel similar a 2008”, proyectó el personero.  

Últimos datos

Si bien a la fecha no se conocen los datos a octubre y los productores están a la expectativa de los mismos, fuentes del sector indicaron que en este mes el comportamiento de la producción mejoró respecto de la dinámica invernal, sin embargo, la inestabilidad de la primavera ha afectado este rendimiento sobre todo en las últimas semanas, lo cual también fue advertido por Odepa en su reporte 

“Bajo el escenario anterior, no cabe duda que la primavera aún no aparece (…) La situación descrita pudiera tornarse crítica en caso que las reservas de forraje conservado lleguen a agotarse y con ello se vea comprometida la condición corporal del rebaño. Afortunadamente, la temporada anterior tuvo las condiciones necesarias para cosechar una gran cantidad de alimento conservado lo que ha permitido hacer frente al largo invierno. Es de esperar que, en el corto plazo, llegue la esperada primavera y podamos ser testigos de toda su generosidad, siendo la pradera nuevamente la protagonista dentro de la ración diaria del rebaño en producción y, con ello, suplir los requerimientos nutricionales a un menor costo”. 

Finalmente, es importante mencionar que el comportamiento inestable de la  primavera, con  eventos de precipitaciones menores a lo esperado, ha afectado las condiciones favorables para un crecimiento forrajero y un rebrote de las pasturas.  En este sentido, el presidente de Fedeleche dijo que al tener un largo invierno, lo ideal sería que la primavera se extienda más allá de lo esperado, ya que los costos se han incrementado para los lecheros, muchos de los cuales están complicados por esta situación.

 Fuente: www.fedeleche.cl