Uruguay: El año cierra con alza de 7,8% en remisión de leche

El año que concluye puede considerarse bueno para el sector lechero, comentó Ricardo de Izaguirre, presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), en el acto de clausura de las actividades anuales que se realizó este miércoles en la sede social del instituto, en el Prado.

Por ejemplo, 2017 cerrará con un incremento del 7,8% en el volumen de leche remitida a las industrias en relación a 2016, cuando se había registrado una caída del 10% en relación a 2015, año en el que hubo una caída del 2% luego del récord de 2014.

"Fue un año climáticamente muy bueno, queríamos recuperar toda esa caída y volver a los niveles de 2015, pero tuvimos un setiembre horrible, sacamos menos leche que en agosto, eso nos trancó y ahora a fin de año estamos recuperándonos, con la ayuda que significó el regreso de las lluvias".

Sobre qué puede suceder en 2018, indicó que "esperamos que los mercados se mantengan, es importante que así sea, que Brasil empiece a precisar más lácteos en febrero y marzo y que Nueva Zelanda baje su producción como sucede normalmente en otoño, cuando secan su ganado, generándose menos oferta y un poco más de demanda lo que permitirá que se pueda al menos mantener los US$ 0,33 por litro que está recibiendo el productor o mejorarlo".

Si ese escenario cristaliza, "de la mano de instrumentos financieros que se están generando para ayudar a los tamberos para solucionar sus endeudamientos, el sector se podrá aliviar para reinvertir y volver a crecer".

Sobre el período de crisis que el sector ha soportado, "uno lo que espera es que eso haya pasado", comentó, señalando luego que de ese par de años tan adversos algo bueno es que "hemos aprendido cosas para trabajar mejor".

La apuesta al pasto

Por ejemplo, destacó, "está claro que tenemos que trabajar mucho en la investigación", dado que muchos países competidores de Uruguay en los mercados "están produciendo con una brecha tecnológica menor y con costos que se vienen acercando a los nuestros, que son costos competitivos a nivel mundial, en una nueva realidad que es un desafío y en cuyo marco debemos seguir apostando a la herramienta pasto".

Añadió, al respecto, que tanto el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria como las facultades de Agronomía y Veterinaria están promoviendo el desarrollo de distintos proyectos junto al Inale para "generar conocimiento clave y competir mejor en un mercado mundial cada vez más desafiante".

En la actualidad, señaló, "uno ve que los precios internacionales de los lácteos han ido mejorando, con oscilaciones, de pronto se están cubriendo los costos de producción, pero los márgenes no son los necesarios para hacer frente al endeudamiento que se generó ni para reinvertir, algo imprescindible para mejorar".

Otro aspecto en el que el Inale puso el foco, a la hora de definir en qué acentuar los esfuerzos, "es en el valor de transferir esa tecnología, lo que se hace por ejemplo con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional o con el Proyecto de Quesería Artesanal junto a las intendencias y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), además de lo que las industrias hacen".

En tercer lugar, remarcó, "es muy importante lo que se está haciendo para el financiamiento, con el proyecto del MGAP", mediante inquietudes de gremiales que buscan contemplar a productores que no están considerados en el abordaje del tema que hizo el ministerio.

"Lo que hizo el ministerio es muy necesario, el productor podrá financiar su deuda a más plazo y en condiciones más flexibles. Eso lo ayudará a regresar a la línea de la reinversión para producir más, algo fundamental. Porque de la mano de un mayor volumen de producción primaria toda la cadena mejorará en base a más leche y a leche de más calidad", concluyó De Izaguirre.

Fuente: https://www.elobservador.com.uy