¿Qué lecciones puede aprender el sector lácteo europeo tras tres años de crisis?

Durante la Semana Verde de Berlín se ha celebrado un seminario sobre vacuno de leche en el que la European Milk Board ha analizado la situación que ha vivido el sector durante los últimos tres años marcado por una importante crisis, para dar respuesta a esa pregunta ¿Cuáles son las lecciones concretas que hay que aprender? 

La Comisión Europea, afirman desde la EMB, ha tomado medidas en los últimos años para atenuar los efectos dramáticos de la liberalización del mercado: se introdujeron paquetes de ayudas dotadas de millones de euros, se aumentaron los umbrales para los volúmenes de intervención y se trató de fortalecer a las organizaciones de productores de cara a las negociaciones con la industria y la diustribución. Sin embargo, las medidas de crisis implementadas tuvieron poco efecto y los productores continuaron siendo forzados a producir más leche para apuntalar el flujo de caja de las granjas sobre la base de mayores volúmenes de producción. Sólo, apunta desde la European Milk Board, tras la puesta en marcha del programa de reducción de volumen, donde los ganaderos podían acordar bajar voluntariamente la producción, se produjo un giro en la situación

¿Cuáles son las lecciones concretas que hay que aprender?

  • Según el presidente de EMB Romuald Schaber, el comisario de Agricultura Phil Hogan dio en el blanco después de varios intentos fallidos con el programa de reducción de volumen de la UE: "Necesitamos las medidas adecuadas . El programa de reducción abordó el volumen y tuvo un efecto sustancial en los precios gracias a un pequeño reducción en el volumen de entrega ". Continuó explicando que el programa contribuyó significativamente a la recuperación del precio de 25,68 céntimos de euros por litro, en julio de 2016 a los 34,16 céntimos de julio de 2017. 
  • Además, continuó Schaber, un análisis científico del programa de reducción de volumen de la UE (Fink-Keßler y Trouvé, 2017) también muestra que la medida podría utilizarse eficazmente para mantener a las granjas en el sector utilizando pequeñas reducciones y podría proporcionar apoyo directo a las explotaciones durante las crisis . 
  • Desde la EMB consideran que la intervención ha sido una medida sobreexplotada  y simplemente terminó como una forma de captar la producción sobrante de la producción liberalizada. La intervención pública es, como tal, un instrumento probado para absorber los excedentes estacionales, dice Sieta van Keimpema, vicepresidenta del European Milk Board. "Pero el hecho de que la Comisión Europea ahora haya recogido casi 380,000 toneladas de leche desnatada en polvo, para lo cual no tiene ningún plan, muestra que este instrumento se ha activado de manera completamente defectuosa esta vez". En el caso de un desequilibrio del mercado, las políticas de la UE no deberían simplemente prolongar la situación retirando la leche hacia la intervención del mercado a corto plazo y dejando que se convierta en una carga más. "En primer lugar, debe haber incentivos para no producir tanto", dice van Keimpema.

El European Milk Board el desarrollo de instrumentos de crisis efectivos y el anclaje legal de un programa de reducción de volumen de leche durante las crisis. La citada asociación señala la necesidad de activación de su Programa de Responsabilidad del Mercado , que se basa en recortes voluntarios de producción y límites de producción durante el período de reducción.

Los productores pueden, por lo tanto, reaccionar a las señales del mercado y adaptar su producción en consecuencia tan pronto como se perturbe el equilibrio del mercado.

Fuente: http://www.agronewscastillayleon.com