Brasil: el gobierno ya no cree en un acuerdo comercial con Europa

Después de meses de entusiasmo con un eventual acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, el gobierno brasileño ya admite que un entendimiento de libre comercio con el bloque europeo está "difícil" de ser concluido.

En una entrevista con el Estado, el Ministro de Agricultura, Blairo Maggi, reveló que ha estado en Bruselas en los últimos días y ha notado que la resistencia por un acuerdo por parte de los europeos es elevada.

"Me parece difícil cerrar ese acuerdo", admitió el ministro, que esta semana estará en Davos para presentar las innovaciones en la agricultura brasileña. "Por las conversaciones que tuvimos, las propuestas que estarán sobre la mesa no representarán pasos significativos", dijo. "Parece que van a presentarlas por obligación", afirmó.

El entendimiento entre Mercosur y Europa era que, después de una oferta de los sudamericanos en diciembre, era el momento de Bruselas evaluar cómo podría hacer una nueva oferta que pudiera atender a los intereses comerciales de los exportadores brasileños y argentinos. Esto, en la práctica, significaría una mayor apertura en el sector de carnes y de azúcar.

"El Mercosur entregó todo", dijo el ministro. "Nos ha costado caro esa entrega", insistió, en referencia a las concesiones que se han hecho en ciertas áreas comerciales. "Sinceramente, ya no tenemos nada que entregar. "Son ellos quienes necesitan actuar", agregó el ministro.

Largo camino. Negociado desde 1999, el entendimiento estuvo cerca de una conclusión en 2004. Pero el Mercosur consideró en la época que la oferta de los europeos era insuficiente. El proceso quedó congelado por años y, en 2016, volvió a ser negociado. El objetivo del gobierno de Michel Temer era de anunciar el tratado en diciembre del año pasado. Pero, con una oferta de apertura de los europeos una vez más insuficiente, el proceso acabó siendo bloqueado.

La semana que viene, en Bruselas, las dos delegaciones vuelven a reunirse con sus respectivos ministros, con la esperanza de obtener algún tipo de avance. Pero Blairo Maggi estima que el momento de un acuerdo no llegó a los europeos.

En los bastidores, gobiernos como el de Francia, Irlanda y otros países con intereses proteccionistas han advertido que no están dispuestos a hacer concesiones y llegaron a cuestionar a los negociadores brasileños sobre quién se beneficiaría políticamente de un acuerdo entre la Unión Europea y Brasil.

Fuente: Traducido por el OCLA del Jornal del Estado de San Pablo