Opinión: “Innovación en el agro”

Hace unos días un amigo me invitó a un programa de radio para hablar sobre la capacidad de innovación en el sector agropecuario. No fue tan complicado poder explicar, ya que a simple vista se puede decir que el sector agropecuario nacional ha sido uno de los más dinámicos desde los años 80 a la fecha, sobre todo si incorporamos el concepto Alimentos dentro de la ecuación.

No por nada se estima que el PIB integrado del sector (es decir, donde se incorpora la manufactura de productos agropecuarios y forestales) es de un 11% del PIB nacional, lo que equivale a un monto aproximado de 30 mil millones de dólares, y donde la mitad son exportaciones.

La innovación está constantemente integrándose a los procesos productivos dentro de las actividades agropecuarias. Los agricultores deben enfrentar constantemente desafíos que deben resolver ahí mismo y en el minuto. No obstante y en rigor, la innovación ocurre cuando dichas soluciones se transforman en un nuevo servicio o producto, pero existe un gran potencial debido a la inventiva de los agricultores y sus trabajadores. Pero también la innovación es la adquisición de ella.

Es decir, cuando una empresa decide incorporar una tecnología o servicio o modelo de negocios nuevo para mejorar su productividad y disminuir sus costos, maximizando los recursos que disponen para sus servicios. En ese sentido estamos siendo testigos de la incorporación de robots en lechería, software de gestión, riego tecnificado, manejo de praderas con imágenes satelitales, incorporación de sistemas autónomos de energía, entre otros, pero también se innova cuando se busca la diversificación en los negocios y se incorporan nuevos rubros como frutales en nuestra provincia, desarrollo de horticultura, o nuevos enfoques del mismo negocio como la búsqueda de la asociatividad, la integración hacia adelante en la cadena productiva acercándose al consumidor. En este último punto destaca la diferenciación del producto destacando sus bondades como la carne y la leche producida a pasto, explicándole al cliente final que dichos productos son nutricionalmente superiores.

Por Rodrigo Mardones. Gerente de Agrollanquihue.

Fuente: http://www.ellanquihue.cl/