Noticias

Fegosa concreta envío de 99 vaquillas Holstein preñadas a Perú

Dos días de viaje tuvieron que soportar las 99 vaquillas preñadas de raza lechera Holstein que comercializó la empresa local Fegosa S.A. a Perú el martes 10 de abril.

El director ejecutivo de Fegosa S.A, Joris Verbeken, y el jefe de negocios, Mario Apparcel, explicaron que esta transacción internacional se realizó de manera exitosa y se convierte en una muy buena alternativa económica para los productores lecheros que -por estos meses- están pasando por situaciones complejas debido al bajo precio por venta de leche líquida a las plantas procesadoras.

ENVIO

Esta exportación no sólo es la primera que Fegosa realiza durante este año, sino que también es la primera que realiza a Perú después de muchos años. Experiencia tienen en el tema de exportaciones, pues hace dos o tres años hicieron dos envíos, de 7 mil y 8 mil, vaquillas vírgenes a China en alianza con Minerva, y exportaciones de ganado para faena a Argentina.

La venta de estas vaquillas, de entre tres y siete meses de gestación, se comenzó a urdir hace a principio del años pasado, luego concretaron una visita de la sociedad que compararía los animales, quienes quedaron impresionados con la calidad genética y rendimientos, hasta que en enero de este año concretaron la venta de estas 99 vaquillas.

Los animales fueron adquiridos desde un predio Pabco de la Región de Los Ríos, que cuenta con estándares de rendimiento que pueden alcanzar entre 8 mil y 10 mil litros de leche por vaca.

Según el jefe de negocios de Fegosa S.A, “se interesaron por esta raza tradicional y de alta producción, porque el padre de unos de los socios de la empresa que nos compró, se llevó cerca de 100 vaquillas en los años ‘80 y es la base de la masa que hay allá”.

Para lograr este exitoso envío fue clave tomar las medidas necesarias para el traslado, el cual fue por tierra y se extendió por dos días.

“Lo clave fue llevar pocas vaquillas por camión, cerca de 30 por camión con carro, es un viaje de 3 mil kilómetros que se hizo en dos días”, detalla Apparcel.

Los animales estuvieron en cuarentena en un predio en Paillaco. De ahí llegaron a un predio -con las mismas características de cuarentena- en Vallenar donde las vaquillas comieron, bebieron agua y descansaron por ocho horas. Luego siguieron el viaje hasta Tacna. Una vez en esta zona, deben hacer cuarentena, hasta llegar al predio de los nuevos propietarios en el valle Ite, en el sur de Perú, donde tienen un régimen de producción de leche estabulada, con una dieta basada en alfalfa, silo de maíz y orujo de olivo.

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl