Noticias

Negro escenario acorrala a la leche de La Araucanía

La caída de las lecherías en La Araucanía es de un 38% entre 2011 y 2017. La principal razón es el aumento de las importaciones que realiza la industria en desmedro de la producción interna y un margen de utilidades que muchas veces no permite la reinversión, dado que el pago por litro de leche en promedio son 220 pesos y no se ha movido en mucho tiempo.

Esta distorsión que genera el mercado, como consecuencia acumulativa de los TLC y el comportamiento de la industria, ha provocado que la importación de leche equivalga al 40% de la recepción de leche nacional el año pasado y cuyo porcentaje de participación se ha mantenido según la Federación Nacional de Productores de Leche (FEDELECHE).

A modo de equivalencia en litros de leche: "uno de cada tres litros que se consumen en Chile es importado, lo cual no nos parece razonable", puntualiza el presidente de FEDELECHE, Eduardo Schwerter. A este factor detonante se suma en la Región el cambio climático que de sorprender al productor mal parado lo da vuelta, falta de homogeneidad en la gestión y el conflicto paraliza las inversiones y los mata, como le sucedió a la familia Luchsinger el año 2015 en Vilcún, ya que luego de un atentado, su lechería quedó absolutamente destruida.

Según antecedentes que entregó el presidente de APROLECHE ARAUCANIA, Rodrigo François, en la Región el año 2011 habían 135 lecherías. “Esa cifra disminuyó a 92 en 2016 y solo el año pasado se cerraron 9 más. Así que en los últimos seis años han debido reinventarse 52 productores lecheros”, detalla el dirigente, quien es un ex productor que no pudo doblarle la mano a una dura sequía estival y se vio en la obligación de vender y cerrar.

La situación preocupa al gremio y a los productores que van quedando, a quienes, en esencia, les corre, prácticamente, leche por las venas.  La mayoría son segunda o tercera generación y están ligados, afectivamente,  al campo y sus vacas.

Pero como el mercado es el mercado y nadie lo discute, el salvavidas y la esperanza de aumentar la producción de leche nacional por estos días está en el Congreso con el proyecto de Ley que presentó la senadora Carmen Gloria Aravena en conjunto con el senador Manuel José Ossandón, moción que establece la obligación de etiquetar en el envase de la leche y productos lácteos, su origen y tipo de producto.

El gremio entiende que se trata de una legislación necesaria, sobre todo, ahora, luego de la llamada “guerras de la leches”, en el marco del viral ciudadano que llama a consumir productos Colun por sobre  las otras marcas del mercado.

DIRIGENTES

Según el presidente de FEDELECHE, Eduardo Schwerter, la lechería nacional se encuentra atravesando un momento muy complejo. El gremio estima extraoficialmente que unos 10 mil productores han dejado la actividad desde Valparaíso hasta Los Lagos. 

La producción interna no levanta cabeza y refleja una tendencia a la baja, mientras el precio pagado a productor tampoco despega, a lo que se suma que las importaciones lácteas siguen mostrando una alta participación en nuestro mercado. “Solo el año 2017 las importaciones sumaron 830 millones de litros equivalentes, vale decir, uno de cada tres litros que se consumieron en el país fue importado  y hoy esa participación se mantiene, lo cual no nos parece razonable, toda vez que Chile es uno de los países en el contexto mundial con mayores ventajas comparativas para producir leche y abastecer plenamente su consumo”, explica Schwerter.   

“Falta de estímulos y perspectivas para los lecheros nacionales”, es la razón que se expone para explicar por qué la industria está estancada y a la baja. “Chile se ha convertido en un país deficitario e importador neto de leche,  con una clara sustitución de producción interna por importaciones, de las cuales desconocemos su trazabilidad”, agrega.

Detalla que el cierre de lecherías ha sido más evidente en Chile que en otros países, según un informe independiente divulgado por Rabobank y obedecería a que el mercado interno de compra de leche fresca es imperfecto, evidencia una alta concentración en el poder de compra y fallas estructurales de competencia, que han consolidado una asimetría en la cadena láctea, “lo que afecta en forma negativa el precio que reciben  los productores de leche de nuestro país”.

Según graficó Schwerter,  “se traduce en una baja rentabilidad que termina significando un importante número de cierre de lecherías, con el consiguiente efecto negativo en el trabajo y en el desarrollo económico y social, especialmente en las zonas rurales de las regiones, donde la producción de leche es un motor de crecimiento”.                   

  • 120 millones de litros de leche fue la recepción de La Araucanía en 2017, lo que corresponde a un 5,7% del total nacional.

 Consultado por el cierre de lecherías en La Araucanía, el presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche manifestó su preocupación en el marco del alto porcentaje de ruralidad de la Región, ya que pudiendo esta actividad ser un aporte regional, en la práctica, representa en torno al 6% de la recepción nacional de leche. “Como FEDELECHE y APROLECHE ARAUCANÍA estamos ciertos que ha sido una de las zonas más golpeadas a raíz del incremento sostenido de las importaciones lácteas y las condiciones actuales del mercado de compra de leche, junto con la violencia terrorista que representa un verdadero flagelo, en general, para la agricultura, y en particular, para los productores, sus familias y colaboradores, algunos de los cuales han visto siniestradas sus lecherías a tal punto de dejarlas inutilizables”.

DEFENSA DEL SECTOR

En ningún caso, la defensa de los productores locales significa que FEDELECHE esté en contra del libre comercio o que pretendan  impedir la importación de productos lácteos, según enfatiza Schwerter, quien explica que se espera se haga realidad la aplicación de salvaguardias que se presentó el año pasado ante la Comisión Antidistorsiones  para defender la producción nacional. “Esperamos que este instrumento nos pueda dar una situación de respiro para proyectarnos a un futuro más promisorio y sentar las bases para trabajar en un mayor grado de asociatividad e idealmente integrarnos a  nuevos proyectos cooperativos. Queremos que las importaciones no sean a costa de los productores lecheros nacionales, como ha sido el caso ocasionado por el aumento grosero y excesivo de las mismas”. 

BAJOS PRECIOS

El presidente de APROLECHE ARAUCANÍA se sumó al análisis de Schwerter y expresa que “la producción empezó a caer porque la industria comenzó a pagar menos. Hubo una crisis el 2015  cuando cayeron los commodities y el problema es que la leche se ha recuperado externamente, pero acá, nada.  No ha habido una recuperación de precios. Si la proyección del país es crecer y nuestro potencial es enorme, entonces, no cuadra, por lo demás el consumo  se ha mantenido”, recalca junto con indicar que a nivel local los productores están preocupados con el anuncio de Nestlé de bajar 10 pesos por litro a partir de octubre.

“Dada la coyuntura que se generó en redes sociales, no se entiende, quedamos todos sorprendidos, si te están pegando, para qué bajar el precio a los productores, sin duda que impactará, lo que es lamentable (…) ante este escenario a todos nos gustaría ser Colun, el cooperativismo es la única forma, las ganas y el modelo están claros,  pero es difícil de implementarlo”, indica François.

Por su parte, secretario ejecutivo de la SOFO, Andres Kobrich, recuerda que esta es una realidad que ya cumple una década en la región. “Primero fueron las plantas lecheras que no retiraron leche de algunos ramales, pero finalmente las lecherías ante el escaso margen todas cierran por problemas de rentabilidad. Aquí es la industria lechera la responsable de lo que está pasando, ya que los productores no tenemos cómo empujar la cadena”. 

La vocera de los agricultores de Victoria- Malleco,  Gloria Naveillán,  constata que en su provincia hubo una época pujante de lecherías. “Hoy prácticamente no hay nada y eso se debe al factor violencia. No solo ha bajado la empresa lechera, sino que también el ganado. Como gremio nuestra lucha no es contra los TLC, pero para que no nos dañe vemos con buenos ojos la implementación de salvaguardias. Por omisión, es el Estado que tiene a la industria agropecuaria en una endeble situación.”

PRODUCTORES

Max Thomet es productor lechero de segunda generación en Loncoche (sector Paraíso Perdido) y ante el escenario actual de la industria reconoce que está en este negocio, únicamente, porque por sus venas corre más leche que sangre. Posee 100 vacas  y ordeña mil 500 litros de leche al día.

Al ser consultado de qué manera sigue en pie plantea que su sobrevivencia está asociada a dos factores. “Un manejo  muy estrecho de la  economía familiar y, lo otro, es que en esto hay un factor cultural de fondo asociado a un gusto por el campo y el amor a los animales. Eso hace que uno no quiera deshacerse de ellos”, cuenta Thomet, quien vende de manera asociativa y cree que la industria debería tomar el mensaje de la ciudadanía y fomentar la  producción nacional.

Para Thomet son los TLC los que afectaron la agricultura  nacional. “Con esto se han privilegiado sólo las  grandes empresas en el sur, los aranceles se eliminaron, entonces, tienen el mundo para hacer sus negocios. En cambio, nosotros, sólo tenemos nuestra tierra y nuestra leche que es  de muy buena calidad y de vacas felices, además estamos libre  de enfermedades, incluso de algunas que hay en Europa”.

La veterinaria Nora Prent, cuya lechería está ubicada en el camino Freire a Villarrica, es otra de los productores que sigue al pie del cañon. En su caso, la lechería la heredó de su marido, quien la creó en 1984. Se trata de  Andreas Krausse,  quien comenzó con Surlat e intentó junto a otros socios replicar la fórmula Colun, sueño que al final no se pudo conseguir.

Prent, actualmente administra, junto a su equipo de colaboradores, 100 hectáreas. “Lo que aquí ocurrió es que se comenzó a importar  mucha leche en polvo, mucho queso, entonces, a nosotros nos bajaban los precios. Por eso Colún está tan bien catalogado, ya que al ser una cooperativa le entregan dividendos a sus cooperadores, que son los agricultores y así ellos pueden reinvertir en el campo. En cambio acá, tú dependes sólo de ti”.

Para Prent la potencialidad regional y nacional existe, sólo falta una mayor comunicación con el Estado. “Nosotros tenemos la posibilidad de ser los mejores del mundo porque nuestra calidad es fantástica, La Araucanía posee el doble de hectáreas que Nueva Zelada y ellos son los reyes de la leche. Somos un productor de carne y de leche, el sur de Chile está hecho para eso, pero nuestra política nos ha destruido,  la verdad de las cosas es que vivir del campo y de una lechería, es una gota que te entra, porque el margen es tan ínfimo que si tú no lo manejas bien, no te da”.

Prent añade que los lecheros deberían estar considerados en el Plan Impulso. “Se cree que por ser los tradicionales ya no necesitamos ayuda. Si queremos ser los mejores, hay que ayudarles a todos, tiene que haber un plan para aquellos que son tradicionales para que puedan mejorar su sistema. Por qué no pensar en tener berries también, como una forma de equilibrar la rentabilidad. Si en cuanto a gestión ya sabemos hacer las cosas”.

Al ser consultado Ewald Luchsinger por la situación regional de los productores lecheros, en el marco del conflicto, siendo él uno de los que cayó debido a un atentado hace tres años, plantea que el escenario “es gravísimo, ya que los focos de violencia atentan contra la productividad, ahora desde el punto de vista de la rentabilidad es muy complejo también, todos sabemos que la leche viene a la baja. En el caso nuestro, aunque en su momento (atentado) hubo apoyo, dadas las circunstancias comerciales y el alto costo de la inversión desistimos de levantar la lechería otra vez en Vilcún, lo que hemos hecho es diversificar la siembra”.

En todo caso, según el experto Rodrigo Toro, veterinario y consultor de la empresa Best fed Chile, la cual asesora a 150 clientes desde el Biobío hasta Osorno, las particulares condiciones que posee la Región y el sur no están siendo aprovechadas y sólo falta un proyecto país que cambie este escenario. 

“Las lecherías generan más empleo que otros rubros, hay estudios que indican que mueve el PIB regional de forma importante. En Nueva Zelanda la mayoría de los lecheros están asociados en una cooperativa y pasaron los 20 mil millones de litros al año con 3 millones de habitantes, mientras que acá somos 17 millones de personas y producimos 2.200 millones de litros al año, siendo que el sur de Chile posee  muchísimas más hectáreas”.

ETIQUETADO

Desde Fedeleche, su presidente,  Eduardo  Schwerter, aplaudió el proyecto que presentaron Aravena y Ossandón para transparentar el etiquetado de los productos lacteos. “El incorporar dentro del etiquetado de los productos lácteos, nacionales e importados, el ordeño de la leche nos parece una práctica honesta y transparente en términos de dotar de mayor información al consumidor. Más ahora cuando Nestlé anunció una baja de cinco pesos adicionales a la baja de cinco pesos del bono invierno. Estos 10 pesos menos por litro dejará a muchos productores en línea roja  y va seguir acrecentando el cierre de lecherías”.

 

Su homólogo en La Araucanía, Rodrigo François, también califica de positiva la iniciativa  y advierte que habrá que esperar el comportamiento de los consumidores para ver su efecto. “Este proyecto en sí mismo no debería tener un impacto económico, pero lo que sí queremos es que  ayude a frenar las importaciones y a aumentar la producción nacional. Ese es el único camino para que al productor la industria le pague más. Está bien ser un país abierto al mercado, pero también hay que proteger nuestra industria. El Estado nunca se han hecho cargo de la agricultura en general,  lo único que siempre hemos peleado es una cancha justa”.

Al respecto, François puso como ejemplo que de la leche en polvo que se importa sólo se sabe que posee un 3,6% de materia grasa, “pero nada dice de su calidad sanitaria o trazabilidad, no sabes de dónde viene, cuál fue la temperatura del secado, mientras que a nosotros  se nos exige un alto control sanitario, no es comparable. Con esto no estoy diciendo que la leche en polvo es la culpable, es tan buena como la fresca, pero es el consumidor el que debe decidir”.

El secretario ejecutivo de Sofo, Andreas Kobrich, también valoró la moción y dijo que como “en la industria lechera se instalaron malas prácticas, se espera que con este proyecto se puedan despejar. El no saber el origen de la leche fluida y el queso que estamos consumiendo es una anormalidad y deficiencia, podríamos estar comprando leche reconstituida sin saberlo”.

Ewald Luchsinger, en tanto, advirtió que el etiquetado es primordial para que el consumidor decida si está comprando  leche natural o reconstituida, porque no es lo mismo. El mercado ha aprovechado este vacío legal para importar grandes cantidades de leche y venderla como sui fuera leche natural”.

 

ENTREVISTA

Carmen Gloria Aravena, senadora (Evópoli): “Esta medida fortalecerá la producción local”

-¿Cuál es la historia de este proyecto de Ley?

 Junto al senador Ossandón y  luego de diversas conversaciones con personas y organizaciones vinculadas al rubro lechero, logramos identificar una brecha en el mercado de la leche que no permitía a los consumidores saber a ciencia cierta qué estaban consumiendo. Esto, sin duda, es una limitación que puede ser superada en la medida que el etiquetado de los productos lácteos mejores la información a su clientes. Si bien existen otros proyectos en tramitación  en la Cámara de Diputados, que buscan solucionar una  temática similar, estos proyectos no abordan de la misma manera y con tanta especificidad la situación del etiquetado de la leche y productos lácteos.

-¿La campaña ciudadana de Colun influyó en la necesidad de otorgar una mayor transparencia a la población ?

La idea de este proyecto estaba desde antes que surgiera la campaña ciudadana de Colun. Pero creemos que es necesario que la población  cuente con toda la información  disponible y con ello pueden elegir el producto que estimen más conveniente, considerando que se trata de un producto altamente consumido por la población chilena, especialmente, niños y adultos mayores. Según Mundo Agropecuario 2018 el consumo de lácteos promedio en Chile por habitante alcanza a los 151 litros al año en sus diferentes versiones.

-¿En qué consiste el proyecto?

El proyecto de ley busca establecer una regulación legal mínima que consiste en establecer la obligación de etiquetar en los envases, botellas de leche o productos lácteos, el origen y tipo de leche que las personas van a consumir, es decir, si la leche es natural, reconstituida o recombinada, de manera tal que los consumidores puedan en forma libre e informada elegir el producto que estimen conveniente. No se busca demonizar un tipo u otro de leche o producto lácteo, sólo que la gente sepa lo que consume.

-¿Cuál sería su impacto en el mercado desde un punto de vista económico para el productor y el rubro en general?

Este proyecto busca mayor transparencia en el mercado lácteo, los efectos que provoquen en  las tendencias del consumo no las podemos predecir pero, sin duda, esta medida fortalecerá la producción local o al menos eso esperamos. Esto considerando que la producción lechera genera 160.000 puestos de trabajo en Chile y es una de las actividades  más relevantes de a Región de los Ríos y los Lagos. Un millón de hectáreas de praderas y 600 productores comerciales se encuentran vinculadas al rubro.

-En los últimos seis años se han cerrado 52 lecherías en la Región ¿Qué opina y qué acciones se deberían definir?

Son malas noticias para un sector relevante como es la agricultura de todo el sur de Chile. Hay acciones que corresponden a políticas de Estado orientadas a transparentar el mercado, eliminar posibles distorsiones, potenciar programas de consumo de leche y desarrollar políticas de fomento en torno al rubro; otras serán de orden legislativo, como esta iniciativa en particular y, por último, el consumidor es quien finalmente decide que productos consumir.

Ver reportaje en detalle AQUÍ

Fuente: http://www.australtemuco.cl/

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl