Noticias

SanCor vende dos fábricas y el negocio de frescos

Los socios de SanCor Cooperativas Unidas Limitadas aprobaron por unanimidad, durante la Asamblea Ordinaria y Extraordinaria realizada en Sunchales el pasado miércoles 31 de octubre, la venta de dos plantas industriales a la firma Adecoagro S.A. y el 10% que aún conservaba del negocio de frescos a Vicentín (que ya había adquirido el 90%). También se avalaron la Memoria y los Estados Contables correspondientes al 78º Ejercicio, cerrado al 30 de junio de 2018; se eligieron consejeros titulares y suplentes para la renovación parcial del Consejo de Administración, así como un síndico titular y 3 suplentes para integrar la Comisión Fiscalizadora.

En un comunicado oficial, desde la cooperativa destacaron que las resoluciones adoptadas sobre los activos industriales están alineadas con el Plan que está llevando adelante la institución para lograr su ordenamiento económico y financiero.

El parte indicó que los consejeros dieron el visto bueno a los términos y condiciones de la oferta de adquisición -por sí y/o a través de una o más Afiliadas- realizada por Adecoagro S.A., de la planta industrial Chivilcoy (donde elabora leche fluida larga vida), de la planta industrial Morteros (dedicada a producir leche en polvo y queso barra) y de las marcas “Las Tres Niñas” y “Angelita”, delegando en el Consejo de Administración las facultades necesarias para implementar las transferencias. El desembolso será de 45 millones de dólares.

Y también la aceptación y aprobación de los términos y condiciones de la oferta realizada por Alimentos Refrigerados Sociedad Anónima (ARSA), para realizar -por sí y/o a través de sus socios y/o de una o más sociedades afiliadas- la compra de la totalidad de la tenencia accionaria de SanCor en ARSA; del centro de distribución Córdoba (CEDIC), y de la marca “Lechelita”, delegando en el Consejo las facultades necesarias para implementar las transferencias.

Recalculando

Durante una asamblea anterior, celebrada en abril, se había aprobado la constitución de una nueva sociedad a la cual la cooperativa láctea transferiría todas sus activos (plantas industriales, centros logísticos, marcas, etcétera) y pasivos, cuyo capital en un 90% sería transferido a Adecoagro S.A. a cambio de que la corporación aportase una capitalización de 400 millones de dólares para cubrir parte de las deudas con acreedores financieros, entidades bancarias y el Estado (obligaciones impositivas y cargas sociales adeudadas), además del monto correspondiente al Acuerdo Preventivo Extrajudicial (en el cual está incluida la deuda comercial con tamberos, a la que se le aplicó una quita importante).

Pero el acuerdo establecido en abril se dio de baja de manera unilateral por parte de los oferentes ante las dificultades que encontró SanCor para regularizar una abultada deuda impositiva con organismos estatales nacionales y provinciales, además de la creciente inestabilidad macroeconómica argentina que complicó el acceso a los canales de financiamiento necesarios para poder concretar la operación.

En ese contexto, las autoridades de la cooperativa optaron por ofrecer diferentes activos a varios potenciales interesados entre los cuales se incluyó a Adecoagro con el propósito de mantener en su poder algunas unidades industriales y la marca SanCor.

Concentración y estancamiento

Desde el área de economía de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) difundieron un informe técnico sobre la cadena lechera, en el que concluyen que se está agravando la crisis que viene transitando, particularmente por el aumento de costos mayores al aumento del precio de la leche, resultados negativos y tasas de financiamiento impagables. Tales circunstancias -afirmaron- “obligan al cierre de tambos, faena de vacas en producción, abandono de la actividad y desaparición de empleos”. Además, remarcaron que la producción se mantiene en los pisos mínimos, y que el suministro se mantiene gracias a los mayores productores “concentrando aún más la actividad”.

“En el último año, la reducción de tambos es muy significativa: un promedio mayor a un tambo por día”, afirma el trabajo. Y detalla que en último quinquenio, “la reducción de tambos se da a una tasa del 2,3% anual, y la cantidad de vacas disminuye a una tasa del 7,2% anual, totalizando actualmente 1.584.962 vacas”. Pese a ello, la producción promedio por tambo se incrementa paulatinamente y alcanza en 2018 los 2.700 litros de leche diarios, un 10% adicional al año anterior (en la última década 2008-2018 promedia un 2% de aumento).

Mientras tanto, la producción nacional se ubica levemente por encima de los 10 mil millones de litros anuales, cifras similares al inicio de este siglo. “Considerando que el entorno político sectorial y económico no ha sido de lo más bondadoso en la última década, y al ser un sistema de producción altamente complejo y de alta inversión, se puede inferir algunos de los motivos del no crecimiento de la lechería Argentina”.

Noticia relacionada

Fuente: https://www.ellitoral.com

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl