Noticias

Uruguay: Lechería enfrentará complejo panorama en 2019

En un año complicado para la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole), - que al conflicto vivido con el sindicato durante varios meses se le sumó la caída de los precios internacionales de los productos que comercializa la mayor empresa privada del país-, la situación de los productores lecheros ha sido aún más compleja y no tiene vistas de mejorar.  

A pesar del alto nivel productivo de los tambos y la buena colocación que han tenido los lácteos uruguayos en el último año, los números de la empresa quedaron en rojo al cierre del balance 2017/18 , algo que “no había pasado en la historia”, según palabras del propio presidente de la cooperativa, Álvaro Ambrois.

A pesar de que la empresa tuvo una utilidad contable de US$ 58,8 millones al cierre del ejercicio en julio, esa rentabilidad fue volcada de forma anticipada a primas de precios en la leche para los productores, por lo que en definitiva el resultado fue negativo. Al traspasarse a cuenta en el sobreprecio pagado a los socios cooperarios el resultado final fue de una pérdida de alrededor de US$ 8 millones.

Esto corresponde a una decisión tomada por la empresa durante el último ejercicio, que ante los problemas que pasó el sector, las utilidades que antes se pasaban a reliquidación, fueron volcadas a cuenta por el sobreprecio de leche. Sin embargo, desde la directiva dijeron que dada la facturación de Conaprole en un año, estas cifras negativas no implican que la empresa tenga una mala posición económica. 

Pero a pesar de esta maniobra por parte de Conaprole en apoyo a sus socios, la situación pasada la primavera –el momento de mayor productividad– tiende a complicarse aún más.  En este sentido, el directivo de Conaprole, Gabriel Fernández, dijo a El Observador que “los meses de primavera es cuando tanto los productores como la cooperativa hacen caja para poder pagar mejor los precios en otoño que es cuando hay menos leche”.

“Pero la realidad es que hoy ni los productores ni la cooperativa se han quedado con caja para encarar esos meses de menos leche y de más gasto. Usualmente todos los productores cerrábamos el año con caja para encarar los meses siguientes. Eso hoy no está pasando”, alertó Fernández.

En esta línea, el director de la oposición de Conaprole, Miguel Bidegain, no espera que la situación de los productores mejore a corto plazo por los precios internacionales de la leche y la cotización del dólar, por lo que ve un panorama aún más adverso para principios de 2019. 

Según comentó el directivo, es difícil que “pueda  haber una suba de precios que recibe el productor a corto plazo”.  De hecho, este miércoles en el marco de la presentación de un nuevo balance anual a los productores lecheros en la Asamblea de los 29 –el máximo órgano deliberativo de la empresa–, Ambrois ya adelantó a que es muy factible que el precio de la leche se deba ajustar nuevamente a la baja. Según pudo saber El Observador, la decisión será tomada en el correr de esta semana.  

“Hay una parte de los productores que la están pasando muy mal. No me quiero imaginar los momentos del verano con poca leche y con los ganados secos para partos de otoño. El concepto de la austeridad debe primar al máximo”, expresó Bidegain. 

En setiembre el precio promedió US$ 0,30 por litro, con una caída en el porcentaje de sólidos (3,74% de grasa y 3,39% de proteína), seis centavos de dólar menos (17% menos) que los US$ 0,36 por litro de setiembre de 2017. Este es un precio muy similar al costo de producción de muchos tambos. Una primavera excepcional en lo productivo de la mano de un buen desempeño exportador, no fue suficiente durante 2018 para paliarel resultado de precios deprimidos y dificultades financieras que persisten.

La remisión a Conaprole en octubre fue la más alta en la historia para ese mes con 152,8 millones de litros, 12 millones más que a igual mes de 2017. Sin embargo, el endeudamiento de los productores con los bancos  se sitúa en torno a US$ 290 millones, valor alto en términos históricos, pero por debajo del pico de US$ 350 millones de 2016. La morosidad es del 5%, cuando en 2014 no llegaba a 0,5%. El endeudamiento de las industrias sigue en niveles elevados, en US$ 247 millones, con una morosidad de 18%.

Fuente: Diario El Observador

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl