Noticias

Los desafíos que tiene la lechería a nivel mundial

La lechería ha estado en el último tiempo en el banquillo. Acusaciones negativas contra las propiedades de la leche pusieron en alerta a los principales países productores. Con el objetivo de promover otra vez el consumo de lácteos, varios  especialistas internacionales estuvieron de visita en Argentina explicando los desafíos sociales y tecnológicos que tiene el sector.

Uno de ellos fue Mike McCloskey, Co-fundador y CEO de Select Milk Producers, una de las cooperativas lecheras más importantes de Estados Unidos, quien además preside el Consejo de Fair Oask Farms, ícono de innovación y tecnología aplicada al sector lechero.

En primer lugar, el referente de Estados Unidos hizo foco en las características nutricionales de la leche.

“Soy de la creencia de que no hay mejor producto en la naturaleza que la leche en cuanto a su valor nutritivo; pero, desgraciadamente, hay mucha gente que está en contra de lo que nosotros estamos haciendo. Se trata de gente que no entiende nuestro modo de vida”, dijo McCloskey en el marco del 2° Congreso de Innovación Láctea en la Bolsa de Comercio de Rosario, organizado en conjunto por la misma Bolsa, Adecoagro, Rosgan y Grupo Chiavassa.

En este sentido, destacó que el mundo se ha abierto y la industria tiene que cambiar. “El consumidor responde a lo que se lo está educando y nosotros lo abandonamos”, subrayó. Y entiende que el productor se volvió “vago”, y que recostado sobre la buena reputación que siempre tuvo la leche “dejó de innovar, diseñar y comunicar”, y debe imperiosamente recuperar ese rol.

Según el especialista, la leche era el producto mas importante tiempo atrás porque se entendía el valor nutricional del producto. Pero aclaró que se dejó de comunicar, de innovar, de diseñar, y otros mercados comenzaron a "comernos" y "lo dejamos sin protegernos".

"Si no entendemos al consumidor, no importa lo que creamos, porque vamos a fracasar", graficó.

A continuación, McCloskey analizó cómo se fue dando este cambio en su pensamiento. "El cambio ocurrió cuando dejé de pensar en mi mente y empece a pensar en la mente del consumidor", sintetizó el experto, quien también estuvo la semana pasada en el Primer Congreso Latinoamericano de Ordeñe Robótico realizado en Chile, que fue reflejado en la web de Clarín Rural reflejando los últimos cambios tecnológicos para la lechería.

Según el experto, “la competencia es fuerte y va a seguir siendo así. Cientos de millones de elitistas que no saben nada de agricultura, creen que nosotros somos los malos y que ellos van a cambiar la agricultura reemplazando la producción de proteína animal por una de laboratorio”.

Por eso, “entiendo que tenemos que cambiar, el mundo se ha abierto, tenemos que incrementar nuestras prácticas ambientales, el cuidado animal, el desarrollo en la comunidad y nuestro trato para con la gente”.

Y por el otro lado, también arribó al país Katie Milne, productora tambera de Nueva Zelanda y titular de la Sociedad Rural de aquel país, acompañada de Raylene Liufalani, embajadora de Nueva Zelanda en Argentina.

"Somos naciones productoras de alimentos y tenemos un desafío por delante a medida que la población mundial se incremente. Hay oportunidades para países como Nueva Zelanda y Argentina, en especial en la industria láctea por los excelentes cualidades que tienen los productos", abrió la charla Milne, que fue una de las disertantes del Simposio de “Nutrición, Bienestar Animal e Innovación Tecnológica” organizado por Mastellone Hnos.

En este sentido, apuntó que hay que darle confianza a los consumidores ya que miran cada vez más el aspecto ambiental y el bienestar animal.

Katie Milne, a la izquierda, tambera y presidenta de la Sociedad Rural de Nueva Zelanda, junto a Raylene Liufalani, embajadora de Nueva Zelanda en Argentina.

"La leche no es la única opción para los consumidores. La percepción negativa de los productos lácteos afectó al consumo de lácteos o a tomar leche. Hay que continuar educando a la gente y promoviendo las propiedades de la leche y lo que puede aportar como alimento. Por lo que hay que analizar la forma en que están produciendo los productores, tomando en cuenta los temas ambientales, el cambio climático, cómo están asesorándose, que los trabajadores tengan buenas condiciones. Todo esto mejora la percepción de la industria y van hacer que los productos lácteos sean más atractivos de vuelta", agregó la embajadora neozelandesa.

En esta línea, Milne, quien preside la única entidad gremial en el país de Oceanía, destacó las oportunidad que tiene la Argentina a comenzar a ser un jugador importante en el mercado mundial de lácteos.

"En Nueva Zelanda no podemos crecer mucho más de lo que producimos. En nuestro caso debemos buscar la forma de ser más productivo y eficiente. No hay superficie para seguir creciendo, la tierra está toda ocupada ya sea para cereales y para la ganadería", agregó.

Para destacar el país oceánico produce solo el 3% de la producción mundial, que ronda los 700.000 millones de litros de leche, pero exportan el 95% de la producción. Esto significa el 30% del total de leche comercializada a nivel mundial. Para comparar, Argentina produce casi 10.000 millones de litros de leche por año, y en su mayoría el consumo es interno.

"Estamos ordeñando una vez al día. Nos sorprendió lo rápido que las vacas volvieron producir la misma cantidad de leche que cuando las ordeñábamos dos veces", describió Milne al describir en qué trabajan para ser más eficientes en la producción al no tener espacio para crecer en superficie.

"Camina una vez al día en vez de dos y no caminan con el calor de la tarde. La gente no necesita estar cerca del ordeñe", agregó destacando que predomina el sistema pastoril, a diferencia de lo que ocurre en otros principales países productores de leche.

Tecnología para ser eficientes

Francisco Rodríguez, Gerente de ordeños robotizados de DeLaval Norteamericana, expuso en el encuentro en la Bolsa de Comercio de Rosario, la experiencia desarrollada por esa empresa. Se trata de un sistema de ordeño robotizado conectado a otros sistemas que permiten el control y la automatización de toda la producción lechera desde la alimentación, calidad de leche, refrigeración y gerenciamiento del rodeo.

"La automatización y la robótica no son el reemplazo de, sino la potencialización de. Es cómo nosotros traemos lo mejor del ser humano y lo potencializamos para usar el máximo de lo que cada persona tiene para dar. Después de los labores que uno hace de innovación o de producto, descubre que al fin y al cabo siempre hay un ser humano detrás de lo que cada uno hace", explicó Rodríguez.

Asimismo, explicó que si un operario se tiene levantar a las 3 AM, trabajar los 365 días del año, y a parte cobrar salarios bajos, en el futuro habrá menos gente dedicado al ordeñe.

"Debemos invertir en desarrollo y en ellos como personas y darle las herramientas adecuadas para que trabaje, Y esto se hace con tecnología y mejores condiciones de trabajo. La potencia entre la máquina, el humano y al vaca, llegara a niveles que nunca hemos visto", cerró.

Fuente: https://www.clarin.com

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl