Noticias

Editorial: Un precio justo, por la producción de Ñuble

Lamentablemente, las distorsiones de precios en mercados altamente asimétricos se está transformando en una constante en la economía chilena, y lo que es peor, los consumidores y los productores se están acostumbrando a convivir con estas prácticas que vulneran la libre competencia.

En Ñuble, son víctimas de estas prácticas productores de trigo, leche, carnes y uva vinífera, entre otros rubros, quienes por su alta atomización, tienen muy poco qué hacer de manera individual frente a los abusos en los que suelen incurrir los grandes poderes compradores, en una condición que se denomina oligopsonio, donde pocos demandantes tienen el poder de influir de manera individual en la fijación de precios, o eventualmente, de concertarse para definir un precio de manera artificial.

Y si bien Chile cuenta con una institucionalidad que busca velar por el buen funcionamiento del mercado, lo cierto es que situaciones evidentes de abuso de posición dominante o de colusión, rara vez se logran probar ante la justicia.

En la Región de Ñuble no son pocos los casos de distorsiones que han contribuido de manera determinante al empobrecimiento y desaparición de pequeños productores que intentan sin éxito subsistir en un mercado que no tiene nada de competitivo, y un buen ejemplo de ello es la situación de unos 6 mil viñateros, que cada año ven con alarma que los retornos que obtienen por la venta de la uva vinífera no alcanza siquiera a cubrir los costos de producción. Como consecuencia, muchos han decidido arrancar centenarias parras y plantar pinos, o lisa y llanamente vender sus tierras para emigrar a la ciudad.

En 2015, la Coalición Nacional de Viñateros denunció ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE) la existencia de prácticas monopólicas en el mercado de la uva, apuntando a las tres grandes viñas de presionar artificialmente los precios a la baja. Sin embargo, la investigación de la FNE no entregó datos suficientes que respaldaran una acusación formal.

Los productores, cada vez más organizados, se ven enfrentados además, a la falta de transparencia del mercado, pues Odepa, el órgano oficial encargado de entregar dicha información, no ha cumplido su tarea con la celeridad esperable, de hecho, todavía no se publican los precios de uva pagados durante la temporada pasada en la región.

En este contexto, se valoran los esfuerzos del Estado, que ha apoyado la asociatividad, la agregación de valor y una mejor comercialización, aunque por el momento, con resultados muy acotados, lo que refuerza la necesidad de abordar esta problemática con una mirada política, donde las autoridades de la nueva región tienen mucho que decir y hacer al respecto, considerando la alta pobreza y ruralidad.

Es por ello que de la mano de la nueva institucionalidad regional se espera que esta materia sea abordada con la importancia y sentido de urgencia que merece, por ejemplo, atendiendo las demandas de las organizaciones de productores en instancias como la Mesa regional del vino o la comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, pues no solo está en juego la sostenibilidad de un rubro económico clave de Ñuble, sino que una forma de vida asociada a la ruralidad y a la tradición que a nivel internacional es destacada como patrimonial, pero que en Chile ni siquiera se le da la oportunidad de lograr un precio justo por su producción.

Fuente: http://www.ladiscusion.cl/

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl