Noticias

Productos lácteos, ideales para la colación

Con el regreso a clases, llegan consigo un sin fin de tareas y obligaciones tanto para padres como para los hijos. Y el hablar de las colaciones que los niños y jóvenes ingieren en los horarios de recreos, se ha transformado en tema país a la hora de entender la importancia de los productos que comen fuera de casa.

Entendiendo que las colaciones que los niños consumen ayudan a mantener el gasto energético, lo que contribuye a su concentración y destrezas cognitivas en periodo de estudio.

Hoy los establecimientos cuentan con reglas claras en este sentido, los que han impulsando la vida saludable de la mano de una alimentación sana, labor que han entendido muy bien padres y apoderados, los que resaltan que la minuta alimenticia que los colegios les sugieren las siguen al pie de la letra para cumplir con el objetivo integral del cuidado de sus hijos.

Erasnia Álvarez explica que la alimentación de su hija no la sobrecarga con colaciones, ya que basta con las comida que recibe durante las horas de estudio de la menor en el establecimiento. "Con lo que le dan en el colegio la ingesta diaria de mi hija está bien, pero en días en que gasta más energía como es el caso del día de Educación Física, le envío una fruta o barritas de cereal. Y por la tarde llega a casa, come otra porción de fruta y la última comida de la jornada es la cena", detalló.

Sin embargo, el exceso de productos que son considerados como sanos, como lo pueden ser las cajitas de leche, frutas o barras de cereal, en ocasiones son utilizados por los padres para reemplazar algunas comidas del día, lo que no es recomendable.

Planificar

El rol de las colaciones es mantener la energía estable en el organismo. El problema es que la ingesta diaria de ellas se ha elevado, lo que muchas veces sobrepasa las calorías que debiesen consumir en el almuerzo, por ejemplo. Lo que fomentó la mala nutrición y sobrepeso de los niños.

La nutricionista Lilian Mckenzie, directora de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad San Sebastián sede de la Patagonia, se refirió al manejo de las colaciones saludables.

"Lo ideal es planificar las colaciones para la semana. En una pizarra se pueden ordenar para que sea más fácil. Una porción de fruta, lácteos o frutos secos siempre son una buena opción; el punto es que no sea en grandes cantidades", puntualizó.

Considerando además que el tema de la alimentación en ocasiones se deja en mano de los niños más que de los padres, es un problema mayor. Por eso, al momento de dar la opción de que escojan, la idea es que sea dentro de un marco establecido de productos que sean beneficiosos para ellos y eso lo tienen que determinar los padres.

Manfred Olea explicó que las colaciones de sus hijos están establecidas por el mismo colegio; minuta que consiste en "fruta con lácteo, eso un día; otro día es un sandwich con lácteo o jugo, y así. Me parece adecuado el sistema, ya que ayuda a fomentar la alimentación saludable", señaló.

Porciones ideales

El requerimiento energético va cambiando según los rangos etarios de los niños, a pesar de eso hay que considerar que nunca va a ser de una forma excesiva. La nutricionista aclara que una colación no debiera tener más de 100 calorías.

"Un lácteo descremado que tiene entre 55 a 60 calorías, acompañado de fruta, son una buena opción, o un puñado de frutos secos, que tendrá un mayor aporte calórico, pero el aporte de ácidos grasos es saludable. Esto considerado para un niño menor de 10 años. Ya para la adolescencia, una colación podría llegar a tener entre 120 a 150 calorías, lo que vendría a ser una porción de fruta, lácteo e incluso una barra de cereal, ojalá alta en fibra y no en proteína", apuntó.

El calcio, hierro y zinc son primordiales en la edad de crecimiento, por lo que se recomiendan alimentos con esos elementos.

El llamado es a establecer los horarios alimenticios de los niños, los que son el desayuno luego la primera colación a eso de las 10 de la mañana acompañada de hidratación (agua) y el almuerzo. "Es importante aclarar a los padres que no es necesario que los niños coman cada vez que tienen un tiempo libre", enfatizó la especialista.

Fuente: http://www.ellanquihue.cl/impresa/2019/03/08/full/cuerpo-principal/6/texto/

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl