Noticias

Autoridades y propuestas para impulsar el cooperativismo

En agosto, el Ministerio de Agricultura espera presentar el Plan Nacional de Asociatividad, que en líneas generales busca impulsar a los productores locales a que trabajen bajo un modelo de 'cooperativismo moderno' y así mejorar su competitividad internacional, lo que se traduciría en ganancias directas para la economía del país. La asociatividad es, precisamente, uno de los principales ejes de acción de la cartera que dirige Antonio Walker y en esa línea trabaja junto a la de Economía. La labor de ambos ministerios es aplaudida por el senador Francisco Chahuán y el diputado Rodrigo González, quienes trabajan desde hace años por fortalecer el modelo asociativo y hoy observan que es urgente impulsarlo a otros sectores, para que los grandes esfuerzos no se queden sólo en el agro, pues en otros países se ha visto como un exitoso motor de desarrollo.

PROMOCIÓN DE UN 'COOPERATIVISMO MODERNO', EL PLAN DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

Promover el uso de modelos asociativos y preasociativos en los agricultores, coordinar los esfuerzos públicos y privados en pos de la economía asociativa y desarrollar capacidades que permitan a los productores trabajar bajo este modelo, son algunos de los objetivos del Plan Nacional de Asociatividad que está impulsando el Ministerio de Agricultura, con apoyo de la cartera de Economía y otras instituciones como Corfo, la Comisión Nacional de Productividad y Banco Estado, y que esperan presentar en agosto durante la feria Expo Chile Agrícola que se realizará en el Mercado Mayorista Lo Valledor, señaló el ministro del ramo, Antonio Walker, quien además estima que no se ha hecho algo 'así de articulado' en otro país.

La razón principal detrás de esta estrategia está en lo que representan los productores locales para la economía del país: 92% es pequeño, con menos de 12 hectáreas de riego básico, y compite en un escenario exportador con muchas dificultades para comercializar sus productos porque no tiene el volumen necesario ni suficiente capacidad financiera, explica el ministro Walker. 'Nuestra idea es que los pequeños agricultores también puedan vender sus productos en los mercados internacionales y que mejoren las condiciones para producir y procesar. Para eso es clave asociarse', argumenta el secretario de Estado.

En el modelo que propone la cartera que dirige, y que Walker define como un 'cooperativismo moderno', el foco está en la gestión y en el abordaje empresarial para que los agricultores se asocien 'en la comercialización y no en la tierra', buscando el beneficio de la cooperativa en general y no de cada socio, como es usual. Los grupos de transferencia tecnológica también están dentro de las líneas que Walker quiere impulsar y que considera una de las formas de asociatividad más sencillas y efectivas, porque buscan 'romper' el individualismo en el agro. 'El cooperativismo que estamos buscando promover no es el que se aplica en Europa del Este, sino el que viene de los países anglosajones, donde ha tenido mucho éxito. Un cooperativismo donde existe un directorio o un gobierno cooperativo, donde el gerente no es cooperado, sino un especialista en gestión y en comercialización. Por eso, le llamamos moderno', explica.

Se trata de un concepto que ya conoce la mayoría de los productores del país, asegura, porque han ido a cada región a conversarlo y a instalar mesas de trabajo al respecto. Para la elaboración del plan y su posterior implementación, el ministerio de Agricultura fichó como asesor a Corné de Louw, gerente de Agronegocios y Desarrollo de Cooperativas de Rabo Partnerships, unidad consejera de Rabobank, cooperativa financiera holandesa con presencia en muchos países, incluido Chile. 'Ya lo hizo en Holanda, donde el 100% de los agricultores es pequeño, y ahora queremos que nos ayude a hacerlo aquí', detalla Walker.

La experiencia de este país es valiosa particularmente porque el 14% de su Producto interno Bruto (PIB) lo producen las cooperativas, especifica el ministro. Una realidad que no es la de nuestro país pero que es factible cambiar. 'Para eso estamos trabajando, porque estamos convencidos de que nuestro futuro depende de esto', subraya el secretario de Estado

POLÍTICAS PÚBLICAS PARA ENFRENTAR DESAFÍOS

Los 'decisivos' pasos que se han dado en los últimos años desde el ámbito legal para fortalecer y aportar al desarrollo de las cooperativas, tienen un gran peso en el crecimiento que ha experimentado este sector en el país durante los últimos años, sostiene el diputado (PPD), Rodrigo González, reconocido por su constante apoyo al modelo.

La promulgación de la nueva Ley de Cooperativas, en 2016, impulsada por la necesidad de contar con un marco jurídico moderno, es uno de los hitos que destaca en esta materia. Sin embargo, considera que la normativa se quedó 'corta' para resolver los desafíos financieros y crediticios que, a su juicio, son de los más urgentes para el sector.

'En su momento, la ley actual resolvió problemas especialmente de superación de obstáculos de carácter administrativo, disminución del número de personas para conformar una cooperativa y dar más facilidades respecto a cuán expedito puede ser ese proceso de conformación.

Sin embargo, ahora tenemos que avanzar hacia una reforma más sustantiva, para darle fuerza al modelo en un nuevo contexto', dice González. En general, el parlamentario considera necesario avanzar en otras estrategias para fortalecer el desarrollo cooperativo, y en ese sentido plantea caminar 'quizás hacia una subsecretaría que se preocupe sólo de las cooperativas y del fortalecimiento del tema de créditos, a través de Corfo, del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec), del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), que son instancias donde hay posibilidad de desarrollo crediticio y que pueden tener un rol fundamental en impulsar el modelo', argumenta el diputado.

Crecer en ámbitos donde el cooperativismo no está tan desarrollado, como ocurre en el agro o en el sector de ahorro y crédito, es también un reto, a su juicio. 'Es urgente impulsarlo más hacia la producción industrial, crear cooperativas tecnológicas, tener más presencia en el mundo de la vivienda, donde el desarrollo fue muy fuerte hace algunos años pero ya no lo es tanto', sostiene. Y en este punto, observa un desafío: 'Para que esto pase, es necesario que se reformulen muchos aspectos de las políticas de vivienda, a modo de permitir que el modelo cooperativo pueda desarrollarse en este sector con mayores posibilidades'.

AVANZAR HACIA UN MODELO INCLUSIVO

La última reforma a la Ley de Cooperativas, que buscó impulsar y flexibilizar la constitución de organizaciones de este tipo de una manera más expedita, en comparación con la normativa de 2002, es uno de los hitos en la materia que destaca el senador (RN) Francisco Chahuán.

'La ley se hizo cargo de los problemas más emblemáticos de entonces. No obstante, ahora es necesario avanzar hacia un nuevo modelo', explica el parlamentario que insistió en poner en la discusión una modificación a este cuerpo legal.

'Nosotros logramos incorporar temas interesantes en la discusión legislativa, como por ejemplo, el llamado descuento por planilla para los jubilados y socios cooperados, porque nos parecía que era de la mayor importancia', subraya. Chahuán comenta que recientemente ha sostenido reuniones de trabajo con los ministerios de Agricultura y Economía para conversar sobre los temas que ahora considera necesario abordar, como los desafíos financieros, el cambio cultural que se requiere para profundizar en un modelo de esta naturaleza, junto a la educación y la constante actualización para los asociados.

El senador reconoce que el 'segundo aire' que al sector le ha dado el ministro de Agricultura, Antonio Walker, ha sido positivo, sobre todo para ponerlo sobre la agenda con mayor visibilidad. Sin embargo, plantea que 'revitalizar' el rol que tuvieron las cooperativas en el país en la década de los ‘60, con una vena 'más social', es algo que hoy pudiera ser positivo, aunque los esfuerzos del gobierno se orienten más hacia el camino de la gestión.

'Incentivar la asociatividad implica pensar en un modelo inclusivo e involucrar, sobre todo, a los pequeños agricultores, a los pequeños comerciantes, a los pequeños artesanos. Que se sumen los pueblos originarios a esta corriente también es muy importante y es, quizás, una de las grandes deudas del último tiempo', sostiene Chahuán.

MINISTERIO DE ECONOMÍA TRABAJA POR LA ASOCIATIVIDAD CON FOCO EN LA GESTIÓN

La modernización del modelo cooperativo en el país, a través de la capacitación de los socios para que mejoren su gestión de negocio y así puedan asegurar la sostenibilidad de este tipo de entidades, es también una de las líneas de trabajo del Ministerio de Economía, donde están conscientes de la importancia del modelo como 'un buen mecanismo para emprender', sostiene Ignacio Guerrero, subsecretario de Economía y Empresas de Menor Tamaño. Y también como 'combustible' para el desarrollo, algo que ha quedado demostrado en algunos países de Europa, donde su incidencia en el Producto Interno Bruto (PIB) supera el 15%. 'En Holanda, España o Italia vemos que el trabajo asociativo puede generar un motor de desarrollo y mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos.

Y es lo que nosotros como gobierno estamos buscando', explica Guerrero. Difundir el modelo en todos los ámbitos y sectores productivos posibles, junto con conversar sobre las posibilidades que abre, constituye uno de sus ejes de trabajo.

Pero abordar cómo hacerlo, también es crucial. 'No basta sólo con la constitución de la cooperativa. Es necesaria una planificación para poder desarrollar un proyecto que tenga potencial. Teniendo una hoja de ruta clara, el proyecto traerá consigo la creación de fuentes de trabajo y tendrá la capacidad de ser un modelo de desarrollo económico potente', especifica el subsecretario. En esa línea, y con una estrategia similar a la del Ministerio de Agricultura, desde Economía trabajan por cambiar el foco que había de las cooperativas y que apuntaba más hacia el ámbito social, para que la gestión y la mirada empresarial pasen a ser lo primordial. 'En la actualidad estamos trabajando porque cada una de ellas cuente con un buen modelo de negocios. Para eso, nos hemos puesto la meta de conocer las distintas cooperativas en terreno, ya que creemos que es la única manera de entregar soluciones reales y rápidas', plantea Guerrero, en un contexto donde el 75% de las cooperativas se encuentra en regiones distintas a la Metropolitana.

'Podemos afirmar que en todas las regiones de Chile existen ejemplos positivos de cooperativas, que generan emprendimiento y empleo y que significan un motor de desarrollo. Justamente eso es lo que estamos transmitiendo', detalla el subsecretario respecto a la estrategia abordada para la difusión, que también está relacionada con los desafíos que enfrenta cada organización.

En el caso de las más pequeñas y las medianas, sus inquietudes tienen que ver con el conocimiento de la normativa, y también con cómo desarrollar una buena gestión; mientras que las de mayor tamaño centran sus preocupaciones 'en mejorar y en ámbitos relativos a su regulación', sostiene Guerrero. Que las personas se capaciten y que conozcan a cabalidad el modelo, tanto sus virtudes como las obligaciones, es un reto en común para aquellos que consideran sumarse porque se ajusta a sus necesidades. Otro factor relevante para lograr el éxito, añade Guerrero, es la confianza que debe existir entre los socios, junto a la lealtad que tengan estos con su institución. 'A través de un énfasis en la gestión y de un trabajo por levantar estos elementos, el éxito se puede lograr', concluye.

Fuente: Diario Financiero

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl