Noticias

Reducción de horas de trabajo genera críticas en el agro

Una serie de críticas han surgido en el agro frente al proyecto de reforma laboral impulsado por el gobierno, el cual busca reducir la actual jornada de 44 horas semanales a 41.

Los sectores agrícolas verían afectadas sus dinámicas, al tratarse de empleos que por lo general implican más de dos horas de traslado al campo, lo que significaría pasar más horas viajando que lo que se puede trabajar. Afirman que el tema debió ser consultado al sector agrícola y a otros rubros que también se verían afectados con la medida.

En tanto, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de la provincia se muestra a favor de la reducción de horas en los trabajadores agrícolas, ya que según su argumento, pertenecen a un sector que históricamente no ha dado las condiciones mínimas, tanto salariales como de bienestar.

Debieron consultar

Christian Arntz, presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (Sago), señaló que este gremio ve la reforma con preocupación y desazón, ya que pensaron que este tema se trataría con mayor responsabilidad y no en base a una encuesta. No se consideraron bases técnicas y consultas a expertos.

"Nos llama profundamente la atención que no se haya tomado en cuenta la realidad agrícola y de muchos otros sectores productivos. Nos hace pensar que hay una mirada más bien de populismo, de levantar encuestas y de quedar bien con la opinión pública, pero poco de seriedad con el desarrollo a largo plazo de un país", dijo.

Arntz explicó que la complicación que ven al reducir horarios en el agro está en las distancias, ya que las personas que se desempeñan en el campo ocupan más de dos para trasladarse en una labor que dura tres o cuatro horas.

Agregó que en el área rural, cuando se cumplen ciertas condiciones de lejanía con los trabajadores, se les debe proveer una casa; entonces, si por aumentar el costo proporcional por el trabajo se le suma una casa más al predio, es un valor que no estaba considerado en el presupuesto de operación.

"No es que no estemos disponibles para discutir fórmulas, pero lo que nos llama poderosísimamente la atención es que se ha banalizado tanto, que más parece un ofertón que una propuesta de estudio serio de mejoramiento de la calidad de vida, que es algo con lo que estamos muy de acuerdo. Tomarlo tan livianamente no nos parece. Debimos haber sido consultados. Cuando esto se hace de cara con los actores de la economía, funcionaría mucho mejor que sacando un conejo de un sombrero", manifestó el presidente de la Sago.

Realidad distinta

El presidente de la Federación de Productores de Leche (Fedeleche), Eduardo Schwerter, dijo que en el marco de la Mesa Laboral Agrícola se plantearon las actuales preocupaciones del rubro lechero sobre la necesidad de adaptación a la realidad del sector.

"Se requiere una normativa acorde a la realidad del campo, a los ciclos del rubro y a nuestros trabajadores. Un operario que se desempeña en una lechería tiene una realidad distinta a la de un trabajador de ciudad. Trabajan más bien con las leyes de la naturaleza y no con horarios de oficina", manifestó Schwerter.

En tanto, el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Osorno (Aproleche Osorno), Marcos Winkler, manifestó que el gremio está en total desacuerdo con la reforma, ya que consideran que la productividad no sube si se disminuyen las horas de trabajo, por el contrario, traería como consecuencia que los puestos disminuyan.

"Las pymes y el sector agrícola están en un nivel económico muy al límite, por lo tanto, no están en condiciones de contratar más gente y las faenas agrícolas también son bastante claras y específicas. Hay que ordeñar cada 12 horas y cosechar en las épocas que hay que cosechar. Si se trabajan más o menos horas no es la discusión, porque en el campo el trabajo hay que hacerlo igual", expresó.

Augusto Willer, productor lechero del sector Pelleco, en la comuna de Osorno, espera que no se apruebe esta reforma, ya que se complicaría enormemente el sistema de trabajo en el campo, debido a que en ciertas épocas del año las lecherías exigen más tiempo laboral. Ello se paga adicional o con bonos, por lo que ahora los costos de mano de obra se encarecerían y así el único remedio sería la automatización, lo que para muchos productores significa un alto costo económico.

"Aumentarían mucho los costos. Tendríamos que contratar más personal y construir nuevas casas para los trabajadores, costos que muchos no podemos asumir", enfatizó.

Mejorar las condiciones

Desde otra mirada, el presidente de la CUT, Claudio Millaguín, señaló que en la Región de Los Lagos las tasas de cesantía son más bajas, por la gran cantidad de empleos que ofrece el sector agrícola, lo cual no se condice con la calidad del trabajo, ya que la gran mayoría de las personas que se desempeñan en estas labores ganan el sueldo mínimo. Según su opinión, muchos tienen que trabajar más horas de lo que corresponde y en días feriados y festivos.

"Si uno va a la inspección del trabajo, y con las denuncias que nosotros tenemos en el área agrícola, hay mucha vulneración de derechos. Que una persona trabaje una hora menos o más al día, no creo que se acabe el mundo y genere cesantía. Estamos entre los países que más trabajamos y con mayor desigualdad social, por tanto, no me sorprende que a las personas de empresas agrícolas les duela tanto que se rebaje una hora de trabajo, ya que son los que peor pagan en la región", indicó el líder de la CUT provincial.

Adaptación a normativa

El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg señaló en junio a El Austral de Osorno, que fue retomada una vieja demanda de los gremios agrícolas del país: una adaptación de la normativa laboral al sector agrícola, de acuerdo a las necesidades de rubros como la lechería.

Hace 8 años, durante el primer Gobierno de Sebastián Piñera, se despachó un proyecto de ley que buscaba incorporar este aspecto. Sin embargo, la iniciativa se entrabó.

"Estamos convencidos que ciertas normas del Código del Trabajo no se adaptan bien a la realidad del campo, por eso tenemos un proyecto en tramitación en el Congreso, que crea el nuevo estatuto agrícola, que adapta las normas laborales para los trabajadores del rubro, no para hacerlos trabajar más y en peores condiciones, sino todo lo contrario, acorde a los tiempos de cada rubro y a la realidad de los funcionarios. Porque un trabajador agrícola no vive el mismo régimen que uno de ciudad", sostuvo.

El ministro indicó en ese momento que retomaron el proyecto anterior, pero con ciertos cambios e indicaciones. "Esperamos que avance rápido y se forme un acuerdo político importante, especialmente de los parlamentarios que conocen la realidad agrícola. Ojalá que no sean las diferencias políticas partidistas las que entraben el proyecto y que prime el apoyo a los trabajadores agrícolas", dijo el personero hace unas semanas.

Noticia relacionada

 

Fuente: http://www.australosorno.cl/impresa/2019/08/17/full/cuerpo-principal/2/texto/

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl