Noticias

Gremios advierten impacto por reducción de la jornada laboral

A la discusión en la arena política de los dos proyectos orientados a reducir la jornada laboral, se suma la visión que tienen los principales gremios productivos de la región, sectores en los que -de una u otra manera- esta decisión tendrá un impacto.

Mientras el Gobierno propone una rebajara 41 horas semanales, la diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, es partidaria de reducirla a 40 horas. Entre ambas, hay notorias diferencias. La parlamentaria plantea acortar la jornada de trabajo en forma inmediata (ver pág.10); mientras que el Ejecutivo es partidario de la adaptabilidad con énfasis en la flexibilidad y gradualidad.

El seremi de Hacienda, César Zambrano, añade que es en el flexibilidad "donde está el quid del asunto de la economía moderna; es decir, que el trabajador pueda distribuir, según el acomodo personal en más trabajo o en más horas para la familia; incluso se considera que esas horas dedicadas al trabajo, no sean de presencia física. Ahí está la mayor diferencia de estas propuestas, más que en una hora".

En cuanto al impacto que esta rebaja en horas de trabajo tendrá en los sectores productivos de la región, el seremi de Hacienda desechó efectos en empresas de mayor tamaño, dada la flexibilidad propia de sus sistemas de turnos.

No obstante, admitió que la medida puede ocasionar modificaciones en el Comercio. A modo de ejemplo, citó el caso de un empresario de menor tamaño. "¿Qué hace si su empleado va a atender menos horas, porque tenemos una posición rígida? Es posible que aumente sus costos en hasta un 50 %, para prolongar más horas de atención al público. Ahí es donde se radica el impacto. Nuestra región es intensiva en mano de obra a partir de la pequeña empresa y servicios externos", planteó.

DOS OPCIONES

Frente a esta situación, desde la Cámara de Comercio, industria y Turismo de Puerto Montt se explicó que no tienen una posición definida, aunque hay dirigentes que ya se formularon una impresión, que deben compartirla en su directorio.

A pesar de ello, Jorge Céspedes, primer vicepresidente del gremio, explicó que aun que los proyectos no han sida lo suficientemente difundidos, comparte el análisis del seremi Zambrano, al observar complicaciones para las Pyme.

En forma personal, es partidario de la propuesta oficialista, la que "me parece mucha más lógica, por la flexibilidad laboral, que es un tema funda mental".

Céspedes comentó que al asumir la reducción de la jor nada laboral, no hay mayor diferencia entre ambas iniciad. vas (sólo una hora). Por ello, estableció que el análisis debe estar situado en tomo a las complicaciones para las pequeñas y medianas empresas. "'renga que cubrir 40 ó 41 horas, pero el Comercio funciona de lunes a sábado y nos quedan dos alternativas: educir mi horaria y finiquitar empleados; o tener que contratar gente extra, la que nos va a subir costos. Para la Pyme, ese no es un tema menor, en este minuto", reitera.

Agregó que el sector gastronómico tiene esta complicación por mucho tiempo, lo que se ha visto reflejado en que muchos prefieren no abrir los días domingo: "Es un tema que deben tomar nuestros parlamentarios y legislar ya. No podemos dilatar esto en el tiempo".

Lamentó que los legisladores de la zona no hayan tenido acercamientos con ese directorio para analizar esta situación.

CONOCER PROPUESTAS

La presidenta de la Delegación Puerto Montt de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Vivian Pinilla, admitió también que es necesario un mayor conocimiento de ambas iniciativas.

Aseveró que en el gremio están atentos a lo que suceda en esta materia; pero -reconoció- "hasta el momento vemos que la conversación ha girado en tomo sólo al número de ho ras que considera cada una de las partes".

Más allá de esa discusión, Pinilla postula la necesidad de "conocer estudios respecto a la productividad y conversar sobre otras herramientas que se puedan implementar en materia laboral y que permitan mejorar la calidad de vida de los trabajadores, que es un tema que nos importa y en el cual siempre estamos dispuestos a conversar".

En materia de lo que significaría para la actividad la reducción laboral, la presidenta local de la CChC planteó que esperan "conocer en profundidad ambas propuestas e indicaciones, para evaluar cómo pueden impactar en nuestro sector, con las particularidades que éste tiene".

NO LOS CONSIDERAN

Eduardo Schwerter, presidente de la Asociación de Empresarios Agrícolas de la Provincia de Llanquihue (Agrollanquihue), lamentó que la discusión no considere la realidad del sector agropecuario, y en particular el lechero "que no puede ser excluido".

Para el también líder de FEDELECHE, es preocupante "que no se piense en el efecto sobre un sector que tiene que lidiar con fenómenos biológicos y climáticos, que no responden a horarios rígidos".

Dijo advertir que el sector agropecuario nacional "pagará las consecuencias de una normativa laboral más bien citadina, inconsulta, que no recoge las particularidades de un sector tan dinámico y expuesto a condiciones inmanejables, me refiero a clima, épocas de cosecha, épocas de parto y otras".

Schwerter expuso que para Agrollanquihue "es indispensable, antes de continuar con la tramitación legislativa, efectuar un riguroso análisis, a través de estudios pertinentes, sobre los efectos que estas iniciativas podrían generar en el ámbito laboral agrícola, teniendo presente que la gran mayoría de las empresas son Pymes".

LIMITES DE DESCANSO

En tanto, José Pacheco, presidente de la CUT Llanquihue, se mostró crítico con el proyecto del Gobierno, al que considera "regresivo", ya que elimina "toda limitación y regulación de las jornadas de trabajo y descanso".

Considera que esa iniciativa contiene "ideas que, en su conjunto, eliminan prácticamente todas las regulaciones actuales sobre trabajo y descanso, generando un sistema absolutamente descontrolado y con amplias opciones de usar y abusar de la disposición de los trabajadores, por parte de los empleadores", resumió.

Sobre la propuesta de Vallejo remarcó que "pone justicia al modelo de relaciones laborales, en el que un 92%de los trabajadores no puede pactar condiciones colectivas de trabajo. Ante esa ausencia de diálogo social, debe ser el Estado, a través de sus leyes, que debe garantizar la salud física y mental de los trabajadores. Esto viene a poner coto al abuso de la gran empresa, que precariza el empleo a través de la subcontratación, con ausencia de toda jornada de trabajo digna".

Mientras desde la Asociación de Mitilicultores de Chile (AmiChile) prefirieron no participar de este análisis, al argumentar la "falta de información objetiva"; desde SalmonChile no hubo respuesta.

Fuente: El Llanquihue

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl