Noticias

El salto ecológico del sector lechero

'En invierno ocupamos cerca de 2.000 bolos. No es tanto. Tratamos de hacer silos de fardos para no usar muchos, por el valor que tienen. Pero hay otras lecherías que ocupan solamente bolos y pueden llegar a ser unos 10.000 por temporada, como si nada. El problema más grande es qué se hace con el plástico que queda', cuenta Guido Aguilar, administrador del fundo Los Maitenes, ubicado en el camino a Riñihue, comuna de Los Lagos.

Se refiere a los silos para alimentación del ganado, tecnología con casi dos décadas de implementación en los campos, pero que va dejando un alto de films de nylon que hasta ahora no tenían un destino acorde con los tiempos, en cuanto a cuidado del medio ambiente y sustentabilidad. En rigor, son quemados, enterrados o se van acumulando, afeando el paisaje y contaminando.

Pero la situación está cambiando. En Los Maitenes están a la espera de que empiece a operar una innovadora solución para estos residuos plásticos.

La idea es articulada por la Municipalidad de Los Lagos, la que juntó a todos los actores y les planteó unir voluntades para hacer economía circular con estos plásticos. Con ese fin aportará un sitio de 5.000 metros cuadrados para el acopio de estos materiales, e hizo un convenio con una empresa de Puerto Montt que se dedica a desarrollar diversos productos plásticos, que podrían volver a estos campos en forma de mangueras, elementos de riego o membranas para tranques de acumulación de agua. De hecho, la empresa generó el piso plástico de la terraza del Teatro del Lago.

'Los tenemos listos, amontonados, para cuando nos digan que los podemos llevar. Con eso se nos va a arreglar todo, se va a ver más bonito y más limpio el campo', dice Aguilar.

Unión de voluntades

'Soy nacido y criado en Los Lagos, hermoso lugar, pero nos hemos dado cuenta de que día a día en nuestra área agrícola, que genera valiosos productos como la carne y la leche, van quedando los films que contienen el silo para alimentación arrumbados en la quebrada, detrás del establo o se queman en algún lugar escondido. Eso produce mucho daño al entorno, a la naturaleza y debemos tener conciencia. Dijimos esto no puede seguir ocurriendo, tenemos que juntarnos', señala Samuel Torres, alcalde de la comuna de Los Lagos.

Esa fue la partida para que su equipo técnico comenzara a convocar a todos los actores: a los dueños de fundo, con los cuales se coincidió en que la acumulación o la quema de este material es un daño irreversible al medio ambiente.

La segunda etapa fue preparar a los trabajadores de esos predios para generarles conciencia de la importancia de reciclar.

La tercera etapa consistió en buscar quién pudiera recibir estos desechos. En Puerto Montt encontraron a Plásticos Puelche, empresa que podría permitir hacer economía circular. Después de una visita técnica guiada a sus instalaciones y de que sus técnicos fueran a Los Lagos a ver el tipo de material, se cerró el círculo entre la empresa, el productor agrícola, el trabajador y el municipio.

'Triangulamos todas estas voluntades y logramos un convenio de colaboración en que estas tres partes triangulan para sacar el film que está en el campo hasta un centro de acopio que aportará la municipalidad. Es el sello que queremos entregar y queremos hacer la invitación a todos. Cada fundo produce alrededor de 5.000 bolos y en este primer convenio van a entrar alrededor de 15 fundos de Los Lagos. Esperamos masificarlo y que se integren más actores, como las cooperativas lecheras de la región. Esto tiene que ser conciencia colectiva de todo el país', señala el alcalde Torres.

En el terreno de media hectárea que aporta el municipio se acopiará el plástico que llegará desde los distintos fundos. Plásticos Puelche lo retirará una vez que se alcancen unos 7 mil kilos promedio, que es un volumen atractivo para asumir el costo de transporte y llevárselo.

La empresa produce mangueras, membranas para acumulación de agua, estanques y toda la línea de matricería de agua para los bebederos, para el traslado de agua potable y un producto plástico que imita la madera, como tablas, para ser instaladas sobre todo en el borde costero, porque no se corroe ni se rompe. El ejemplo está en el muelle que se hizo en Frutillar, en la terraza del Teatro del Lago y en un muelle flotante que está en Puerto Varas.

'Esto es cosa de voluntad y conciencia, nada más. No podemos seguir contaminando nuestra tierra, el agua, las quebradas. Es nuestra obligación y deber cuidar, conservar y preservar esto para las nuevas generaciones', destaca el alcalde.

Mientras, en los próximos meses, cuando termine el invierno, se verá cómo funcionó la iniciativa, que por ahora es calificada de aprendizaje.

A la vuelta de los años, el círculo podría cerrarse con la llegada de vuelta de mangueras u otros materiales de riego, o incluso 'madera' plástica para las veredas o bancos de las plazas de la comuna.

Fuente: Revista del Campo – El Mercurio

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl