Noticias

Ganado: fórmulas para enfrentar la sequía

La sequía tiene al sector ganadero sin alimentos para sus animales. Si bien esta situación ha afectado a todos los rubros, hasta ahora son los crianceros y los engorderos —especialmente los de la zona centro-norte— los que se han visto más perjudicados.

'La desvalorización de los animales por la pérdida de peso es compleja de cuantificar, pero en el escenario actual, la depreciación estaría bordeando el 60% y podría seguir empeorando, por lo que los crianceros y la engorda desaparecerían en el corto plazo en la zona central', asegura el veterinario Rodrigo Prado, exprofesor de la Universidad de Chile, doctor en EE.UU. y Escocia.

Considerando que los pronósticos descartan que la situación hídrica del país vaya a mejorar, los expertos coinciden en que los ganaderos, especialmente los de la zona centro-sur y sur, deberían tomar medidas para suavizar los efectos de la sequía.

Dado que el pronóstico es que en los próximos meses las lluvias podrían tender a ser normales para la época, los ganaderos —especialmente del Maule hasta Magallanes— deben adoptar medidas para que esa agua no se pierda. Una alternativa para lograr ese objetivo es establecer sistemas de captación y almacenamiento de aguas en los predios, como tranques prediales; acompañados de sistemas de riego de bajo costo, como mangas o pequeñas válvulas de presión que permitan distribuir el agua con mayor facilidad a través de los predios. Es importante que el uso de estas herramientas sean complementadas con medidas de mitigación que apunten a disminuir el estrés calórico de los animales durante el verano.

'En ese sentido, lo principal será asegurarse que los animales cuenten con sombra, lo que ayudará a que su demanda por agua no se incremente aún más', complementa Rodrigo Arias, académico del Instituto de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agrarias de la U. Austral.

Los expertos, además, concuerdan en que se deben utilizar variedades con una alta resistencia a la sequía, como alfalfa y trébol rosado, para evitar gastar agua en plantas que no resisten la escasez hídrica, explica Christian Hepp, coordinador nacional del Programa de Sistemas Ganaderos del INIA. Carlos Díaz Boudon, asesor ganadero, propone que en casos extremos se usen variedades como Falaris, mezcladas con tréboles subterráneos, que pueden sobrevivir sin regar hasta 6 meses. Además, se recomienda incorporar —de forma paralela a la pradera— variedades de maíz o cereal.

Otra tarea importante es evitar el sobrepastoreo y hacer un buen manejo de la pradera y planificar una estrategia que incorpore, por ejemplo, camas de engorda para aves. Si la situación hídrica o de disponibilidad de forraje no mejora, es una opción trasladar los animales al sur.

Vea reportaje completo en www.elmercurio.com/campo

Fuente: El Mercurio - Revista del Campo

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl