Noticias

Productores y dirigentes entregan sus proyecciones

Incertidumbre es la palabra que más se repite al dialogar con los productores y dirigentes gremiales del agro. Pese a que sector ha sido uno de los menos afectados negativamente tras el estallido social el panorama no está del todo claro, ya que aún no es posible medir el verdadero impacto de este nueva variable que se suma a la actividad agrícola.

El tipo de cambio jugará un rol fundamental en 2020, ya que si bien un precio de dólar alto es bien recibido por los exportadores, no ocurre lo mismo para quienes proyectan iniciar o ampliar su negocio, pues tendrán que enfrentarse a insumos más caros.

Pese a que en rubros como la lechería, la ganadería y la fruticultura las expectativas de crecimiento son más positivas, una parte importante de los entrevistados prefiere ser más cauteloso. Campo Sureño conversó con nueve actores del sector con nueve actores del sector

LECHE

Si bien siempre será complejo entregar proyecciones en un contexto como el actual, el presidente de Fedeleche, Eduardo Schwerter,  dialogó con Campo Sureño acerca de las perspectivas del sector lechero de cara al año 2020. 

Explicó que luego de afrontar varias temporadas complejas debido a factores económicos y climáticos, la lechería empieza a levantar cabeza.   “Este año se observó un favorable aumento de los precios pagado a productor, situación que permite retomar algunas inversiones,  no obstante,  los costos de los insumos y el arrastre de una descapitalización,  que se sumó a los efectos de la última sequía estival, hacen que la recepción de leche cruda continúe por debajo del ejercicio previo”.

Agregó que,  “ de mejorar las condiciones de mercado y de clima, es esperable una recuperación de la producción en 2020. Más aún considerando que entrará en vigencia la nueva ley de etiquetado de la leche y de los productos lácteos, que permitirá conocer el origen de la materia prima con que se elaboran los productos, y que podría ser un aliciente, dada la preferencia del consumidor por la calidad y confianza de lo que producimos localmente”. 

En materia de comercio exterior, puntualizó que “se prevé que el mercado internacional seguirá con un comportamiento estable, con precios y una demanda firme, que a nivel local esperamos se refleje en un incentivo a nuestras exportaciones lácteas”.

 

POR RUBROS

-Roberto Heise, presidente de Sofo A.G.

El crecimiento del sector agrícola para el año 2020 estará influenciado en gran medida por el precio del dólar. Nuestros precios están integrados a los circuitos internacionales y consecuentemente con ello muy vinculados a esta divisa.

De esta forma, cambios de tendencia en el hemisferio norte tienen repercusiones directas en nuestro mercado, como también cambios de políticas internas en Argentina pueden tener impacto en los mercados agroalimentarios en Chile.

La agricultura es una actividad de ciclos anuales, por lo que de mantenerse la divisa dólar en torno 750 pesos nos favorecerá en la venta de nuestros productos, pero nos afectará de la misma forma en la compra de insumos para iniciar un nuevo ciclo.

Si bien aún no se inicia la temporada de cosecha de granos en La Araucanía, las expectativas parecen buenas, pero aún no se terminan de llenar los granos por lo que a nuestros cultivos aún les queda camino por recorrer. Cabe destacar que nuestra región produce cerca del 50% del trigo que abastece al país.

El atractivo mercado chino para la fruta y carne chilena, está en expansión, pero no hay que olvidar que es un comprador que exige altos estándares de calidad e inocuidad de los productos que importa.

 

-Luis Amthauer, productor ganadero

Hay que ser siempre optimista. La genética en este ámbito es muy importante y se va progresando. Para el próximo año creo que se debe seguir perfeccionando las praderas, abonando, y mejorando la comercialización, la que es irregular y hay que seguir trabajando en ello.

Tenemos una superficie importante y la cantidad de cabezas puede mantenerse o aumentar. La región de Los Lagos tiene la capacidad para crecer y solo hay que apostar por un trabajo sólido.

Creo que hay dos aspectos claves que impulsarían el crecimiento, como es en primer lugar la genética que es imprescindible. Si no hay genética hay crecimiento, pero no hay mejoramiento. Este cambio lleva a un aumento de carne por hectárea, y en segundo lugar es necesaria la comercialización, donde falta más inversión y más crédito.

 

MÁS VOCES

-Christian Arntz, presidente de Sago

Como primer concepto tendríamos que decir que en este momento cualquier proyección para 2020 es algo incierta, pues el agro no está ajena a los procesos sociales y económicos que está viviendo nuestro país, a partir del pasado 18 de octubre.  Las inversiones en algunos rubros se han visto frenadas hasta no tener mayor claridad del escenario político y económico. Muchas dependen en gran parte del comportamiento del dólar, por lo que la actual incertidumbre económica general se traslada inevitablemente al agro.

En el área de la carne los precios en el mercado local e internacional no han sido muy buenos. Sin duda para el próximo año es el precio del dólar el elemento clave. Este año en el primer semestre debido a la devaluación del peso argentino, la carne que entró a nuestro país lo hizo con un precio muy bajo, lo que se tradujo en una disminución del precio del ganado local. Después en octubre con el alza del dólar en nuestro país, hubo un beneficio para el productor ya que las exportaciones tuvieron un mejor valor. Por esto es que decimos que el 2020 dependerá de lo que pase con el dólar en nuestro mercado y también con las posibles devaluaciones de las monedas relevantes de los países del Mercosur como son Argentina, Paraguay y Brasil

Debido a las condiciones climáticas de inicios de este año, sequía de verano-otoño, hubo una disminución en la producción, lo que acarreó un aumento de precio por la mayor competencia por leche que exhibieron las plantas, a contar de la mitad del año y hasta ahora, lo que sin duda fue positivo y se espera se mantenga para el 2020 ya que el mercado internacional ha estado relativamente estable y las condiciones de la primavera actual, han sido buenas logrando de alguna manera compensar el comienzo de año negativo

 

-Víctor Valentin, presidente de Saval FG

El productor lidia día a día con estas variables, pero a su vez necesita de otras certezas de como viene la mano para invertir, y si no existe o no tiene esas señales muchos productores no realizarán las inversiones planificadas hasta no contar con los elementos de decisión que fijen la conducta a seguir, es decir, es difícil pronosticar con cierta certeza el año 2020; el año agrícola esta lanzado y solos esperamos que los precios se mantengan con normalidad para poder transar esta temporada nuestra producción sin problemas.

En algunos rubros relacionados con la exportación el alza del tipo de cambio se prevé como positivo, pero también incidirá en los insumos necesarios para producir.

 

-Bruno Rubilar Gómez, presidente de Aproval

No es fácil proyectar lo que será la próxima temporada para una actividad tan volátil y expuesta a factores naturales y de mercado que son impredecibles. Sin embargo, considerando la dinámica que se viene dando en el cierre de la campaña actual, podríamos decir que, al menos las reservas de forraje conservado que se están cosechando en esta primavera, permiten proyectar un adecuado abastecimiento de este insumo para el próximo año. A diferencia de lo que ocurrió el año pasado, las siembras de maíz también se han desarrollado en forma oportuna y, de no mediar situaciones anormales (como las heladas de enero 2019), también deberíamos disponer de una buena cosecha.

Las condiciones de compra de las procesadoras también están más o menos claras hasta el próximo invierno y asumiendo un verano "normal", sería esperable un comportamiento de la producción al alza respecto de lo que ocurrirá este año.

La evolución esperada del tipo de cambio y las proyecciones de los precios internacionales también ofrecen un escenario que atenúa la presión de las importaciones sobre el mercado interno e incentivan la alternativa de exportar, generando un contexto favorable a la demanda de leche fresca que esperamos se transforme en realidad.

 

Más detalles del artículo AQUÍ  

Fuente: Revista Campo Sureño

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl