Noticias

América del Sur lista para crecer en producción de leche

Inmediatamente después de un 2019 durante el cual el crecimiento de la producción de leche no se materializó, América del Sur está bien posicionada para ver crecer los volúmenes este año.

Ya, los primeros datos  indican que la producción ha comenzado 2020 con una nota positiva. Sin embargo, los riesgos también están presentes, lo que podría afectar el aumento en los próximos meses.

Después de un fuerte año de producción de leche en 2018, la mayoría de los países de América del Sur fueron testigos de una disminución del volumen en 2019.

Los exportadores más destacados de la región, Argentina y Uruguay, registraron una disminución de la producción de 1.7% y 4.2%, respectivamente. En la costa oeste del continente, la producción de Chile cayó un 1,4%, mientras que los volúmenes de Colombia cayeron un 7,2%.

Los datos preliminares indican que la producción de leche en Brasil creció un 2,2%, aunque es importante tener en cuenta que la producción de 2018 se redujo artificialmente por la huelga de camioneros que impidió que la leche se recogiera durante diez días en mayo y junio.

La mayoría de los descensos del año pasado se atribuyen al clima inconsistente con demasiada lluvia o muy poca, lo que impidió el desarrollo de pasturas de buena calidad en muchas de las áreas lácteas clave del continente.

Según la Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), el fenómeno de El Niño estuvo vigente durante los primeros dos tercios del año, deslizándose a un patrón neutral en los últimos meses de 2019. Al final del año, el clima seco se había convertido en una preocupación en la mayor parte del continente.

Hasta ahora, a principios de 2020, las cosas parecen haber comenzado mejor. La producción de leche de enero en Argentina registró un impresionante salto interanual del 5,5%, mientras que las partes interesadas de la industria en Uruguay indican que los volúmenes aumentaron aproximadamente un 2,0% durante el mes.

Aunque los datos oficiales aún no están disponibles, se esperan cifras igualmente positivas de otros actores regionales.

La disponibilidad mejorada de humedad en las primeras semanas del año impulsó estas expansiones de volumen. Sin embargo, de cara al futuro, los problemas climáticos siguen siendo motivo de preocupación. Han pasado semanas desde que la mayoría de las áreas lecheras de América del Sur no han recibido una buena lluvia, y la calidad del forraje está sufriendo como resultado.

Será crítico que las áreas lácteas del continente tengan algo de precipitación en las próximas semanas si se continúa con la tendencia de aumentar la producción de leche.

A los márgenes de los productores les ha ido razonablemente bien en las últimas semanas, aunque los precios de la leche se mantienen obstinadamente entre aproximadamente $ 0.30 a $ 0.35 por litro.

Los costos operativos, y especialmente los precios de los alimentos, se han mantenido modestos, lo que respalda la rentabilidad de los agricultores.

Sin embargo, la disminución de los inventarios de granos antes de la cosecha de granos de América del Sur está comenzando a presionar al alza los precios de los concentrados. Será fundamental que la rentabilidad del agricultor se mantenga al menos en los niveles actuales para que se produzca una mayor producción de leche.

Del lado de la demanda de la ecuación, América del Sur, y especialmente el mayor consumidor de lácteos del continente, Brasil, han estado esperando mejorar el desempeño económico en 2020. El aumento de la actividad económica debería alentar la bonanza del consumidor y, a su vez, la compra de productos lácteos. Sin embargo, el brote de COVID-19 está exponiendo la fragilidad de estas expectativas de consumo.

Si bien la llegada del virus a América del Sur ha sido más lenta que en otras partes del mundo, existen preocupaciones importantes sobre la capacidad de la región para restringir la propagación del virus.

Además, como proveedor principal de productos básicos para el resto del mundo, América del Sur seguramente sentirá las repercusiones de una desaceleración económica mundial debido a la epidemia.

A pesar de los numerosos riesgos, por el momento parece que 2020 será un año positivo para el crecimiento de la producción de leche en América del Sur.

Aunque será necesario que surjan las condiciones climáticas y de rentabilidad adecuadas para que esto se convierta en realidad, hay muchas razones para ser optimistas sobre el papel de América del Sur en el entorno mundial de los lácteos este año.

Por Mónica Ganley, directora de Quarterra y autor de la lechería de América Latina Actualización del mercado.

 

Fuente: https://www.dairyreporter.com/

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl