Noticias

Una década decisiva para los lácteos europeos

He estado en la industria láctea durante toda mi carrera profesional. Creo apasionadamente en el papel de la lechería para alimentar a una población en crecimiento y en la contribución de la industria a las sociedades de todo el mundo. Y cuando la gente me pregunta por qué creo que la industria láctea tiene un futuro brillante, mi respuesta es simple. Una y otra vez, el sector ha demostrado su capacidad para adaptarse, evolucionar y satisfacer las necesidades y expectativas cambiantes de los consumidores.

La década de 2020 será una década definitoria en la que tendremos que usar esta capacidad más que nunca para abordar los desafíos urgentes de sostenibilidad. Y esta agilidad no solo es necesaria en la industria láctea y alimentaria, sino en todo el continente europeo. La respuesta debe ser de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, por lo que el Acuerdo Verde de la Comisión de la UE es oportuno y necesario.

La visión para Europa incluye convertirse en el primer continente neutral para el clima para 2050, impulsar la economía, mejorar la salud y la calidad de vida de las personas y cuidar la naturaleza. Subraya que las políticas deben apoyar una transición justa e inclusiva que no deje a nadie atrás.

Creo que la industria láctea europea es fundamental para ayudar a lograr esto. El sector escala el continente, proporciona empleos, estimula las economías de las zonas rurales, proporciona nutrición a millones de ciudadanos y es una parte importante de nuestra cultura y tradiciones alimentarias europeas.

Además de todo esto, los productores lecheros son custodios de gran parte del medio ambiente del continente. Al estar en la primera línea del cambio climático, contribuyen al problema, pero también se encuentran entre las primeras víctimas de los patrones climáticos cambiantes y sienten las consecuencias directamente en sus granjas y en su economía.

Junto con nuestros agricultores cooperativos, tenemos un gran sentido de responsabilidad de liderar a nuestro sector para abordar los desafíos. Estamos orgullosos de los múltiples pasos que ya hemos dado para crear un futuro más sostenible para los productos lácteos, sin embargo, también reconocemos que hay mucho más por hacer. Estamos comprometidos a convertirnos en carbono neto cero para 2050 y trabajar activamente en otros desafíos clave como la nutrición, la asequibilidad, el bienestar de los animales, los envases y los desechos.

Hace unas semanas, estuve en el Parlamento Europeo para lanzar y discutir un nuevo informe independiente, que establece el camino para un sector lácteo europeo sostenible. Tuvimos una discusión estimulante con diferentes puntos de vista sobre el papel de los lácteos en la sociedad en el futuro y cómo, como industria, puede enfrentar el desafío de la sostenibilidad.

El informe tiene 25 recomendaciones sobre dónde y cómo necesitábamos comenzar, para la industria, el gobierno, los minoristas y los investigadores. Establece claramente los desafíos para la industria láctea. Pero también subraya cuánto le devuelve el sector lácteo a Europa y cuán compleja e interconectada es la sostenibilidad.

La sostenibilidad se trata de combatir el cambio climático y proteger el medio ambiente. Pero también se trata de la estabilidad financiera y social, así como el mantenimiento de la buena salud y la calidad de vida de los ciudadanos europeos.

El debate público cada vez más polarizado sobre los productos lácteos a menudo no tiene en cuenta estos aspectos extremadamente complejos e interrelacionados de la sostenibilidad. Elegir el camino correcto no es una tarea fácil y el informe deja en claro que nuestra respuesta debe reflejar esta complejidad y que las compensaciones deben minimizarse.

Es evidente que ningún agricultor, ninguna industria, ningún país puede hacer los cambios necesarios por su cuenta. Necesitamos modelos de colaboración y un marco de políticas para Europa que motive e incentive el cambio positivo mientras mantiene un campo de juego nivelado en toda la cadena alimentaria. El entorno político debería estar impulsado por la ciencia y por pruebas sólidas en lugar de por sentimientos.

Al mirar hacia el 2020, más que nunca es hora de nuevas ideas y acciones concretas. Por lo tanto, necesitamos unir a la industria láctea, el gobierno, la sociedad y la academia para construir una comprensión más profunda de los problemas y las compensaciones y estimular el pensamiento innovador. En última instancia, esto conducirá a una mejor formulación de políticas, creando un entorno en el que los jugadores de toda la cadena de valor están incluidos, habilitados y son responsables de ofrecer un futuro brillante y sostenible para los productos lácteos.

Por Peder Tuborgh, CEO del grupo Arla Foods

Sobre el autor

Desde que se unió a Arla Foods en 1987, Peder ha progresado progresivamente a través de puestos de alta dirección. Primero a través de funciones de marketing en Alemania, Arabia Saudita y Dinamarca, y luego a través de funciones de gestión general, como Director de División y Director Ejecutivo de Grupo con responsabilidad en los mercados nórdicos. En 2005, se convirtió en CEO de Arla Foods a los 42 años, el CEO más joven en la historia de la compañía. Peder tiene una Maestría en Economía y Administración de Empresas de la Universidad de Odense.

Fuente: Arla

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl