Noticias

Precios de los lácteos de FAO se mantienen estables

El índice de precios de los alimentos de la FAO* se situó en septiembre de 2020 en un promedio de 97,9 puntos, es decir, 2,0 puntos (un 2,1 %) más que en agosto y ya 4,6 puntos (un 5,0 %) por encima de su valor hace un año. El valor de septiembre, el más elevado desde febrero de 2020, representó el cuarto aumento mensual consecutivo.

Los precios mucho más firmes de los aceites vegetales y los cereales explican la última subida del índice. Por el contrario, los precios de los productos lácteos se mantuvieron en general estables, mientras que los del azúcar y la carne retrocedieron respecto de sus niveles de agosto. El índice de precios de los alimentos de la FAO, publicado mensualmente, rastrea los precios internacionales de los productos alimenticios más comercializados.

 

Datos septiembre 

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 102,2 puntos en septiembre, prácticamente sin variación respecto de agosto y 2,5 puntos (un 2,5 %) más que en el mismo mes del año pasado.

Los aumentos moderados en las cotizaciones de la mantequilla, el queso y la leche desnatada en polvo se vieron compensados por una caída en las cotizaciones de la leche entera en polvo, por lo que el índice se mantuvo prácticamente estable en septiembre.  Los precios de la mantequilla aumentaron debido a la gran demanda de entregas a corto plazo y una menor elaboración en Europa, mientras que las cotizaciones del queso subieron ligeramente a causa de un aumento en la demanda de importaciones sumado a una mayor demanda interna en Europa a pesar de la continua debilidad de las ventas de servicios alimentarios.

Las cotizaciones de la leche desnatada en polvo también subieron como resultado de una cierta escasez de suministros en Europa, donde la producción lechera experimenta una reducción estacional. Por el contrario, disminuyeron los precios de la leche entera en polvo al atenuarse la demanda de importaciones, especialmente en Medio Oriente, mientras la producción en Oceanía se aproximaba a su máximo estacional.

» El índice de precios de la carne de la FAO** se situó en un promedio de 91,6 puntos en septiembre, con un ligero descenso (un 0,9 %) respecto de agosto, siguiendo la tendencia general a la baja observada desde enero de este año. En términos interanuales, el índice se ubica 9,5 puntos (un 9,4 %) por debajo del valor registrado en el mismo mes del año pasado.

En septiembre, disminuyeron las cotizaciones de la carne de cerdo, en parte a raíz de la decisión de China de imponer una prohibición a las importaciones procedentes de Alemania después de que se detectaran casos de peste porcina africana entre jabalíes salvajes, mientras que los precios de la carne de ovino se debilitaron a causa de los elevados suministros estacionales procedentes de Australia.

Por el contrario, aumentaron las cotizaciones de la carne de aves de corral, sustentadas por el ritmo acelerado de las ventas internacionales y los limitados suministros del Brasil para la exportación. Los precios de la carne de bovino se mantuvieron estables, ya que el aumento de las cotizaciones de los productos brasileños se vio prácticamente compensado por una disminución de las cotizaciones de los procedentes de Australia, principalmente debido a las condiciones subyacentes de la demanda de importaciones a que se enfrentaba cada mercado.

» El índice de precios del azúcar de la FAO registró un promedio de 79,0 puntos en septiembre, esto es, 2,1 puntos (un 2,6 %) menos que en agosto. El descenso de los precios internacionales del azúcar fue fundamentalmente una reacción a las expectativas de un excedente de producción mundial de azúcar en la nueva campaña 2020/21. Las indicaciones más recientes apuntan a una importante recuperación de la producción en la India, segundo mayor productor de azúcar del mundo, así como a una cuantiosa producción en el Brasil, el mayor exportador del mundo, tras el descenso registrado en la última campaña. Además, la persistente debilidad del real brasileño frente al dólar de los EE.UU. contribuyó a reducir los precios mundiales del azúcar.

El índice de precios de hortalizas de la FAO subió un 6,0 por ciento en septiembre, alcanzando un máximo de ocho meses, ya que las cotizaciones de los aceites de palma, semillas de girasol y soja aumentaron en sintonía con la firme demanda mundial.

Los mercados de cereales siguen estando bien abastecidos

El índice de precios de cereales de la FAO subió un 5,1 por ciento desde agosto y ahora es un 13,6 por ciento más alto que hace un año. Las cotizaciones más elevadas del precio del trigo lideraron el aumento, impulsadas por la dinámica actividad comercial en medio de preocupaciones sobre las perspectivas de producción en el hemisferio sur, así como por las condiciones secas que afectan a las siembras de trigo de invierno en Europa. Los precios del maíz también aumentaron, en respuesta a las menores perspectivas de producción en la Unión Europea y una revisión a la baja de los suministros remanentes en los Estados Unidos de América. Los precios internacionales del sorgo y la cebada también subieron, mientras que los del arroz bajaron.

La FAO también publicó  nuevas previsiones para la producción mundial de cereales, ligeramente recortadas de las proyecciones del mes pasado, y ahora fijadas en 2762 millones de toneladas para 2020, todavía un máximo histórico y un 2,1 por ciento más que la producción del año anterior.

La nueva evaluación, descrita en el Resumen de la oferta y la demanda de cereales de la FAO , destaca las expectativas de una producción mundial de cereales secundarios de 1 488 millones de toneladas, una reducción del 0,5 por ciento con respecto al informe anterior debido a los impactos del clima en los cultivos de maíz en varios países grandes productores y gracias a mejorar las perspectivas de la cebada. La producción mundial de trigo para 2020 se estima ahora en 765 millones de toneladas, un récord, marcado por un clima propicio en Australia. Se espera que la producción mundial de arroz sea de 509,1 millones de toneladas, también un nivel récord y sin cambios con respecto a las proyecciones del mes pasado.

La utilización mundial de cereales en 2020/21 se pronostica en 2 744 millones de toneladas, un 2,0 por ciento más que el año anterior. Más de la mitad corresponde a cereales secundarios, que ahora se pronostican en 1 477 millones de toneladas, mientras que la utilización de trigo está fijada en 757 millones de toneladas, aumentando con el aumento del consumo en China y la India. Se espera que la utilización mundial de arroz alcance un nuevo récord de 510,5 millones de toneladas.

Las existencias mundiales de cereales se pronostican ahora en 890 millones de toneladas al cierre de las temporadas en 2021, un máximo histórico impulsado por los crecientes inventarios de trigo en China. Si se confirman las nuevas proyecciones, la relación entre las existencias mundiales de cereales y el uso en 2020/21 será del 31,6 por ciento, solo ligeramente por debajo de la relación 2019/20, pero aún relativamente alta desde una perspectiva histórica.

También se espera que el comercio mundial de cereales alcance un máximo histórico de 448 millones de toneladas en 2020/21, un 2,4 por ciento más que el año anterior y más que el pronóstico anterior de la FAO en septiembre. Más detalles están disponibles aquí .

Fuente: http://www.fao.org/

 

 

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl