Noticias

Fonterra alista nueva estructura de capital para detener el flujo de suministro de leche a los competidores

El presidente de Fonterra, Peter McBride, dijo que la nueva estructura de capital y la estrategia de la compañía están entrelazadas y que los cambios propuestos son una decisión crítica que no se toma a la ligera.

Fonterra tiene la intención de presentar la nueva propuesta de estructura de capital a los accionistas en la reunión anual de diciembre.

McBride cree que la lógica de la propuesta y las enmiendas realizadas durante 12 meses de redacción y consulta a los agricultores entregarán la aprobación necesaria del 75% para los cambios constitucionales.

Una de las principales razones por las que los agricultores abandonan la cooperativa es el alto nivel de inversión obligatoria.

"La participación accionaria flexible ayudaría a nivelar el campo de juego con los competidores, muchos de los cuales están respaldados por extranjeros y no requieren que los agricultores inviertan capital", dijo McBride.

La nueva estructura accionarial flexible establecería un requisito de participación mínima del 33% del suministro de leche y seis años para alcanzar ese nivel.

Los accionistas existentes que deseen vender inicialmente tendrían hasta 15 temporadas para salir, reduciendo anualmente a 10 temporadas, para apoyar la liquidez y dar a los agricultores una mayor opción de permanecer involucrados. Esto también se aplica a las granjas que están cambiando el suministro a otro procesador.

Las acciones de suministro se comprarían y venderían en el mercado existente operado por NZX solo entre agricultores, con algunos fondos reservados para ayudar a obtener liquidez en el mercado.

La participación máxima es cuatro veces el suministro de leche, una duplicación del requisito actual. Fonterra cree que esto ayudará a lograr el equilibrio entre la liquidez en el mercado y evitar una concentración significativa de la propiedad.

"Vemos que el suministro total de leche de Nueva Zelanda probablemente disminuya, y se estanque en el mejor de los casos", dijo.

Las tierras de cultivo están dejando la lechería en lugar de convertirse en productos lácteos.

"Nuestra participación en esa disminución depende de las acciones que tomemos con nuestra estructura de capital, desempeño, productividad y sostenibilidad", dijo.

"Si no hacemos nada, es probable que veamos una disminución de alrededor del 12-20% para 2030 según los escenarios que hemos modelado.

El éxito en el futuro significa un suministro sostenible de leche en un entorno cada vez más competitivo, presiones ambientales, nuevas regulaciones y cambios en el uso de la tierra”, argumentó McBride

"Desde lo que es ahora una posición de fortaleza financiera, podemos comunicar nuestras intenciones y asegurarnos de que podemos cumplir".

El modelo ha llevado a probables consecuencias de no actuar, y estas no se publican para asustar a los agricultores para que apoyen la propuesta.

"Nuestro precio de la leche podría ser más bajo para 2030 si no hacemos cambios en la estructura de capital y continuamos perdiendo participación de mercado al ritmo de las últimas cinco temporadas", puntualizó McBride.

 

Salida a bolsa de filial australiana y salida de Chile

Fonterra opera en Australia ocho plantas de fabricación en Victoria y Tasmania y emplea a unas 1.600 personas. Recolecta leche de granjeros australianos y fabrica marcas lácteas conocidas como la mantequilla Western Star, el queso Bega y los quesos Perfect Italiano.

El negocio también comercializa ingredientes lácteos a muchas de las compañías de alimentos más grandes del mundo y vende a la industria de servicios de alimentos.

La Cooperativa también está buscando vender sus activos chilenos: el procesador de leche Prolesur, una subsidiaria de Soprole, que es una marca de lácteos de consumo también propiedad de Fonterra.

A través de estas desinversiones, el presidente ejecutivo de Fonterra, Miles Hurrell, tiene como objetivo devolver alrededor de $NZ 1 mil millones ($ 970 millones) a los accionistas para 2024.

El director gerente de Fonterra Australia, René Dedoncker, dijo a The Australian Financial Review que una apertura es la opción preferida, pero también se puede considerar una venta comercial o una asociación de capital privado.

Fonterra tiene más de $ 1 mil millones de activos en Australia, que generaron alrededor de $ 69 millones en ganancias antes de intereses en impuestos el año fiscal pasado.

Dedoncker dijo que al cambiar la estructura de propiedad, Fonterra obtiene "lo mejor de ambos mundos", y la OPI impulsará la inversión de capital a nivel local, mientras que la Cooperativa se centrará en llevar la nutrición, la ciencia, la procedencia y la sostenibilidad al mundo.

"Estamos en un punto en el que saben que necesitamos invertir para seguir siendo relevantes y realmente cumplir con nuestro potencial. Ahora trabajaremos exactamente en qué opción vamos, pero lo más probable es que todos estemos enfocados en una OPI", dijo Dedoncker.

Dedoncker dijo que el negocio nacional "duplicará" la innovación de productos que se encuentran en los estantes de los supermercados y en los restaurantes con chefs.

Fonterra espera nombrar dos bancos de inversión dentro de los 10 días, y planea hacer otro anuncio para Navidad sobre sus planes.

Venta de activos

La Cooperativa, que ha estado vendiendo activos y recortando costos después de grandes pérdidas en 2019, dijo que la deuda neta se redujo en $NZ 872 millones a $NZ 3.800 millones en el año fiscal 2021.

En los últimos seis meses, Fonterra ha vendido dos granjas lecheras en China y en 2019 vendió Tip Top Ice Cream Company bajo el asesoramiento de First NZ Capital (Jarden), lo que puede hacer que la firma sea un contendiente principal para el papel de asesor de IPO.

El analista de Jarden, Arie Dekker, dijo que las ventas de los activos chilenos y australianos serían positivas porque reducirían la base de capital, ayudarían con un mayor pago de la deuda y allanarían el camino para los dividendos especiales de $NZ 1 mil millones para 2024.

Los resultados financieros de Fonterra en 2021 revelaron un precio final de la leche de $ 7.54 por kilogramo de sólidos lácteos, ganancias normalizadas por acción de NZ34 ¢ y un dividendo final de NZ15 ¢, llevando el dividendo total del año a NZ20 ¢ por acción.

La ganancia neta reportada después de impuestos cayó $NZ 60 millones ($ 58 millones) a $NZ 599 millones en todo el año, pero el año fiscal anterior incluyó ganancias de las desinversiones de DFE Pharma y Foodspring.

Hurrell dijo que es probable que continúe el fuerte precio de la leche, lo que es bueno para los agricultores. Pero esto podría exprimir los márgenes de ventas y las ganancias del grupo.

Las metas de Fonterra para el año fiscal 2030 incluyen un rango promedio de precios de la leche para la década de $ 6.50 a $ 7.50 por kgMS; un aumento del 40 al 50 por ciento en las ganancias operativas a partir de 2021, lo que elevaría los dividendos a NZ40¢ a NZ45¢ por acción; y un rendimiento del capital del grupo del 9% al 10%.

 

Fuente: https://edairynews.com/

 

© 2002 FEDELECHE F.G.. Todos los derechos reservados. Implementa innovate.cl