FAO: Sube el índice de precios ante la escasez de mantequilla

Los precios mundiales de los productos alimenticios subieron en marzo, marcando su décima subida mensual consecutiva, con las cotizaciones de aceites vegetales y productos lácteos a la cabeza, informó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El Índice de Precios de Los Alimentos de la FAO,que realiza un seguimiento de los cambios mensuales en los precios internacionales de los productos alimenticios comúnmente negociados, promedió 118.5 puntos en marzo, 2.1 por ciento más que en febrero y alcanzando su nivel más alto desde junio de 2014.

Las tendencias variaron según los tipos de productos básicos. El aumento de marzo fue liderado por el Índice de Precios del Aceite vegetal de la FAO, que subió 8.0 por ciento con respecto al mes anterior para tocar un máximo de casi 10 años, con los precios del petróleo de soja subiendo fuertemente debido en parte a las perspectivas de una demanda firme del sector del biodiesel.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO aumentó 3.9 por ciento respecto a febrero, con los precios de la mantequilla impulsados por suministros algo ajustados en Europa asociados con el aumento de la demanda en previsión de una recuperación del sector de los servicios alimentarios. Los precios de la leche en polvo también aumentaron, apoyados por un aumento de las importaciones en Asia, particularmente en China, debido a la disminución de la producción en Oceanía y la escasa disponibilidad de contenedores marítimos en Europa y América del Norte.

El Índice de Precios de la Carne de la FAO también subió, un 2,3% respecto a febrero, con importaciones de China y un aumento de las ventas internas en Europa antes de la celebración de las vacaciones de Semana Santa que apuntala el aumento de las cotizaciones de aves de corral y carne de cerdo. Los precios de la carne bovina se mantuvieron estables, mientras que los precios de la carne ovina disminuyeron a medida que el clima seco en Nueva Zelandia llevó a los agricultores a descargar animales.

Por el contrario, el Índice de Precios de Cereales de la FAO cayó 1.8 por ciento, pero sigue siendo 26.5 por ciento más alto que en marzo de 2020. Los precios de exportación de trigo fueron los que más disminuyeron, reflejando generalmente buenos suministros y perspectivas de producción favorables para los cultivos de 2021. Los precios del maíz y el arroz también disminuyeron, mientras que los de sorgo aumentaron.

El Índice de Precios del Azúcar de la FAO disminuyó 4.0 por ciento en el mes, provocado por las perspectivas de grandes exportaciones de la India, pero se mantuvo más de 30 por ciento por encima de su nivel del año anterior.

Perspectivas positivas de cultivos de cereales en 2021

La FAO espera que la producción mundial de cereales aumente en 2021 por tercer año consecutivo y ha elevado su previsión preliminar de producción mundial de trigo en condiciones de cultivo mejores de lo previsto anteriormente en varios países. Se prevé que la producción mundial de trigo alcance un nuevo máximo de 785 millones de toneladas en 2021, un 1,4 por ciento más que en 2020, impulsada por un probable fuerte repunte en la mayor parte de Europa y las expectativas de una cosecha récord en la India.

También se esperan producciones por encima de la media para el maíz, con una cosecha récord prevista en Brasil y un máximo de varios años en Sudáfrica, según el Informe de Oferta y Demandade Cereales de la FAO, también publicado hoy.

Para la actual temporada de comercialización 2020/21, la utilización mundial de cereales se prevé ahora en 2 777 millones de toneladas, un 2,4 por ciento más que el año anterior, impulsada en gran medida por mayores estimaciones sobre el uso de piensos de trigo y cebada en China, donde el sector ganadero se está recuperando de la peste porcina africana.

Se prevé que las existencias mundiales de cereales a finales de 2021 disminuyan un 1,7 por ciento desde sus niveles iniciales hasta los 808 millones de toneladas. Combinado con las previsiones de utilización, se prevé que la relación entre el stock y el uso de cereales mundiales para 2020/21 baje a un mínimo de siete años del 28,4 por ciento.

La FAO también elevó su previsión para el comercio mundial de cereales durante 2020/21 a 466 millones de toneladas, un aumento del 5,8 por ciento con respecto al año anterior, impulsado por un comercio aún más rápido de granos gruesos vinculados a niveles sin precedentes de compras de maíz por parte de China. También para el arroz, se prevé que el comercio internacional se expanda un 6 por ciento interanual.

El Informe ofrece más detalles y evaluaciones actualizadas.

Fuente: http://www.fao.org/