Los sistemas de biogás ganan impulso en Norteamérica

A medida que la carrera por más fuentes de energía renovables continúa, los productores de leche pueden encontrarse en una posición única.

Los digestores de metano – sistemas de biogás capaces de procesar el estiércol y el metano tóxico de gases de efecto invernadero – pueden reducir los residuos de estiércol al tiempo que crean energía sostenible.

Esta solución simple podría ser capaz de resolver algunos problemas ambientales apremiantes mientras devuelve una inversión al agricultor en términos de energía, combustible e incluso compensación monetaria. En América del Norte, estas oportunidades están despegando en gran manera para los productores de productos lácteos.

Con muchas granjas norteamericanas que utilizan la gestión basada en confinamiento, los sistemas de biogás funcionan bien para adaptarse a sus configuraciones de manipulación de estiércol. Si bien existen algunas barreras en el camino, muchas personas y organizaciones se dedican a su proliferación en el futuro.

En todo el continente

Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus parte), más de 8.000 operaciones de productos lácteos y cerdos pueden tener un sistema de biogás, pero solo unos 250 los tienen instalados.

En Canadá, hay más de 200 sistemas de biogás en diferentes industrias con más de 35 proyectos en el sector lácteo específicamente, según Jennifer Green de la Asociación Canadiense de Biogás.

Algunas regiones de Canadá han experimentado más crecimiento para proyectos de biogás que otras debido a los impulsores de las políticas regionales", explica.

Por ejemplo, señala a Ontario, donde los programas ofrecidos desde 2008 hasta 2018 lanzaron el inicio de proyectos de biogás en granjas, muchas de las cuales ahora operan bajo un acuerdo de compra de 20 años. El mayor interés por los proyectos de biogás en las granjas está creciendo a medida que se contemplan futuros programas y apoyo.

En los Estados Unidos y México se han puesto en marcha programas e incentivos similares para ampliar las oportunidades para que los productores de leche participen mediante la implementación de sistemas de biogás en sus operaciones.

Patrick Serfass, director ejecutivo del Consejo Americano de Biogás, está de acuerdo en que las políticas realmente han ayudado a acelerar la adopción en las granjas debido al trabajo realizado a nivel nacional y estatal.

"La industria del biogás, con la excepción de Europa, todavía no es realmente dominante", explica. "Eso significa que las políticas tienen un impacto significativo en la rapidez con la que crece la industria... mientras que la tecnología es la misma, las industrias del biogás en México, Estados Unidos y Canadá son muy diferentes".

Una mirada más cercana a la consolidación en los Estados Unidos

En los Estados Unidos, la consolidación de la industria láctea continúa. Las granjas con miles de vacas en el lugar tienen desafíos de sostenibilidad, pero las regulaciones y la tecnología están manteniendo el ritmo. Más información...

¿Vale la pena la inversión?

Lo que podría hacer que un sistema de biogás sea atractivo para los productores de leche es su aplicación práctica para gestionar el estiércol y su ajuste general en la operación láctea. Mediante el procesamiento del estiércol, la digestión anaeróbica elimina los olores y mejora el valor nutritivo del digestato para aplicar en los campos, creando una modificación mejorada del suelo.

Asimismo, el metano que se captura como subproducto de esta digestión anaeróbica se puede utilizar directamente para generar electricidad renovable en la granja, calor o gas natural renovable. En el futuro, existe el potencial de utilizar este biogás para equipos agrícolas.

"El sistema de biogás crea una oportunidad de bucle cerrado para las granjas que apoya una economía circular y un enorme beneficio ambiental", dice Green.

Cuando alimentas a tu vaca, la vaca produce estiércol que pones en el digestor. El digestor transforma el estiércol en un digestato rico en nutrientes que se remonta a la tierra que crea el cultivo que alimenta a la vaca".

Otras formas en que los agricultores pueden beneficiarse son las oportunidades de ingresos de vender energía y recuperar fibras de estiércol que se utilizarán para ropa de cama o al por menor. Algunos beneficios secundarios en el futuro también podrían incluir una percepción pública más positiva de la industria y el crecimiento del empleo rural instalando y administrando estos sistemas.

Hay algunas ventajas especiales para las lecherías en áreas remotas que enfrentan desafíos frecuentes. Por ejemplo, un pequeño lácteo de 80 vacas en la Península de Yucatán de México fue citado como un excelente candidato para un pequeño sistema de biogás, ya que manejaban estiércol en una zona enfrentada a inundaciones, huracanes y escasez de electricidad. Esto no sólo reduciría el alto riesgo de derrames e inundaciones de lagunas de estiércol, sino que también podría ofrecer energía limpia autosuficiente.

Soluciones y desafíos

La geografía y la estructura industrial plantean algunos desafíos únicos a la proliferación de la industria del biogás y las oportunidades en América del Norte.

Esto tiene que ver con las limitaciones naturales de la industria y la economía básica. Dado que la industria del biogás depende de los residuos orgánicos que utiliza como materia prima", explica el Serfass, "los proyectos de biogás tienden a ubicarse donde hay material orgánico. Los residuos orgánicos son muy húmedos y pesados, y por lo tanto caros de mover."

Sin embargo, añade que esto ha abierto puertas a la colaboración entre grupos de agricultores y procesadores de alimentos en los Estados Unidos. Esto incluye pequeñas granjas que se unen para utilizar un digestor comunal y trabajar con procesadores lácteos para reciclar sus aguas residuales en un digestor basado en granjas en lugar de pagar para descargar sus residuos en el alcantarillado.

Programas como agstar de la EPA ayudan a dar a los agricultores las herramientas que necesitan para participar. Serfass también dice que las políticas, como la Norma Nacional de Combustibles Renovables y los estándares estatales de combustible bajo en carbono, permiten a los agricultores beneficiarse aún más porque pueden generar créditos para su producción de energía renovable que pueden crear nuevas fuentes de ingresos.

La Asociación Canadiense de Biogás también ha lanzado una campaña, Farming Biogas, que ayuda a conectar a los agricultores con información y recursos para implementar sus propios sistemas.

Green dice que el cambio de interés en el biogás en todo el país se ha notado con una mayor demanda de gas natural renovable, especialmente en regiones como Columbia Británica, Ontario y Quebec para incorporar esa energía a la red principal.

"Definitivamente dentro de la comunidad agrícola", dice, "ha habido más oportunidades incrementales de crecimiento en la última década".

México no está muy lejos en el desarrollo de más soluciones. Según un estudio, el biogás tiene el mayor potencial de desarrollo de cualquier biocombustible en la nación, pero se necesitan apoyo e incentivos continuos para llevarlo a los productores de leche.

Los esfuerzos están en curso, pero la oportunidad es real. Una y otra vez, los productores lácteos han compartido sus historias de éxito utilizando sistemas de biogás para transformar su forma de cultivar. En el futuro, la producción de energía podría ser un pilar de la industria.

Por Jaclyn Krymowski. Periodista independiente

Fuente: https://www.dairyglobal.net/