El secreto de la persona de mayor edad del mundo: mantequilla, queso, huevo y miel

Seker Arslan afirma ser la persona más anciana con vida después de celebrar su '119 cumpleaños' (¡con un pastel de 120!). Un error provado en base a la fecha de nacimiento impresa en el permiso de conducir de la mujer turca. La japonesa Kane Tanaka es declarada actualmente la persona de mayor edad del planeta. Sin embargo, todo puede cambiar si Arslan tiene la edad que acredita su carnet de conducción.

Lejos de la competitividad, su familia explica que la longevidad de la abuela se debe a la mantequilla, la miel, el huevo y el queso, entre otros métodos 'mágicos'.

La Sra. Arslan tiene seis hijos, 12 nietos y parece haber heredado su longevidad de su madre, que se dice que vivió hasta los 110 años.

Según medios turcos, Seker Arslan celebró cumplir 119 años el 27 de junio. La licencia de conducir de la Sra. Arslan muestra su fecha de nacimiento como 27 de junio de 1902. Esto la otorgaría 120 años. ​Los funcionarios locales quieren que se reconozca su cumpleaños para que pueda reclamar el título de persona viva más antigua, superando a la actual poseedor del récord, Kane Tanaka de Japón, que nació seis meses después de la Sra. Arslan, el 2 de enero de 1903.

Su hija, Serap Yueksel, atribuyó la larga vida de su madre a comer alimentos naturales como mantequilla, miel y queso. "La mantequilla, la miel y el queso siempre estuvieron en la mesa. Ella solía fermentar su yogur ella misma. Todavía toma un huevo duro en el desayuno'', dijo Yueksel, y agregó que aunque su madre tiene la enfermedad de Alzheimer, por lo demás se ha mantenido saludable. Según Yueksel, el único arrepentimiento de su madre es aún no tener bisnietos para agregar a su árbol genealógico.

No obstante, familia no le falta. Arslan vive con su hija, su yerno y dos nietos.

Susto por Covid-19

La familia relata que tuvo un susto cuando se contagiaron de Covid-19 hace seis meses. Afortunadamente, a pesar de compartir el mismo espacio que su pariente anciana, Seker Arslan, la abuela no se contagió.

La Sra. Arslan agradeció el cuidado de su familia en la celebración del cumpleaños, según los medios turcos. "Gracias a Dios, ni siquiera me enfermé. Ni siquiera contraje el coronavirus. Tú no tienes la enfermedad, yo tampoco '', dijo.

Arslan pasó la mayor parte de su día especial rezando y recordando recuerdos de su larga vida, en la que ha vivido la Primera Guerra Mundial, la pandemia de gripe española, la caída del Imperio Otomano, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría y ahora la pandemia de la Covid-19.

Fuente: https://www.elnacional.cat/