Las exportaciones lácteas de Nueva Zelanda llegarían a US$ 22 mil millones en 2030

La directora de insight de NZX, Julia Jones, dice que los agricultores de Nueva Zelanda son mucho mejores de lo que creen cuando se trata de producción láctea.

NZX pronostica que las exportaciones de lácteos de Nueva Zelanda alcanzarán los $ 22 mil millones para 2030 a medida que las empresas cambien a productos de mayor valor. El año pasado, las exportaciones de productos lácteos de Nueva Zelanda valieron 19.000 millones de dólares.

La directora de insight de NZX, Julia Jones, enfatizó que el pronóstico en el 2021 Dairy Outlook de NZX depende de una serie de factores que se alinean. "Es un punto en el tiempo con lo que sabemos hoy, así es como creemos que se verá en el futuro", dijo Jones.

Estos factores incluyen la suposición de que los precios promedio que la industria ha logrado durante los últimos cinco años continuarán y habrá una mayor disminución en la tierra utilizada para la producción lechera y el tamaño total del rebaño en NZ.

“La cantidad de vacas que podemos ordeñar se reducirá, la ciencia y la tecnología ayudarán a mantener la producción igual en el mejor de los casos; podría caer un 5% (para 2030)”, dijo.

Se espera una aceleración en la disminución del número de vacas debido al consejo de la Comisión de Cambio Climático de una reducción del 13% con respecto a los niveles de 2019 de 4,9 millones para 2030.

La tierra utilizada para la lechería ha ido disminuyendo lentamente desde 2016-17, un 1% menos que en las temporadas 2018-19 y 2019-20.

Siguiendo la tendencia promedio de las últimas cinco temporadas, el número de hectáreas efectivas en la lechería se reduciría en alrededor de 30.000 hectáreas a alrededor de 1,7 millones de hectáreas para 2030, desde los niveles de 2019-20.

También tuvo en cuenta los cambios dentro de la puerta de la granja debido a las nuevas regulaciones gubernamentales en torno a la política ambiental y mayores presiones por parte de los productores  y las empresas para mostrar sus credenciales ecológicas.

Se asume que las tendencias de productividad de la última década continuarán durante los próximos 10 años, lo que hará que la producción por vaca crezca de 385 a 431 kg MS por vaca en 2030.

Si bien la producción por vaca podría aumentar, la caída del 5% en la producción total de leche equivale a una caída de la producción de un estimado de 1,94 mil millones de kg MS en la temporada 2020-21 a 1,84 mil millones de kg MS.

El informe también cree que el impacto de las políticas de cambio climático de Nueva Zelanda no será tan grande como se pensaba. Si bien era probable que hubiera un impacto a corto plazo en los volúmenes de leche, los avances en la cría de animales harían que las vacas se volvieran aún más eficientes en la conversión de pasto en leche.

“Hay todas las oportunidades para ver crecer la producción de leche por hectárea, mientras caen las emisiones. Los costos caerán, debido a que se requiere menos alimento complementario y, como resultado, las ganancias aumentan ”, dijo el informe.

La producción de leche será cada vez más eficiente en Nueva Zelanda, la calidad seguirá mejorando y lo más probable es que la producción no caiga tan drásticamente como algunos creían.

Por el lado de las exportaciones, en los últimos cinco años ha habido un mayor crecimiento en las exportaciones de fórmulas para lactantes y de leche y nata líquidas que cualquier otra categoría.

Si la leche comienza a alejarse de la leche entera en polvo (LPE) y la tendencia de crecimiento de la mayoría de los demás productos continúa de la misma manera que lo ha hecho durante los últimos cinco años, habría una proporción mucho mayor de leche atribuida al valor agregado.

“Este es particularmente el caso de la leche y la nata líquidas, que ha experimentado tasas de crecimiento exponencial desde 2014-15 y ha experimentado un impulso particularmente grande a través de la pandemia”, dijo.

Jones dice que las exportaciones de ingredientes se valorarían aún más y Fonterra se estaba moviendo hacia el mercado de ingredientes de mayor valor, creando medicina deportiva y productos pediátricos. "Se trata de aumentar el valor del producto", dijo.

Jones dice que a medida que el consumo en todo el mundo continúa creciendo, si la oferta se reduce pero la calidad del producto aumenta, esto brinda oportunidades para mejores precios.

Ella dice que los productores de Nueva Zelanda son mucho mejores de lo que creen cuando se trata de producción láctea. Son ágiles, se concentran en sus animales y todavía hay oportunidades para producir buenos volúmenes de leche dentro de límites ambientales más estrictos.

Tenía plena fe en los procesadores y agricultores del país de que era una posibilidad si hacían todo lo correcto en la granja y mantenían su enfoque en los mercados extraterritoriales. Jones dice que esos clientes querían un producto lácteo que fuera natural y aumentara su inmunidad al covid.

"Al final del día, no se trata de lo que nos gusta, se trata de lo que les gusta a nuestros compradores y debemos centrarnos en lo que estos compradores quieren", dijo.

Fuente: Traducido por el OCLA de Farmers Weekly por Gerard Piddock