¿Puede Nueva Zelanda cumplir con sus objetivos de emisiones de metano?

Las emisiones de gases de efecto invernadero son un gran problema para la industria láctea, el principal sector generador de divisas en Nueva Zelanda.

La industria agropecuaria produjo el 48% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país en 2019.

En este contexto, el ganado lechero fue responsable del 22,4% de las emisiones de Nueva Zelanda en 2019, compuesto por 18,7% de metano y 3,7% de óxido nitroso.

Una revisión del desempeño ambiental de 2017 de la OCDE describía a Nueva Zelanda como un país que se estaba acercando a sus límites ambientales debido a su modelo de crecimiento, amenazando la biodiversidad y la calidad de las aguas.

El mismo informe señalaba que Nueva Zelanda tenía el «segundo nivel más alto de emisiones por unidad de PIB en la OCDE y el quinto nivel más alto de emisiones per cápita».

En una reciente conferencia del sector agrícola, el presidente de la Comisión de Cambio Climático del país, Rod Carr, advirtió que si Nueva Zelanda no se esfuerza por reducir los gases de efecto invernadero, los clientes internacionales se irían a otra parte, lo que le costaría a la economía miles de millones de dólares en los próximos años.

Costo de la transición

La comisión de Cambio Climático afirma que el costo de la transición a carbono cero y una reducción del metano biogénico se estima en una reducción del 1,2% en el PIB para 2050. No hacer nada costaría el 2,3% del PIB.

La industria láctea de Nueva Zelanda señala que es más limpia que sus contrapartes en el extranjero.

«La intensidad de las emisiones de la producción láctea de Nueva Zelanda de nuestra cooperativa es aproximadamente un tercio del promedio mundial», dijo un portavoz de Fonterra a RNZ.

DairyNZ, el organismo de la industria para la producción de lácteos en Nueva Zelanda, manifestó: «A nivel internacional, Nueva Zelanda es conocida como un productor de leche de vaca nutritiva, sostenible y eficiente en emisiones líder en el mundo».

La carne de Nueva Zelanda también tiene una menor huella de gases de efecto invernadero que otros países.

Los objetivos

En 2015, Nueva Zelanda estableció objetivos de reducción de metano. El objetivo es que para 2030 las emisiones de metano biogénico se reduzcan en un 10% con respecto a los niveles de 2017.

Para 2050, el objetivo es que las emisiones de metano sean entre un 24% y un 47% más bajas que en 2017.

La industria agropecuaria ha respondido a los objetivos planteados de diferente manera.

Federated Farmers, que representa a los productores de carne y lana, así como productos lácteos, cree que la meta para 2030 debería ser una reducción del 3% para 2030 y del 10% para 2050.

DairyNZ ha dicho que el objetivo para 2050 debe cambiarse a «hasta un 24%».

El sitio web de Fonterra dice que sus objetivo es no tener un aumento neto en las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción lechera entre 2015 y 2030.

DairyNZ dice que se necesita ayuda científica con urgencia para cumplir con el objetivo de 2050, y Fonterra dice que se necesita para ambos objetivos.

Fonterra invierte en investigación y desarrollo del probiótico Kowbucha, que podría reducir el metano en el ganado, el uso de plátano en lugar de pasto, extracto de algas y un inhibidor de alimentos inhibidor del metano.

Hay interesantes herramientas en proceso, según Federated Farmers, pero ninguna está disponible comercialmente todavía.

«Simplemente no sabemos si el objetivo de reducción de metano biogénico para 2030 y 2050 puede cumplirse sin recortar la producción agrícola. El desarrollo de biotecnología segura es simplemente muy impredecible», dijo un vocero de Federated Farmers.

 

Fuente: https://www.montevideo.com.uy/Blasina-y-Asociados/