El suplemento de vitamina D puede mejorar la salud inmunológica de las vacas lecheras

Conocida como un componente crucial en la capacidad del cuerpo para absorber y retener calcio, esencial para procesos como el desarrollo y mantenimiento de huesos sanos, también se ha encontrado que la vitamina D juega un papel importante en la defensa inmunológica.

Un nuevo estudio  en la edición de octubre del  Journal of Dairy Science®  explora los efectos de diferentes fuentes y cantidades de vitamina D en vacas lecheras, revelando posibilidades prometedoras para mejorar la salud y el bienestar.

Niveles de varios tipos de glóbulos blancos antes y después del nacimiento de los terneros, en vacas suplementadas con diferentes formas (calcidiol, CA; o colecalciferol, CH) y niveles (1 mg o 3 mg) de vitamina D. (A. Vieira-Neto , MB Poindexter, M. Nehme Marinho, R. Zimpel, A. Husnain, ACM Silva, JG Prim, CD Nelson y JEP Santos)

Este estudio realizado por científicos de la Universidad de Florida, Gainesville (EE.UU.), se centró en vacas lecheras preñadas, ya que la gestación y la lactancia aumentan la demanda de calcio, lo que podría afectar las reservas de calcio de la madre, y tales cambios dinámicos ocurren cuando las vacas son más vulnerables a las enfermedades. Por tanto, no es de extrañar que la vitamina D pueda ser especialmente importante en este momento. "El estado de la vitamina D podría contribuir a la capacidad de la respuesta inmune para conferir resistencia a las infecciones bacterianas", afirma el autor principal José Eduardo P. Santos, PhD.

En las vacas lecheras, como en los humanos, el cuerpo puede crear vitamina D cuando la piel se expone a la luz solar, o puede absorberse de fuentes dietéticas. Los investigadores de este estudio examinaron la suplementación dietética de dos formas diferentes de vitamina D, colecalciferol o calcidiol, en uno o tres miligramos por encima de la cantidad proporcionada en una dieta estándar para vacas lecheras que contenía 0,02 mg de colecalciferol por kilogramo de materia seca.

El colecalciferol es la forma de vitamina D que normalmente se suplementa en la dieta de las vacas, pero Santos señala que la forma menos utilizada, el calcidiol, está un paso adelante en la activación de la vitamina D y tiene el beneficio potencial de mantener un estado adecuado con cantidades dietéticas diarias más pequeñas.

El muestreo de sangre repetido permitió al equipo comparar las concentraciones circulantes de metabolitos, minerales y metabolitos de la vitamina D en la sangre, y las concentraciones y la actividad de los glóbulos blancos, que son esenciales en la capacidad del cuerpo para responder a infecciones, como las bacterias invasoras que a menudo causan infecciones uterinas y enfermedades mamarias en el ganado. El equipo también extrajo ADN de glóbulos blancos para cuantificar la expresión de varios genes relacionados con la función inmunológica.

Los investigadores encontraron que las vacas suplementadas con vitamina D en forma de calcidiol tenían una mayor expresión de genes que codifican proteínas necesarias para la adhesión y migración celular, la comunicación de célula a célula, el reconocimiento de patógenos y la muerte de patógenos en comparación con las que recibieron colecalciferol. Dichos cambios podrían mejorar la capacidad del sistema inmunológico innato para defenderse de las infecciones en las primeras etapas de la lactancia.

Santos y sus colegas afirman que, aunque no son concluyentes, “los cambios observados en este experimento sugieren que proporcionar vitamina D más allá de las cantidades necesarias para prevenir la deficiencia percibida, en particular mediante la suplementación con calcidiol, podría desempeñar un papel en el apoyo de las defensas inmunitarias innatas en las vacas lecheras. . "

El trabajo anterior de estos investigadores mostró alguna indicación de que el calcidiol podría afectar el riesgo de enfermedades en la lactancia temprana (Martinez et al., 2018;  https://doi.org/10.3168/jds.2017-13740 ), pero se necesitan experimentos más grandes para confirmar esos resultados. Aunque se necesita más investigación, los resultados publicados en este documento sugieren la posibilidad de otra intervención dietética para reducir la enfermedad entre las vacas lecheras en el momento de riesgo alrededor del nacimiento de los terneros, con efectos positivos en el bienestar de las vacas y beneficios económicos para los agricultores.

Fuente: https://www.morningagclips.com/