Consumo elevado de grasas lácteas reduce tasa de mortalidad

Aumentan las evidencias a favor de las personas que consumen más grasas lácteas.

La última investigación procede de un estudio en el que participaron 4,150 ciudadanos suecos, de 60 años. Para realizarla, los científicos siguieron de cerca a este grupo de personas durante 16 años. En ese lapso se dedicaron a observar cuántos individuos sufrieron ataques cardiacos, derrames cerebrales, y otros eventos graves cardiovasculares.

¿Por qué Suecia?

Ese país se encuentra entre los más altos consumidores de lácteos per cápita. Dicho de otra manera, los suecos comen muchos lácteos…una gran cantidad de lácteos enteros.

"Cuando tuvimos en cuenta los factores de riesgo más conocidos, incluidos los demográficos, el estilo de vida, y la prevalencia de la enfermedad, el riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) fue menor para aquellos con niveles elevados del biomarcador de grasa láctea 15:0, si bien los que tenían un nivel promedio de los biomarcadores tuvieron el menor riesgo de mortalidad en general", escribió el equipo de investigación del Instituto George para la Salud Global. Se puede descargar una copia completa de la investigación original en el sitio: https://bit.ly/2Z0LUqi

La investigación fue más allá, el equipo se dio a la tarea de evaluar 18 estudios anteriores, en los que participaron alrededor de 43,000 personas de Estados Unidos, Dinamarca y el Reino Unido, confirmando una vez más, la relación que existe con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, cuando resultaban más altos los niveles de dos biomarcadores lácteos: el ácido pentadecanoico (15: 0) y el ácido heptadecanoico (17: 0).

Se requiere trabajar más

Al finalizar su trabajo más reciente, el equipo explicó que es necesario realizar más investigaciones. "Los resultados de nuestro estudio, utilizando biomarcadores de ácidos grasos, sugieren que un mayor consumo de grasas lácteas está vinculado con un menor riesgo de ECV en diversas poblaciones, incluida la sueca, aunque se necesitan más ensayos para comprender si los productos lácteos efectivamente protegen la salud cardiovascular y de qué manera", escribieron los científicos en su artículo.

Tras la publicación del artículo, la investigadora principal, Kathy Trieu, dio su opinión al respecto: "Cada vez existen más pruebas que sugieren que el impacto en la salud de los alimentos lácteos podría depender más del tipo -por ejemplo: el queso, el yogurt, la leche y la mantequilla- y no del contenido de grasa, lo que ha hecho dudar sobre la recomendación de evitar las grasas lácteas en general para beneficio de la salud cardiovascular", compartió.

"Nuestro estudio sugiere que reducir la grasa de los lácteos, o evitarla por completo, tal vez no sea la mejor opción para la salud del corazón", continuó Trieu en los comentarios realizados en un artículo de la CNN, "Las personas que comen más lácteos tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardíacas".

Como resultado, la grasa de los lácteos posiblemente no es el problema. Sin embargo, el azúcar añadido a los productos lácteos sí podría convertirse en un motivo de preocupación.

El autor es editor de Hoard’s Dairyman

Fuente: hoardsenespanol.com