El consumo de leche en España empieza a “reequilibrarse” entre los distintos canales tras superar la fase más crítica de la pandemia

El presidente de la interprofesional láctea (Inlac), Ignacio Elola, considera que aún queda “mucho” trabajo por desarrollar para que el margen de rentabilidad quede “protegido” en “todos” los eslabones de la cadena de producción de la leche.

En una entrevista con Efeagro, al año de llegar a la Presidencia, Elola cree que la relación ganadero-industria está ya “razonablemente protegida” en contraste con la relación industria-distribución donde aún queda “mucho por avanzar” para que “al final el consumidor pague un precio razonable” por el producto.

En ese punto, Elola hace referencia a la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria, ahora en tramitación en el Senado, porque supone un “avance” para asegurar esa rentabilidad pero “hay que continuar trabajando, sobre todo en el seguimiento y en el cumplimiento” de la norma.

El sector “continúa trabajando” para aportar mejoras a la norma pero “lo fundamental” es que “tenga una aplicación real”, incide.

El consumo de leche en España empieza a “reequilibrarse” entre los distintos canales, tras superar la fase más crítica de la pandemia, de tal forma que el Horeca (restauración) se está recuperando a “muy buen ritmo” en detrimento del consumo en los hogares que comienza a retroceder “lógicamente” a niveles “prepandemia”.

El último panel de Consumo en Hogares del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, del mes de agosto, recoge que el consumo de leche y derivados lácteos se contrajo un 1,8 % en relación a los doce meses anteriores.

No obstante, Elola reconoce que es “complicado” hacer un análisis de evolución de los mercados porque la variable de la “pandemia” dificulta establecer comparativas.

“Es difícil” saber el “punto en el que está” realmente el consumo ya que la covid-19 lo “distorsiona un poco todo”.

Más allá de eso, el sector “sigue preocupado” por los mismos temas que antes de la irrupción de la crisis sanitaria y uno de ellos es la necesidad de promocionar el consumo de leche y derivados lácteos basándose para ello en criterios “racionales y científicos”.

Por eso, aboga por reivindicar su consumo como “producto saludable per se” frente a las bebidas alternativas que “compiten en la mente del consumidor con nuestros productos”.

En ese sentido, lamenta que se “tienda a confundir” al cliente y pide un “ejercicio de responsabilidad” para ser “más cuidadosos a la hora de explicar la composición y los aspectos nutricionales” de la leche frente a los otros alimentos.

Al consumidor “hay que ponerle en la mesa las distintas opciones pero con claridad”.

 

Economía circular

Otro de los asuntos en los que se centra es en la necesidad de seguir poniendo en valor el trabajo, tanto de la ganadería como de la industria, por la economía circular y la sostenibilidad.

El ganadero, según señala, tiene una “sensibilidad especial” sobre este asunto porque depende del medio rural para su subsistencia: “¿Quién puede estar más preocupado que alguien que vive de ese entorno?”, se pregunta.

Y la industria láctea tiene “la misma preocupación” porque una gran parte de las fábricas están muy cerca o en los mismos núcleos rurales.

El sector, en definitiva, tiene una “sensibilidad” que es “intrínseca a su propia actividad” pero con la necesidad de seguir afrontando retos en esta materia.

Elola también puntualiza que el impacto medioambiental que genera el sector “es mucho más reducido del que se nos achaca”.

Precisamente, la sostenibilidad es uno de los aspectos centrales de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) que entrará en vigor en 2023.

Para el presidente de Inlac será una programación “muy medioambiental” para “adaptarse a las necesidades y a las demandas de la ciudadanía”.

Hace también una defensa del papel de la interprofesional como “punto de encuentro” entre producción e industria y como elemento “dinamizador” de la actividad láctea.

El sector se enfrenta al “reto del enorme” incremento de los costes de los insumos y Elola pide que, “en momentos de crisis, nunca jamás” se pierda el diálogo facilitado a través de “foros” como la interprofesional.

Fuente: https://www.efeagro.com/